Colombia superó todos los cálculos en Londres 2012

Agosto 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
MARCO ANTONIO GARCÉS / Redacción El País

Ocho medallas: una de oro, tres de plata y cuatro de bronce —la mejor actuación de la historia— es la cosecha criolla en las justas británicas. El país dejó una buena base para las competencias de Río.

Una mayor inversión en el plan de preparación y competencia, la unión de entidades del deporte, el conocimiento de entrenadores y metodólogos, el apoyo al deportista, los éxitos en los certámenes del ciclo, el mejoramiento de la parte psicológica y un buen fogueo internacional son los factores que coadyuvaron a la sobresaliente actuación de Colombia en los Juegos Olímpicos.La participación criolla en Londres superó los cálculos más optimistas. Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC), habló de una proyección de cinco medallas y se quedó corto, mientras que cuando Jairo Clopatofsky —exdirector de Coldeportes— manifestó que podrían ser diez, muchos lo tildaron de “loco”. Finalmente, fue quien más cerca estuvo de acertar sobre lo que sería la producción 'cafetera'. En ninguna de las versiones pasadas el país había conquistado más de tres medallas y después de 12 años pudo volver a ubicar a uno de sus deportistas en la parte más alta del podio.Una medalla de oro, tres de plata y cuatro de bronce son la histórica cosecha nacional, superando a países que hacen una mayor inversión en la preparación de sus deportistas en el ciclo olímpico.Una presea dorada con la bicicrosista Mariana Pajón; tres de plata con el ciclista Rigoberto Urán, el pesista Óscar Figueroa y la atleta Caterine Ibargüen; así como cuatro de bronce, con la judoca Yuri Alvear, la luchadora Jackeline Rentería, el taekwondoga Óscar Muñoz y el también bicicrosista Carlos Oquendo llenan de orgullo a 46 millones de compatriotas, con la esperanza de que la aventura en Río de Janeiro 2016 pueda ser todavía mejor. Fue la primera vez que se hizo una inversión en preparación y competencia que superó los $10.000 millones e incluso Coldeportes hizo una adición final cercana a los $1.500 millones para garantizar un buen cierre de preparación de los deportistas.Para el vallecaucano Mauricio Rivas, psicólogo y ex esgrimista que estuvo en las Olimpiadas de Seúl 1988, Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sidney 2000, “los deportistas han cambiado, los entrenadores son más calificados y los Inder saben que hay que apoyar más. El COC ha mejorado el personal de apoyo, la parte psicológica ha funcionado, hay menos improvisación, en la parte técnica hemos evolucionado bastante y hay mayor conciencia de que podemos ganar”. Los entrenadores colombianos jugaron un papel fundamental. Mientras estuvieron en cada una de sus ciudades de origen, los deportistas hicieron una preparación adecuada, cuya ruta luego fue entregada a los encargados de los respectivos seleccionados nacionales. En cuanto a la preparación en el exterior, todas las federaciones pudieron enviar fuera del país a sus deportistas a eventos y concentraciones. Por ejemplo, los pesistas viajaron durante más de un mes a una concentración en Valencia (España), de donde pasaron directamente a Londres. De igual forma, los judocas se desplazaron a Barcelona y Madrid (España) en febrero y regresaron en marzo a Colombia, y en abril, la medallista olímpica Yuri Alvear viajó a Japón, a donde retornó semanas antes de iniciar la competencia en Londres.En los últimos cuatro años, Colombia fue segunda en los Bolivarianos (con 135 medallas de oro); ganó los Juegos Suramericanos (con 144 oros), fue sexto en los Panamericanos de Guadalajara (con 24 oros, una cifra histórica). El progreso, sin duda, es notable. Para Hernando Arias, presidente de la Federación Colombiana de Judo, que estuvo en las justas, “el nivel en general del deporte colombiano ha subido, porque adicionalmente se le han venido brindando mejores apoyos al atleta, hay muchos jóvenes que están en el programa de apoyo del COC y Coldeportes. En judo, todo lo que pedimos para prepararnos en el exterior nos lo dieron, y con ese apoyo la gente tiene que rendir”. Después de que Alvear obtuviera el título mundial en Holanda, en el 2009, el COC contrató al japonés Noriyuki Ayakawa, quien se dedicó a perfeccionar su técnica, al mismo tiempo que Wilson Canizales trabajaba con ella en la parte física y se sumó a un psicólogo. Todo se vio reflejado en la medalla de bronce que ganó la vallecaucana en la categoría de 70 kilogramos en Londres. El exciclista antioqueño Santiago Botero, representante de los deportistas ante el COC, afirmó sobre la buena actuación nacional: “Se ve el progreso de Colombia. El COC ya tiene claro que para llegar a estos niveles se requiere alta inversión en todo el ciclo olímpico y que es importante brindar todo el apoyo posible a quienes se preparan en el exterior, pues ahí esta el secreto de los mayores éxitos, puesto que ellos mantienen fogueos en los niveles que requiere una competencia como la del ciclo olímpico”.Según José Luis Echeverry, vocal del COC, la clave fue la unión de fuerzas: los aportes del Gobierno Nacional, Coldeportes, el COC; la preparación, la planificación —siempre se habló de entre cuatro y cinco medallas—, el trabajo sincronizado de todas las entidades, entre ellos los institutos de deportes de Antioquia, Valle y Bogotá”.El dirigente agrega que “los entrenadores fueron fundamentales, además de que se hizo la inversión más grande de la historia y se continuaron los eventos del ciclo olímpico, ganamos los Juegos Suramericanos por primera vez e hicimos una gran actuación en los Panamericanos de Guadalajara”.Por su parte, el ecuatoriano Jefferson Pérez, medallista de oro en Atlanta 1996 en los 20 kilómetros de la marcha, afirma que “lo de Colombia debe ser un modelo para todos los países andinos, tiene un Centro de Alto Rendimiento en Bogotá y se pueden palpar sus resultados. El que Colombia tenga este éxito es algo impresionante. Tiene un modelo que se debe seguir en Ecuador, Venezuela, Perú ... Trabajan unidos entre dirigentes, gobierno y prensa”.Con el resultado de Londres, Colombia dejó de ser la cenicienta y se convirtió en un país para tener en cuenta, superando por el momento a rivales cuyo presupuesto era más alto para Londres, entre ellos México, Irlanda, Portugal, Argentina, Venezuela, Eslovaquia, Noruega, Eslovenia y Bélgica.Todavía faltaSegún María Isabel Urrutia, medallista dorada en las pesas de Sidney 2000, en la consecución de la medalla de oro de Mariana Pajón en Londres favoreció que “es un deporte nuevo, ella había sido campeona mundial y estaba muy bien. La de ella y las otras actuaciones demuestran que ha mejorado el estatus del deportista en Colombia. Ahora tiene una pensión vitalicia, al menos se prepara un año para competir y eso brinda unas garantías. Sin embargo, falta más, el deportista que se ubique en un top 10 debe vivir mejor, con un apoyo económico que supere los cuatro millones para que esté tranquilo”.La expesista sugiere que se haga una pirámide de apoyo económico, en la que el nivel 3 sea lo máximo, con aquellos que devenguen un mayor salario.Relevo generacionalSi bien es cierto que muchos deportistas pasaron por Londres sin ninguna figuración, el Comité Olímpico Colombiano había previsto que la experiencia vivida en Europa iba a ser importante para ellos en el camino hacia las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016.Por ello, algunos jóvenes como la luchadora Carolina Castillo, el arquero Daniel Pineda y el mismo Óscar Muñoz (bronce en taekwondo), tienen allanado el camino para buscar la gloria en Brasil.También los medallistas Mariana Pajón, Óscar Figueroa, Yuri Alvear y Jackeline Rentería, así como Juan Esteban Arango y Fabián Puerta, para citar unos cuantos. Lo ideal es no interrumpir el ciclo y trabajar desde ya con quienes ocuparon posiciones intermedias, en busca de mejorar su nivel técnico. De igual forma, entre los entrenadores aparecen hoy varios exdeportistas que conocen suficientemente las situaciones que se viven al interior de las competencias, un factor que permite una mejor comunicación con sus dirigidos. Un ejemplo de ello es el de Víctor Capacho, a quien su experiencia en la colchoneta le ha servido para convertirse en el principal bastión de Jackeline Rentería. Una llamada suya a la luchadora caleña momentos tras su derrota en semifinales ante la canadiense Tonya Verbeek fue fundamental para enderezar el camino. En tanto, Jáiber Manjarrés se convirtió en el forjador del sueño del pesista Óscar Figueroa, con una estrategia bien planificada.La figuraLa antioqueña Mariana Pajón fue la gran protagonista del deporte colombiano en Londres, al lograr la segunda medalla dorada del país en la historia de las justas más importantes del planeta.Pajón se impuso en el bicicrós, ratificando su condición de campeona mundial. Pajón se sumó a la pesista vallecaucana María Isabel Urrutia, campeona en Sydney 2000, como las únicas deportistas colombianas que han ganado medallas de oro en unos Juegos Olímpicos. Pajón cruzó la meta en 37,706 segundos, para superar a la neocelandesa Sarah Walker (plata) y la holandesa Laura Smulders (bronce).La revelaciónEl cesarense Óscar Muñoz se erigió como la grata revelación de Colombia en Londres al colgarse un bronce en la categoría de -58 kilogramos del taekwondo.En las cuentas de nadie estaba el nombre del joven deportista, quien debutaba y era el único representante colombiano en esta disciplina.En la primera ronda se deshizo del argelino El Yamine Mokdad por 8-1 y en los cuartos de final venció a Mohamed Al Kubati por 14-2. En la semifinal cayó ante el actual campeón mundial y número uno del ránking, el español Joel González, por 13-4; y en la repesca superó a un excampeón mundial, el tailandés Pen-Ek Karaket.La sorpresaEl pedalista antioqueño Rigoberto Urán abrió el camino de la exitosa presentación colombiana en Londres con una medalla que no estaba en el presupuesto de nadie, al quedar segundo en la prueba de ruta del ciclismo.Urán estuvo muy cerca del oro, dominó durante gran parte de la competencia, pero la primera posición se le fue de las manos debido a la gran actuación del kazajo Alexander Vinokourov, quien a 500 metros de la línea de meta lo superó para quedarse con la medalla dorada.La gesta de Urán, si duda, fue un gran impulso para el resto de sus compañeros de delegación.En deudaEl samario Paulo Villar es uno de los deportistas con mayor experiencia en Colombia y con tres participaciones en Juegos Olímpicos, en las cuales no ha podido ratificar su condición de campeón bolivariano en 110 metros vallas. Villar ocupó la decimasexta casilla en las justas de Beijing hace cuatro años y en esta ocasión no pudo pasar de la semifinal, al finalizar séptimo en su serie con tiempo de 13,63 segundos. En Atenas 2004, en su primera Olimpiada, sólo accedió a las preliminares. Con 34 años de edad, prácticamente le dice adiós a su aspiración de ser medallista olímpico.La decepciónEl ciclista antioqueño Juan Esteban Arango era uno de los favoritos a ganar la prueba del ómnium del ciclismo, ya que a comienzos de este año en el mismo Velódromo de Londres había sido campeón mundial.Sin embargo, ‘Juanes’ estuvo por debajo de sus reales capacidades y terminó en la décima casilla de la clasificación general con 60 puntos, tras finalizar sus seis competencias.La medalla de oro del ómnium la obtuvo el danés Lasse Norman Hansen, con 27 unidades; la plata se la llevó el francés Bryan Coquard, con 29, y el bronce fue para el anfitrión Edward Clancy, con 30.La frustraciónEl atleta nariñense Luis Fernando López estaba entre los candidatos que disputarían las medallas en la prueba de los 20 kilómetros marcha y a falta de seis kilómetros fue descalificado de la competencia por acumular tres tarjetas amarillas.López era uno de los potenciales medallistas de Colombia en Londres, teniendo en cuenta que en el Mundial de Daegu (Corea del Sur) fue tercero el año pasado. Colombia esperaba más de él, pues el nariñense había hecho una buena preparación. López reconoció que había podido dar más y ofreció disculpas al país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad