"Conocí el sacrificio y la disciplina": Yady Fernández

"Conocí el sacrificio y la disciplina": Yady Fernández

Enero 16, 2017 - 12:00 a.m. Por:
EFE - ElPaís.com.co

Yady Fernández, ex futbolista y ahora ciclista paralímpica colombiana.

La ex futbolista, que hace dos años sufrió un accidente en Ecuador donde perdió una pierna, es una de las promesas del deporte paralímpico colombiano.

Un accidente de tráfico le privó de su pierna izquierda pero no pudo arrebatarle su eterna sonrisa ni su amor por el deporte, y es que Yady Fernández ha cambiado el fútbol por el ciclismo y afirma que sobre una bicicleta ha conocido el sacrificio y la disciplina, así como la dureza al practicar un deporte individual.

Nacida hace 24 años en Colombia y criada en Gran Canaria, Yady Fernández regresó a su país natal en enero de 2015, atendiendo a una propuesta para practicar ciclismo y realizar estudios universitarios.

De igual forma, junto a su madre Selene, ha batallado durante este tiempo para recibir una indemnización en Ecuador, donde fue arrollada por un conductor ebrio cuando se desplazaba en moto junto a su primo, que pereció en el accidente.

Lea también: 'Fútbol femenino: se frustraron las ilusiones de Yady Fernández'.

Yady asegura que como deportista siempre estuvo enamorada del fútbol, y aunque ahora está centrada en el ciclismo, también ha hecho sus pinitos como entrenadora futbolística en Cali, con niños de entre 8 y 11 años, y va a empezar a prepararse para obtener la titulación de técnico.

Asimismo, la joven trabaja en un programa vinculado al deporte en diversas ciudades de Colombia, denominado ‘Es de paz’, en el que varios ex futbolistas profesionales imparten clases teóricas y prácticas a niños, que también cuentan con el apoyo de una psicóloga, mientras que Yady revela su historia de superación personal.

La deportista, que pertenece al Club Ciclista Carlos Serna y está integrada en la selección del Valle del Cauca, intenta ganarse un puesto en la selección paralímpica de Colombia, para lo cual entrena intensamente, aunque ha estado dos meses de vacaciones en Gran Canaria, con el fin de desconectar de la dura rutina diaria.

“En un solo día tenemos tres sesiones de entrenamiento. De 10.00 a 12.30 estoy en un velódromo; de cuatro a seis voy al gimnasio, para hacer cardio (ejercicios que mejoran el sistema cardiaco y pulmonar), y por la tarde-noche vuelvo al velódromo, de siete a nueve”, indica.

“Otro día voy de nuevo al velódromo por la mañana, y por la tarde hago 70 kilómetros de ciclismo en ruta, mientras que los domingos hacemos fondo (unos 120 kilómetros) durante cuatro horas”, añade.

Yady Fernández manifiesta que no le costó adaptarse a la bicicleta, pero sí al pedaleo constante y sin descanso con su pierna derecha. Pese a haber traído su bicicleta a Gran Canaria, reconoce que no la ha utilizado, porque sentía miedo de rodar en solitario por las carreteras de la isla.

[[nid:348495;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/09/yady_fernandez_futbol.jpg;full;{Un accidente le quitó a un familiar y además la dejó sin su pierna izquierda, pero no la pudo despojar de esa berraquera que siempre la ha caracterizado y con la que ha enfrentado la vida después del insuceso.Colprensa - El País}]]

Próximamente tendrá importantes competiciones en Medellín y Cali, ciudad esta última donde se disputará el Campeonato Nacional en Ruta en julio, previo al Mundial en Sudáfrica, del 31 de agosto al 3 de septiembre.

“Encima de la bicicleta estoy hasta cinco horas. Es más duro que el fútbol, porque es un deporte individual. En el fútbol corría pero podía descansar y tomar aire cuando el balón estaba lejos, pero en ciclismo estás siempre pedaleando, aunque la cabeza se acostumbra, tras entrenar todos los días”, ha señalado.

“Me he tomado un descanso, porque necesitaba desconectar un poco. Volví a Gran Canaria por el cariño que le tengo a la gente de la isla y por los recuerdos que son increíbles. Una siempre tiene que ir a donde fue feliz, y si por mí fuese no me habría marchado nunca de la isla”, ha afirmado.

Yady, de hecho, está “muy agradecida” a su antiguo club futbolístico, el CD Achamán de Santa Lucía de Tirajana, por todo lo que hicieron por ella, y a toda la gente que ocupó su tiempo o destinó su dinero en ayudarla.

En su anterior etapa en Gran Canaria, la joven recaudó buena parte de lo que requería para adquirir una nueva prótesis, que le daría mayor calidad de vida, y aunque aún no ha podido comprarla al no llegar a la totalidad del importe, sí le han realizado algunas mejoras en la que ya llevaba.

María Reyes, una de sus mejores amigas, ha ejercido de perfecta anfitriona en Gran Canaria, al hospedarla en su domicilio en el sur de la isla, donde Yady ha ganado algunos kilos, que perderá una vez vuelva a entrenar, hasta situarse en los 55 kilogramos, su peso ideal.

En el horizonte cercano espera seguir ganando medallas -ya ha obtenido cuatro de plata-, que le proporcionan una recompensa económica, y a más largo plazo confía en subir al podio de los Paralímpicos de Tokio 2020.

Allí espera escuchar y emocionarse con el himno colombiano, aunque en su mente y corazón estará también la gente de Gran Canaria, donde es igualmente muy querida y admirada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad