Contraloría de Cali cuestiona contrato de publicidad del América

Contraloría de Cali cuestiona contrato de publicidad del América

Febrero 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:

La institución cree que el Nuevo América no podía desarrollar un contrato por valor de $1.000 millones, pues todavía no es la dueña del equipo de fútbol.

No son alentadores los resultados de una auditoría que realizó la Contraloría al contrato de publicidad firmado el 22 de septiembre del año pasado entre el alcalde Jorge Iván Ospina, por parte del Municipio, y la sociedad anónima Nuevo América de Cali, representada por Miguel Martínez, cuyo valor asciende a los $1.000 millones.Los reparos se centran en el desarrollo del objeto que, según la Contraloría, “no es claro cómo ni por qué lo puede ejecutar la sociedad Nuevo América de Cali”.Dicho contrato fue publicado en el Portal Único de Contratación Estatal el 24 de septiembre, dos días después de firmarse. En este sitio oficial reposan sólo la justificación y el contrato.Vea el contrato completo La justificación de por qué firmar el contrato habla por sí sola: “América es sin duda el más popular de los equipos del país y constituye un ícono en la ciudad… la historia de los símbolos que han identificado al equipo y sus leyendas (la maldición del Garabato) están ligadas a la metafísica… los resultados obtenidos por el equipo de fútbol América de Cali, el cual opera la Sociedad Nuevo América, en los últimos torneos nacionales mantiene viva la pasión de sus seguidores, la atención de la comunidad y de los medios, por eso es una importante ventana publicitaria tanto a nivel regional como nacional e incluso internacional… conforme al estudio previo del presente contrato, se encuentra que los beneficios que conlleva, irradian de manera positiva no sólo a las partes intervinientes, sino a toda una comunidad que tendrá conocimiento de los planes y programas del Municipio…”, dice en varios de sus apartes.Pero lo que la justificación no menciona es la infiltración del narcotráfico en el equipo, sombra que aún perdura como bien lo ha señalado la Superintendencia Financiera, ni la ausencia del club en las finales del torneo profesional por dos años consecutivos, entre otros aspectos.En tres contadosEl negocio de publicidad se comenzó a ejecutar el 1 de octubre de 2010, fecha en el que Municipio giró al Nuevo América SA $500 millones del anticipo pactado en la cláusula cuarta del contrato, donde dice que “el 30 de octubre se pagarán otros $250 millones y el saldo a la fecha de finalización”, el 31 de diciembre.Vale la pena recordar que un mes antes de la firma de este contrato, su técnico, Jorge Bermúdez, fue separado de la institución por apoyar el paro con que los jugadores de la plantilla titular pretendieron presionar para que se les cancelaran los ocho meses de salarios atrasados.En su momento Bermúdez crítico que las promesas del alcalde Ospina y los socios del Nuevo América de que iban a poner al día las cuentas del club para funcionar con normalidad no se habían cumplido.Entre los escasos documentos que soportan este contrato no aparece el convenio de operación que supuestamente se firmó entre la Corporación Deportiva América y la Nueva América S.A., autorización que le permite a esta última recaudar los dineros de las taquillas y comercializar la marca a través del uniforme y sus símbolos.Por eso se desconoce si los acreedores que tienen embargada a la Corporación (la ‘vieja’ América) dieron su consentimiento para que la Nueva América entrara a operar el equipo y de qué forma serán saldadas las deudas cuando ingresen recursos como los $1.000 millones que recibieron del Municipio a través de este contrato.A los investigadores de la Contraloría de Cali les llamó la atención la sanción impuesta por la Comisión Disciplinaria de la Dimayor, que no le permitió al club inscribir los refuerzos y la nueva plantilla de jugadores del 2011 hasta que no se ponga al día con los pagos de la seguridad social.“Si el dueño de la ficha deportiva y la marca sigue siendo la Corporación, entonces la Nueva América no tiene cómo ofrecer publicidad en el un uniforme de un equipo de fútbol, pues no tiene el reconocimiento de la Dimayor para ello. Y si existe un convenio de operación, habrá que analizar los detalles y alcance del mismo, porque se puede estar configurando una triangulación para ponerle ‘conejo’ a las deudas con los acreedores más antiguos del club”, explicó un funcionario de la entidad de control. El proceso de investigación va en la etapa de descargos, por lo que la Contraloría de Cali envió sus hallazgos a la Alcaldía para que esta tenga la oportunidad de contradecirlos, explicar qué pasó con los $1.000 millones y sustentar la idoneidad del contrato, que finalmente es lo que está en tela de juicio.Alcaldía invierte sin equilibrioOtra duda que se plantearon los investigadores de la Contraloría mientras analizaban el contrato de publicidad fue si el Municipio tiene por costumbre invertir en publicidad a través de los equipos de fútbol de la región.Al respecto, la entidad de control pudo establecer que la inversión por $1.000 millones realizada en el Nuevo América no guarda ningún equilibrio frente a lo invertido con el rival de patio.Al Deporcali el Municipio en los últimos tres años sólo le ha dado $300 millones. Y fue para una campaña social en donde los técnicos de la institución iban a las distintas comunas para dictar capacitaciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad