De la euforia al dolor, así se vivió la derrota de la Selección Colombia en Barranquilla

De la euforia a la desazón, así se vivió la derrota de la Selección en Barranquilla

Octubre 05, 2017 - 08:54 p.m. Por:
Daniel Molina Durango / Enviado especial de El País a Barranquilla
Selección Colombia

Selección Colombia

EFE / El País

Una ruleta rusa, así quedó la situación en la tabla de posiciones de la selección Colombia en las eliminatorias y así fue su partido este jueves frente a Paraguay, donde el equipo ganaba 1-0 y lo terminó perdiendo 2-1 de una forma increíble.

De esta forma, el equipo de José Néstor Pékerman bajó al cuarto lugar en la tabla con 26 puntos y en la próxima fecha tendrá que jugarse la vida frente a Perú en Lima para clasificar al Mundial de Rusia 2018.

Desde los primeros minutos del partido, se sabía que el juego iba a ser difícil. Colombia empezó jugando sin claridad y sin sorpresa, frente a un Paraguay que hizo lo que mejor sabe: raspar y cortar los circuitos de juego del adversario.

De hecho, en la etapa inicial Colombia solo se acercó con peligro real a los 29 minutos de juego, cuando Edwin Cardona tuvo el arco a su disposición para decretar el primer gol, pero definió demasiado suave. El balón fue a parar en las manos de Anthony Silva.

A medida que pasaban los minutos la ansiedad empezó a llenar las cabezas de los jugadores cafeteros, que incluso perdieron muchos balones en la mitad de la cancha. Un James Rodríguez totalmente desconocido –jugó quizá su peor partido en las eliminatorias- y un Juan Guillermo Cuadrado que sigue en bajo nivel con el equipo nacional, dejaron prácticamente aislado arriba al ‘Tigre’ Radamel Falcao García.

De la alegría a la desazón

En el segundo tiempo, la actitud de Colombia cambió. El equipo de Pékerman tuvo más agresividad a la hora de proponer fútbol y se acercó en los primeros minutos del complemento con un tremando remate de Cuadrado que atajó Silva.

Sin embargo, el equipo seguía sin poder marcar gol. Por eso el técnico decidió mandar a la cancha a Teófilo Gutiérrez, para hacerle compañía a un solitario Falcao. Más tarde, ‘don José’ apeló a poner en cancha a Yimmi Chará, quien se conoce de memoria con el ariete costeño.

La fórmula dio resultado en un principio. Porque un pase largo de Chará fue muy bien controlado por Falcao, quien quedó mano a mano ante Silva y definió por encima para decretar el 1-0 del partido. Corría el minuto 33 de juego.

Ese gol fue un desahogo para los jugadores y para los hinchas colombianos, sin embargo, el combinado nacional no fue capaz de mantener el resultado, pese a que tuvo opciones como para haber marcado el segundo antes de la debacle.

Debacle porque la clasificación estaba en las manos. Con el 1-0 a favor y el 0-0 entre Argentina y Perú, Colombia estaba asegurando pase directo a Rusia 2018. Sin embargo, cuando el reloj marcaba el minuto 45, una falla de David Ospina, que dejó penando el balón en el área, fue muy bien definida por ‘Tacuara’ Cardozo. 1-1.

Tras ese baldado de agua fría, el árbitro repuso tres minutos, en los que Colombia generó dos opciones claras de Gol. La primera se la perdió Chará y la segunda fue para Arias, quien tras eludir al arquero guaraní fuera del área, remató sin potencia.

Todo el Metropolitano era un drama. Y lo terminó siendo más, porque en la última jugada del partido Paraguay, que no había hecho demasiado por ganar, se llevó los tres puntos. De nuevo Ospina dejó suelto un balón y Sanabria lo mandó al fon do de la red. 2-1 y desazón. Derrota y angustia, porque aunque el equipo sigue en zona de clasificación, ahora tendrá que ‘matar o morir’ frente a los peruanos en Lima para no volver a la amargura de faltar a un Mundial.

Colombia tendrá que ganar el martes para clasificar. Con un empate o una derrota, se puede bajar del avión a la Copa del Mundo. Mejor dicho, ruleta rusa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad