“Con Muhammad Alí nos teníamos respeto”: Teófilo Stevenson

“Con Muhammad Alí nos teníamos respeto”: Teófilo Stevenson

Junio 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Antonio José Caballero - Especial para El País

Entrevista exclusiva, días antes del fallecimiento del Campeón Mundial.

Teófilo Stevenson, o también llamado 'el negro de los puños de oro', Campeón Mundial Amateur de Cuba, fallecido hace algunos días, nunca se arrepintió de la decisión que tomó con ‘El Grande de Grandes’, Mohamed Alí, de renunciar a la millonaria bolsa que ofrecían Don King y otros grandes promotores del planeta del boxeo a estos dos monarcas de los pesos pesados, para definir quién era el mejor en la máxima categoría. Éste se convirtió en el enfrentamiento de los puños más duros, entre el 'negro' amateur fuerte de la revolución cubana y el más grande del boxeo profesional. Por todos lados, los ojos hambrientos de los promotores lanzaban cifras que iban subiendo y provocando a los protagonistas, que por su lado respondían con argumentos propios y condiciones incumplibles, lo que pensaban del que hubiera sido “el combate del siglo”.Sentados en la gradería del Coliseo Deportivo de La Habana, Stevenson, hombre sencillo, entre lágrimas me mira y me dice: “hay buena camada de boxeadores que hemos preparado muy bien, porque tenemos que seguir siendo los mejores”.Le recuerdo al campeón el tema de sus medallas olímpicas en Munich, Montreal y Moscú. “Eso ya es pasado. Lo importante es este presente con futuro. Te recuerdo que también fui campeón amateur en siete oportunidades. Por eso quisieron enfrentarme con Alí, para que ma fajara con él y definiera la corona, pero siempre perdía yo, porque la revolución no permite el deporte profesional en el boxeo, y yo terminaría con mi condición de amateur. Y para decirte la verdad, yo creo que ese dinero no iba a llegar limpio a la revolución. Eso tiene mucha maña”.Llega el momento de la firma. ¿Lo recuerda?"Hablábamos de cinco asaltos de tres minutos; o si peleábamos tres asaltos de cinco minutos con uno de descanso entre uno y otro. Pero yo insistía : no quiero perder mi condición de amateur , y ahí se paraba todo".¿ No será que le Alí tenía miedo?"La verdad creo que ambos nos teníamos un poco de miedo, o mejor de respeto".¿ Si se hubieran enfrentado, cómo hubiera quedado la pelea?"Sin los tongos acostumbrados, yo creo que hubiera quedado en tablas, y por eso arreglamos por las buenas . Después de eso hemos sido excelentes amigos".Cali no fue buen recuerdo. En los Panamericanos de 1971 solo consiguió el bronce. "Por descuido. Fue ante el americano Duane Bobick, en semifinales, pero yo nunca perdí, porque con todo esto aprendí a estar atento a lo que hacía. De las derrotas siempre saqué experiencia, y en cada experiencia uno gana”. “Claro que vino mi desquite con el gringo en Munich. Ahí le enseñé quién era de verdad Teófilo Stevenson, de Cuba".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad