Curry y Durant repitieron dominio ante James y Cavaliers para el 2-0

Junio 05, 2017 - 07:43 a.m. Por:
Agencia EFE
Kevin Durant

Kevin Durant (izquierda) es una de las fichas claves de los Warriors.

EFE / El País

El base Stephen Curry y el alero Kevin Durant siguieron su marcha triunfal al combinarse para 65 puntos que permitieron a los Warriors de Golden State derrotar por paliza de 132-113 a los Cavaliers de Cleveland en el segundo partido de las Finales de la NBA que disputan al mejor de siete y dominan 2-0.

Curry cumplió con lo prometido tras concluir el primer partido cuando dijo que los Warriors podían jugar mejor, y lo hicieron en todas las facetas del juego, menos en el control del balón, que lo perdieron 20 veces, por nueve de los Cavaliers, pero fue tal la superioridad que tuvieron que al final no tuvo influencia en el marcador.

El base estrella de los Warriors, que defiende el premio de Jugador Más Valioso (MVP), ha adquirido el nivel que le hizo merecedor a tal distinción individual al conseguir 32 puntos, 10 rebotes, 11 asistencias y ocho perdidas de balón, en lo que fue su primer triple doble como profesional en los playoffs.

Junto a Curry el alero Kevin Durant aportó 33 puntos, 13 rebotes y seis asistencias, que lo dejaron de nuevo en el líder encestador de los Warriors, que esta vez si vieron resurgir con el mejor toque de muñeca al escolta Klay Thompson para encestar 22 tantos.

Durant, que dejó a los Thunder de Oklahoma City para conseguir su primer anillo de campeón de la NBA, se encuentra a dos triunfos más de lograrlo.

Mientras que Thompson superó el bache encestador y lo hizo con cuatro triples, de los 18 que anotaron los Warriors desde fuera del perímetro en 43 intentos, además de volver a jugar una gran defensa con siete rebotes.

Otros tres jugadores de los Warriors, incluido el ala-pívot Draymond Green (12 puntos, seis rebotes y seis asistencias), y los reservas, el escolta Shaun Livingston y el base Ian Clark, con 10 tantos cada uno, completaron la lista de los seis jugadores que tuvieron números de dos dígitos.

La gran novedad de los Warriors fue tener en el banquillo al entrenador Steve Kerr, que no había podido dirigir al equipo desde el segundo partido de la primera ronda de playoffs ante los Trail Blazers de Portland, por problemas de salud.

Su presencia fue motivo de gran alegría entre los jugadores de los Warriors, que dijeron sentirse felices de verlo de nuevo junto a ellos y les motivo a hacer aun mejor las cosas en el campo de cara a asegurar el triunfo.

Como equipo los Warriors tuvieron un 52 (46-89) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 42 (18-43) de triples, comparados al 45 (45-100) y el 28 (8-29), respectivamente, de los Cavaliers, que perdieron el duelo bajo los aros al capturar 41 rebotes por 53 de Golden State.

La victoria les permitió seguir en la final con marca perfecta de 14-0, algo que nadie antes había conseguido y podrían convertirse también en el primero que se proclama campeón de liga sin haber conocido la derrota.

Mientras que el alero estrella LeBron James, con triple doble de 29 puntos, 11 rebotes --todos defensivos--, 14 asistencias y tres recuperaciones de balón, fue el líder de los Cavaliers.

El triple doble-doble de James fue el octavo que ha conseguido en su historia en la competición de los playoffs, pero no pudo salvar a su equipo, a pesar que el ala-pívot Kevin Love destacó con 27 puntos, siete rebotes y dos recuperaciones de balón.

Pero el base Kyrie Irving llegó a los 19 y no tuvo su mejor inspiración encestadora al anotar sólo 8 de 23 tiros de campo y falló 4 de 6 desde fuera del perímetro.

El partido se mantuvo igualado hasta el final de la primera parte cuando ambos equipos se marcharon al vestuario con 67-64, favorable a los Warriors.

Hasta ahí llegaron los Cavaliers, que vieron de nuevo en el tercer periodo como los Warriors, con Curry y Durant de líderes, superaban desde y fuera de la pintura a la defensa de Cleveland, que nada pudo hacer por impedir un parcial de 35-24, favorable a los Warriors, que alejaron en el marcador y esta vez para asegurar otra victoria histórica y mantener invicto.

El tercer partido de la serie se jugará el próximo miércoles en el Quicken Loans Arena de Cleveland, el campo de los Cavaliers, que la pasada temporada remontaron una desventaja de 1-3 para proclamarse por primera vez en su historia campeones de la NBA.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad