Clijsters aplacó la revolución china

Enero 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
EFE-Enlajugada.com
Clijsters aplacó la revolución china

Na Li y Kim Clijsters, al final del partido

La belga Kim Clijsters aplacó la revolución china, representada por Na Li (3-6, 6-3 y 6-3), a la que privó de la conquista del primer Grand Slam para el tenis asiático en el Abierto de Australia, que se dirigió a su particular cosecha de grandes éxitos, el primero al margen de Nueva York.

La belga Kim Clijsters aplacó la revolución china, representada por Na Li (3-6, 6-3 y 6-3), a la que privó de la conquista del primer Grand Slam para el tenis asiático en el Abierto de Australia, que se dirigió a su particular cosecha de grandes éxitos, el primero al margen de Nueva York.Clijsters, que saldrá del Melbourne Park como segunda jugadora del mundo y con 2,200.000 millones de dólares australianos hacia su cuenta corriente, echó el cierre a su relación de frustraciones, aunque todas gestadas antes de su temporal retirada en el 2007.La octava final grande supuso a la belga la conquista de Australia. Malparada del primer Grand Slam del curso en el 2004, igual que de Roland Garros (2001 y 2003) y el Abierto de Estados Unidos (2003), que conquistó después en tres ocasiones (2005, 2009 y 2010), frustró el sueño chino. A Na Li no le dio para superar a su adversaria.Al contrario de lo que ocurrió en la final de Sydney semanas atrás, cuando la jugadora china remontó una clara ventaja de su adversaria, la cancha Rod Laver Arena contempló la resurrección de la jugadora de Bélgica, que cedió, no obstante, su primer set en todo el torneo.En dos horas Clijsters echó por tierra las intenciones de la jugadora oriental, que comenzó como un tiro. Remontó el 2-0 de inicio de la tercera favorita y tomó la ventaja en el set, que conquistó por 6-3.Clijsters, de 28 años, suma en Melbourne su título 41 del circuito y con una amplia perspectiva de futuro si opta por retrasar sus intenciones de emprender una nueva retirada del circuito.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad