De deportista extremo respetado a pionero espacial

Octubre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Especial para Elpais.com.co
De deportista extremo respetado a pionero espacial

El deportista extremo austriaco Felix Baumgartner en una de sus exhibiciones.

Este lunes Felix Baumgartner saltará desde la estratósfera e intentará establecer 4 records: Velocidad en caída libre, altura en caída libre, tiempo de caída libre y vuelo en globo más alto.

El deportista extremo austriaco Felix Baumgartner ha completado decenas de espectaculares saltos B.A.S.E. desde lugares icónicos de todo el mundo, como el Cristo Redentor de Rio de Janeiro, las torres Petronas de Kuala Lumpur o el Taipei 101, el edificio más alto del mundo. Este hombre que poco le teme a la muerte, también ha sido el primero en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre con la sola ayuda de un ala de fibra de carbono. Pero el próximo lunes 8 de octubre, Baumgartner se embarcará en el proyecto más ambicioso de toda su carrera: el Red Bull Stratos.¿Qué motivo lo llevó a perseguir este objetivo?“Me encantan los desafíos e intentar convertirme en la primera persona en romper la barrera del sonido en caída libre y sin apoyo mecánico es un desafío sin igual. Pero esa es, solamente, la punta del iceberg en términos de lo que motiva a todos los que estamos involucrados en este proyecto. El Red Bull Stratos es una gran oportunidad para obtener información que ayude al desarrollo de medidas de preservación vital para astronautas y pilotos -y, quizá también, de futuros turistas espaciales. Demostrar que un ser humano puede romper la barrera del sonido en la estratosfera y volver a la Tierra sano y salvo podría ser el primer paso para crear procedimientos de emergencia a las puertas del espacio que, actualmente, no existen”.¿Cree que este salto lleva los límites del cuerpo humano a un nuevo nivel?“Una de las cosas que se desconocen es cómo reaccionará un cuerpo cuando se aproxime a velocidades supersónicas. Los efectos de la transición de velocidad subsónica a supersónica y viceversa no se conocen. Esta es solo una de las cosas que esperamos aprender. Quizá, un día será posible devolver a la Tierra a un astronauta sano y salvo, si su nave espacial se avería. Ahora mismo, esto parece ciencia-ficción, pero el mundo de la aeronáutica, definitivamente, se está moviendo en esa dirección. Así que los datos que muestren cómo reacciona mi cuerpo durante toda la misión serán de gran ayuda para los investigadores”.Ahora que el Salto Final se acerca, ¿tiene algún tipo de reserva, de temor acerca de este salto hacia lo desconocido?“Por supuesto. No obstante, gracias a la experiencia que he acumulado durante años en proyectos extremos, he aprendido a usar el miedo para mi beneficio y el del proyecto. El miedo se ha convertido en un amigo. Es lo que me ayuda a no ir demasiado lejos, a no pasarme de la raya, por decirlo así. En una misión como esta, debes estar mentalmente preparado y tener total y absoluto control sobre lo que haces y, por ello, me estoy preparando a conciencia. Además, tengo un equipo increíble a mi lado y sé perfectamente que ellos no estarían conmigo si creyesen que no podemos lograr nuestro objetivo. Yo confío en su pericia y experiencia y su confianza ayuda a afianzar mi confianza”.Su ritmo cardíaco será más alto no justo antes de realizar el salto, sino cuando te levantes para salir de la cápsula.“He desarrollado un procedimiento técnico detallado que debo seguir antes del salto, 40 pasos que debo realizar en un orden concreto. Ese es el momento en el que te das cuenta de que dependes de la tecnología en un lugar en el que no hay nadie que te pueda ayudar. Justo antes del salto, mi ritmo cardíaco bajará, porque en ese momento yo controlaré la mayoría de cosas. Como paracaidista he completado unos 2.500 saltos, así que saltar es lo mío. Justo antes de dejar la cápsula sabré que estoy de vuelta a casa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad