Con James Rodríguez los 90 minutos, el Real Madrid venció 3-2 al Sporting

Abril 15, 2017 - 11:38 a.m. Por:
Efe 
James Rodríguez

James Rodríguez tuvo la oportunidad de jugar 90 minutos en el duelo ante el Sporting.

Efe / El País

El Real Madrid se vio obligado a remontar por dos ocasiones a un Sporting que plantó cara en todo momento pero no supo sujetar a Isco Alarcón, que hizo lo que quiso durante todo el encuentro, incluidos dos goles, el de la victoria en el 90.

Ausente en Múnich y foco de debate durante toda la temporada, Isco volvió a reivindicarse con un gran partido, que se le complicó contra pronóstico al líder hasta el último instante.

Zinedine Zidane sólo mantuvo a dos jugadores, los centrales Sergio Ramos y Nacho con respecto al partido ante el Bayern por lo que en El Molinón presentó su "segunda unidad", dando minutos a jugadores como James, Isco, Morata o Asensio que por su falta de minutos salieron a ganar más protagonismo.

El colombiano no tuvo tanto brillo como se esperaba, por momentos manejó el balón y se asoció con sus compañeros, pero también se perdió por largos pasajes del encuentro. James jugó los 90 minutos.

Los madrileños dominaron desde el inicio, pero el Sporting se adelantó en el marcador tras una gran combinación de Mikel Vesga sobre Cop, al que mandó el balón en una gran vaselina por encima de Nacho que el delantero rojiblanco remató sin dejarla botar.

Pero la alegría sportinguista duró tan sólo tres minutos, los que tardó Isco en poner el balón en la escuadra de la portería de Cuéllar. El Real tuvo en Isco a su jugador más determinante, se movió por todo el campo y no sólo creó peligro sino que sacó la pelota desde atrás cuando la ocasión lo requería.

La segunda parte comenzó con una gran ocasión para el Real Madrid en una falta de Amorebieta sobre Isco en un vértice del área que remató Nacho de cabeza y que Cuéllar rechazó con una pierna, mientras que al rebote no llegó Morata por centímetros.

En la jugada siguiente, el Sporting llegó a las inmediaciones del área y Babín de cabeza metió el balón al centro del área en el que tocó, también de cabeza, Mikel Vesga, un balón que hizo una parábola que superó a Casilla y provocó el delirio en la grada por el 2-1.

Con el marcador en contra, Zidane metió a Marcelo por Coentrao buscando una mayor llegada por la banda en la que Lillo ya estaba pasando bastantes apuros.

El Real Madrid volvió a lograr el empate en un remate de cabeza de Morata que ganó en el salto a Babin sin que Cuéllar tuviese tiempo para reaccionar. El líder lo siguió intentando y acabó logrando la victoria en el último minuto merced a otra genialidad de Isco, quien remató para el definitivo 3-2.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad