"Cualquiera que sea el resultado, el Mundial será muy complicado": Kempes

Diciembre 05, 2013 - 12:00 a.m. Por:
AP y EFE – El País.com.co

¿Saldrán Colombia y Uruguay con el sabor de que su condición de cabezas de serie fue una mera trampa que los colocó entre potencias del fútbol?

La carpa gigantesca y blanca está instalada y recibe los últimos toques para hacer las veces de foro. Los dignatarios del fútbol recorren ya este balneario brasileño con traje y corbata pese al sol abrasador, y las esferas con los nombres de las selecciones están listas para depositarse en los bombos. Cuando éstos se meneen, con ellos girarán las esperanzas de miles de millones de espectadores en todo el planeta. Una vez concluido el sorteo del viernes, muchos sabrán o creerán saber si hay motivo de optimismo o abatimiento en torno de su equipo favorito para la Copa Mundial del año próximo, que se realiza en Brasil. El propio país sede se juega mucho en el sorteo, si bien se considera que éstos han favorecido históricamente al anfitrión. ¿Podría la selección Verdeamarela vivir el preludio de un nuevo "maracanazo", aún más doloroso, si la suerte no la favorece y termina enfrentando a dos equipos europeos, Italia y Holanda quizás? ¿Podría deparar la primera fase un nuevo capítulo de la rivalidad entre el argentino Lionel Messi y el portugués Cristiano Ronaldo, pero ahora no en la liga española, sino en la escena mundialista? ¿Qué tal una oportunidad de revancha para Holanda, que cayó en 2010 ante España en la final y que ahora podría topársela en primera ronda? Todas esas dudas y muchas más quedarán despejadas a las 11:00 de la mañana, hora colombiana, cuando concluya el acto de unos 90 minutos, en el que igual aparecerán leyendas como Zinedine Zidane y otros iconos futbolísticos de los ocho países que se han coronado, sacando de las tómbolas las distintas esferas, en cuyo interior estará un papel con el nombre de cada uno de los 32 equipos. "Cualquiera que sea el resultado, creo que el Mundial será muy complicado, porque las distancias serán largas, los partidos serán duros y los equipos deberán mantenerse unidos", consideró Mario Alberto Kempes, la figura de la selección argentina que se coronó como anfitriona en 1978. "Chile y Colombia han crecido una barbaridad, igual que Uruguay, que... sigue sacando muy buenos jugadores. Posiblemente, por lo que han ganado, Brasil y Argentina son potencias sudamericanas, pero eso no significa que sean favoritos", agregó Kempes, mucho menos si les toca medirse contra Inglaterra e Italia en la primera ronda. Salvo por Oscar Tabárez, de Uruguay, y Miguel Herrera, de México, se espera que asistan los técnicos de las otras 30 selecciones participantes, ansiosos por conocer no sólo a sus rivales sino cuál será su itinerario para llegar a las distintas subsedes de sus encuentros, en un país del tamaño de un continente. En su conferencia de prensa, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, aprovechó también para hacer varios anuncios, uno de los cuales volvió a dejar en entredicho la capacidad de organización de Brasil, que seguramente contemplaba hace meses el sorteo como una vitrina más donde promover sus labores y avances para albergar el Mundial. El estadio Corinthians de Sao Paulo, sede de la inauguración, solo estará listo a un par de meses antes del Mundial, después de que un accidente causó la muerte de dos obreros y dañó una sección del inmueble, dijo con aire serio el mandamás de la FIFA. "Hemos recibido información de que (el estadio de Sao Paulo) estará listo para mediados de abril", señaló. Con ello, la conclusión del recinto deportivo de la ciudad más grande de Brasil será posible apenas dos meses antes de la inauguración del máximo torneo futbolístico. El partido inaugural, en el que jugará Brasil, está pautado para el 12 de junio. Por otro lado, el líder de la FIFA anunció las sedes para los mundiales sub20 y sub17 de 2017. El primero se realizará en Corea del Sur y el segundo en India. La FIFA suele aprovechar el marco del sorteo mundialista para celebrar encuentros entre los jefes de las distintas confederaciones, y para hacer anuncios muy diversos. Pero los miles de personas aquí congregadas tienen un objetivo superior. Presenciar el sorteo, cuya mecánica es más bien simple. Los 32 equipos estarán colocados en cuatro bombos distintos. Durante décadas, el organismo colocó papeles en un sombrero para sortear los grupos, pero una fórmula tan rudimentaria parece ahora lejanísima al espectáculo de la FIFA. Como dijo Blatter, importa lo deportivo, pero también el "marketing". Así que los sorteos se fueron convirtiendo en una atracción cada vez más ornamentada desde que el primero se transmitió por televisión, para el Mundial de Inglaterra de 1966. La FIFA y las autoridades brasileñas informaron que se han erogado unos 11 millones de dólares en la organización de este sorteo. La cifra incluye la construcción de la carpa, tan grande como un edificio de unos cinco pisos y tan larga como una cancha de fútbol, donde se harán girar las tómbolas. Que giren pues, porque todo está listo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad