"De aquí voy a salir caminando": Alexis Viera

"De aquí voy a salir caminando": Alexis Viera

Septiembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
César Polanía - El País

Alexis Viera, arquero uruguayo.

El arquero uruguayo confía plenamente en su rehabilitación, pero dice que no seguiría en el fútbol activo. “Si tuviera en frente a mi agresor, le diría que lo perdono, que está enfermo y se deje ayudar”.

La fe de Alexis Viera es inmensa. Quizás por eso sobrevivió y puede relatar aquella tarde del martes 25 de agosto cuando dos atracadores lo balearon y hoy lo tienen en una silla de ruedas. Tal vez, también por eso, afirma que de la Clínica Valle del Lili, donde completa ya dos semanas recluido, saldrá caminando.

Y el corazón del ‘Pulpo’ es tan gigante como su fe. Quizás por eso dice que perdona a su agresor, quien le disparó y lo remató en el piso frente a la mirada y el miedo de su esposa y sus dos pequeños hijos. Tal vez, también por eso, dice con convicción que lo que le sucedió a él le pudo pasar a cualquiera y que de esta Cali que tanto ama no se va.

Desde una habitación de la Clínica Valle del Lili, el arquero uruguayo —el último ídolo del América y hoy cancerbero del Dépor FC— dialogó con El País sobre el hecho que lo puso al borde de la muerte, su rehabilitación y lo que viene para él y su familia. Tiene un proyectil alojado a milímetros de la médula espinal. Pero también una camiseta blanca que dice: ‘Alexis Viera, sos un ganador’. Seguramente, ‘Pulpo’…

Dos semanas después del incidente, ¿cuál es su estado de salud actual?

Después de dos operaciones por la perforación de los pulmones que produjo una de las balas, me encuentro en la etapa de recuperación. Tengo algo de flema, pero nada que preocupe. Y debido a la otra bala, que aún la tengo cerca de la médula, he perdido la movilidad de las piernas y he comenzado las terapias que ordenaron los médicos. Pero, con la ayuda de Dios, voy a salir adelante.

¿Aún no tiene ningún tipo de sensación en las piernas?

No. Las resonancias no han dejado ver exactamente cómo está la bala. Los médicos me han dicho que hay dos opciones: sacan la bala y la situación se puede complicar más o dejan la bala incrustada y damos tiempo a ver cómo evolucionan mis piernas. Decidí quedarme así y hacer las terapias. Sé que con la ayuda de Dios voy a caminar de nuevo.

¿En qué consisten las terapias?

En tener mucha movilidad asistida tratando de que le llegue información al cerebro para que las piernas respondan. Es un trabajo lento, pero tengo fe.

De caminar nuevamente, ¿piensa continuar con su carrera?

Voy paso a paso, día a día. Hoy por hoy no pienso en el futuro. Primero le doy gracias a Dios por darme una nueva oportunidad. Y segundo, quiero entregarme totalmente en cada terapia para mejorar poco a poco.

Una decisión que ya tomó fue quedarse definitivamente en Cali, a pesar de que en Uruguay su familia le pide que regrese…

Cada vez me aferro más a Cali. Este suceso no me va a cambiar para nada. Al contrario, más deseos siento de seguir viviendo en esta linda ciudad, porque tengo un proyecto (escuela de arqueros) que va a ayudar a la sociedad y estoy convencido de que de aquí saldré caminando.

Es un hecho el proyecto de la escuela…

Por razones obvias está en pausa, pero va a seguir andando y va a ser un éxito. Yo estoy seguro de que de esta cama me levanto y voy a ayudar a mucha gente.

¿Cómo ha hecho para explicarles a sus hijos –Gonzalo, de 15 años, y Victoria, de 6— lo que le sucedió y no generarles temor?

No tengo que explicarles nada porque todo lo vieron ese día. Lo que me sucedió fue en la puerta de mi casa. Mi hija gritó desde arriba (segundo piso), pero no le vi. Mi hijo y mi esposa estaban más cerca y les vi la cara de sufrimiento. Dejé todo en la voluntad de Dios, le pedí que me perdonara por mis pecados y que pasara lo que él decidiera.

Alexis, usted aún no sabe si vaya a caminar, pero perdonó a su agresor. ¿Por qué ese gesto?

Porque no tengo rencor con nadie. Hay que tener un corazón limpio, sano, dejar las cosas negativas a un lado. No soy quién para juzgar, para andar señalando. Quien me agredió es una persona enferma, que necesita ayuda. Y si lo tuviera en frente, justamente eso le diría, que lo perdono, que acepte su enfermedad y que se deje ayudar rehabilitándose. La vida continúa y esto le pudo pasar a cualquiera. Es una pesadilla, pero hay que salir de ella. Cuando me pegaron el segundo disparo, las piernas se me entumecieron y mi esposa y mis hijos sufrían, pero me aferré a Dios y aquí estoy. Luché contra la muerte y volveré a caminar como antes.

Usted es ídolo de los americanos, ¿pero se imaginaba que tanta gente lo quisiera en el país?

No, de verdad que no, y solo tengo palabras de agradecimiento para todos los que me han manifestado su solidaridad y su aliento. Los colombianos son un pueblo muy bonito, muy bondadoso.

¿Qué le dijo Luis Suárez (delantero uruguayo del Barcelona) cuando lo llamó a la clínica?

Con Luisito jugamos en el Nacional. Él me dice ‘Gordo’. Fue muy bonito su mensaje. Me dijo que no quería saludarme por Tuiter sino por teléfono y eso hizo. Me deseó una pronta recuperación y me dijo que esperaba verme pronto caminando. No saben la alegría  que me produjo su llamada, porque es un gran amigo.

Usted es un hombre de fe. ¿Se ve en las canchas nuevamente?

Las cosas pasan por algo. Todo está en la voluntad de Dios. Mi prioridad es recuperarme y el fútbol pasa a segundo plano. Yo creo que ya me retiraría de las canchas y me dedicaría a sacar adelante mi proyecto de la escuela en Cali. Esta ciudad está en mi corazón y yo soy un caleño más, soy un colombiano más.

Agradecimiento del ‘Pulpo’ Alexis Viera les envió, a través de El País, un mensaje de agradecimiento a  todos los que se han unido de una u otra manera en la recuperación del arquero uruguayo. "Gracias al América, a Santa Fe, a la gente cercana y los que no me conocen.  Gracias al Dépor FC, a Gustavo Moreno (presidente) que se ha portado como un padre para mí en esta situación”, dijo el cancerbero uruguayo, de 36 años.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad