David Ferreira, el volante que nunca se fue del América de Cali

David Ferreira, el volante que nunca se fue del América de Cali

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Jorge Enrique Rojas, reportero de El País
David Ferreira, el volante que nunca se fue del América de Cali

El futbolista David Ferreira vuelve a ponerse la camiseta de América en el 2016.

Un ídolo del último América implacable ha vuelto para ayudar a apaciguar el infierno de la B. Con Ferreira de nuevo en el medio campo, la hinchada escarlata espera poder recordar cómo es ese lejano lugar que llaman cielo.

Los ídolos no regresan, sino que nunca se van. Al menos con los que son de verdad ocurre eso: se quedan viviendo en el recuerdo de los hinchas, pero no como inquilinos de temporada, sino como propietarios eternos.

Uno de los últimos dueños de la idolatría roja está otra vez en su casa. Han pasado once años desde que David Arturo Ferreira levantó tres títulos consecutivos con el América (2000, 2001, 2002) y se fue lejos para seguir siendo grande: primero en Brasil, donde jugó tres años con el Atlético Paranaense e hizo 38 goles, y luego en la MLS, donde en el 2010 fue distinguido como el mejor jugador del año, justo cuando el fútbol de los Estados Unidos estaba recién inyectado del glamour  de ‘caramelitos’ de temporada como David Beckham y Thierry Henry.

No se fue nunca en parte por eso, porque los goles que hizo y las cosas que conquistó mantuvieron su nombre sonando siempre. Incluso cuando en el 2008 se aventuró a jugar en el Al-Shabbab de Arabia Saudita. Incluso cuando en el 2014 lo repatrió Santa Fe y de su nombre se escuchó poco. Incluso  el año pasado, cuando terminó poniéndose la camiseta del Huila.

Pero no se fue, sobre todo, porque la afición nunca dejó de añorar el fútbol que representa: valiente, leal, generoso, batallador, honesto; justamente lo que tantas veces en todos estos años quedó faltando en la cancha. Todo este tiempo David se había quedado viviendo en el cuarto de los anhelos de aquella casa en ruinas y ahora en reconstrucción que es el América de Cali.

Los ídolos son ídolos no solo por goles que hacen, sino por la forma en que asumen el fútbol en la vida o la vida en el fútbol. Nadie le pide a Andrés Iniesta que vestido con la camiseta del Barcelona haga un gol cada ocho días, pero todos protestaríamos por un día en que dejara de jugar como lo ha hecho todos estos años en que ha entendido su trabajo como la mejor entretención del mundo. Iniesta sigue jugando con el hambre de un juvenil.

A los 36 años, David Ferreira dice estar tan hambriento como cuando tenía 20. Los 20 fueron la época en que sus 1,65 centímetros  se empezaron a agrandar: del Expreso Rojo, club con el que debutó en 1997, pasó al Real Cartagena, equipo con el que salió campeón de la B. Y de ahí el América, donde David ya se hizo gigante.

 ***

 

¿Hambre?

 

 

 ***

Frases del volante "Conseguir ese premio en la MLS no era fácil sabiendo los jugadores que había en ese momento... Entonces  fue ¡¡uff!! ¡¿será que estoy soñando?!”, David Ferreira "Fue muy importante porque era un reconocimiento al trabajo y soy el segundo jugador colombiano que se lo gana. Fue tan importante como todos los títulos con el América”, David Ferreira.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad