Danica Patrick, la bella de la Nascar

Danica Patrick, la bella de la Nascar

Marzo 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Danica Patrick, la  bella de la Nascar

Danica Patrick, al lado del monoplaza con el que logró por primera vez la ‘pole’ en las 500 Millas de Daytona.

La piloto estadounidense, que también fue modelo, es la sensación en ‘La Gran Carrera’. Ha establecido los mejores récords para una mujer en las pistas rápidas al lado de los hombres. Y es perseguida por patrocinadores.

Danica Sue Patrick, una bella modelo estadounidense de 30 años que se convirtió en piloto de carreras, es hoy la sensación del automovilismo norteamericano. El pasado 23 de febrero sorprendió al mundo de los motores al lograr la ‘pole position’ en las 500 Millas de Daytona, la primera prueba oficial de la temporada Nascar.Patrick, novata en la Sprint Cup, se convirtió en la primera mujer en liderar vuelta en bandera verde en la historia de las 500 millas de Daytona y es ahora también la primera que termina en la mejor posición de la carrera considerada como ‘The Great American Race’.Tras arrancar en punta de competencia, el domingo terminó octava luego de estar tercera antes de la última vuelta. Un puesto que de todas maneras no había alcanzado todavía una mujer en la Gran Carrera. “Te mantienes pensando todo el tiempo sobre la acción decisiva”, declaró Patrick al final de la competencia. “Gastas una gran cantidad de tiempo pensando cómo aprovechar la oportunidad que se te presenta, pero no fue posible”. Sin embargo, “fue bonito, estuvo bien”, dijo al final. Y todos coincidieron en que así fue.El piloto y comentarista de automovilismo Álvaro Mejía, dice que “de las mujeres que han corrido, creo que es la más completa de todas”. “Maneja muy bien, es muy inteligente en el volante, es aguerrida, no se deja intimidar, porque el problema de la mujer es que corriendo uno la presiona y una mujer no aguanta lo que un hombre aguanta”, anota. Sin embargo, Patrick “es de una concentración bárbara”, dice Mejía. Es muy rápida, entiende muy bien el carro, sabe de mecánica tanto como los ingenieros y habla de tú a tú con ellos, lo cual es muy importante para el desarrollo de los vehículos en competencia.Pese a ser nueva en esa categoría, la Nascar, Danica llegó a un buen equipo, el Stewar-Hass Racing, en la serie de la Copa Sprint y logró asentarse con el carro, al punto que se convirtió en la primera mujer en ganar una ‘pole’ en esa categoría. Lo consiguió el sábado 23 de febrero y arribó octava al día siguiente en la competición, conduciendo el auto 10 Go Daddy.com, un Chevrolet Impala color verde que ya es famoso en la Nascar.Según los analistas, esa simbiosis de piloto y máquina no es fácil de darse en esos carros, en una categoría que no es de pura tecnología de punta como la Fórmula 1, porque, como dice Mejía, “esto es todavía un poco retro, con clutch duro y caja, y son carros que no es fácil ponerlos a punto”.Lo cierto es que en una carrera como Daytona que obliga a que los pilotos suelten el acelerador apenas dos o tres veces en toda la carrera con promedios de más de 300 kilómetros por hora, el carro tiene que estar muy bien balanceado, porque, entre otras cosas, se inclinan 37 grados en curvas y quienes siguen a Danica advierten que “sabe leer muy bien el carro”.“Yo pienso que va a estar en el seis de la Nascar, tienen carro y tienen pilotaje para hacerlo y eso le cambia la cara a la competición porque es la primera mujer que vemos con éxito en esa categoría y creo que se vuelve muy interesante”, anota Mejía.En la pista es un piloto más, pese a ser mujer. Los hombres no tienen consideraciones con ella, más allá de algún piropo de vez en cuando. Pero como es un nivel tan profesional allí no hay diferencias, no hay amigos, ni mujeres que valgan. “Lo que admiro —dijo un piloto— es que corre en una categoría como la Nascar, que es una jauría”. Es mucho el contacto y la fricción de los carros y eso no les gusta a las mujeres pilotos. Pero ella se mete en esa pelea porque se impuso el reto de triunfar en la Nascar, una categoría que quema gente y que no es nada fácil. Si no, basta ver al mismo Juan Pablo Montoya que es un piloto más experimentado y viene de la Fórmula 1: le ha costado triunfar allí.A propósito, antes de venir a la Nascar, hace cuatro años, Danica estuvo cerca de llegar a la Gran Carpa. “Si ella quiere, nos gustaría hacerle un test”, dijo entonces Ken Anderson, exingeniero de Ferrari. Hubo mucho ruido, pero las cosas no se dieron.Desde el punto de vista comercial, Danica Patrick tiene una gran ventaja sobre los varones. Los patrocinadores la buscan para publicitar y gana más que los hombres. Es una mina de oro y no solo por ser mujer, bella y exitosa.La razón —explica un conocedor— es que los productos de mujeres no tienen un medio como la Nascar para anunciarse y cuando llega una mujer allí, esos productos femeninos hallan un motivo para mostrarse. Por eso, Danica es una gran pieza publicitaria, una mujer de entre 15 y 20 millones de dólares al año, que hasta en eso gana carreras en la Nascar.Sobre ruedasDanica Patrick comenzó en las carreras de karts. Más tarde corrió la Fórmula Ford en Inglaterra antes de regresar a los Estados Unidos y subió a la IndyCar. Fue designada Novato del Año en 2005, tanto para las 500 Millas de Indianápolis como para la temporada de la Serie IndyCar. Con su victoria en la Indy 300 de Japón 2008, Patrick se convirtió en la primera mujer en ganar una carrera de autos Indy. Obtuvo el tercer lugar en Indianápolis 2009, que era su mejor marca personal en la pista, y el mejor resultado de una mujer en la historia del evento. Y tiene el récord de más carreras IRL consecutivos, en la meta.La Frase* "Yo creo que obviamente ella tiene talento y ha tenido éxito, en todos los tipos de carreras en que ha estado ha llegado lejos y no veo por qué no tendría éxito en Nascar”.Tony Stewart, piloto de Nascar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad