Clasificación de la selección Colombia al Mundial reúne a familia dispersa por el mundo

Clasificación de la selección Colombia al Mundial reúne a familia dispersa por el mundo

Abril 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AFP - El País

Colombia integra el grupo C de la cita orbital, donde se medirá a Grecia, Costa de Marfil y Japón. Aumenta la pasión por la 'Tricolor' nacional.

La clasificación de la selección colombiana de fútbol al Mundial de Brasil-2014 permitirá que tres generaciones de una familia, dispersas en varias partes del país y del mundo, se encuentren para disfrutar y reconocer su identidad y herencia cultural. Sin saberlo, los dirigidos por José Néstor Pékerman crearon la "excusa perfecta", para que Mauricio Rodríguez Ballesteros y su hijo estadounidense Seth, puedan encontrarse en Brasil con algunos de sus primos, tíos y amigos de Colombia. "Desde que se anunció el Mundial en Brasil, yo pensé en la posibilidad de llevar a mi hijo (Seth) pero únicamente si se clasificaba Colombia y podíamos conseguir boletos para los partidos de la selección. No pensé que iba a ser posible, pero el milagro se dio", dijo a AFP Rodríguez Ballesteros. Por su parte, Leonardo Rodríguez Bayona, quien viaja por toda Colombia con una compañía petrolera, y Rafael Nieto, quien vive en Bogotá, sin saberlo comenzaron a buscar cada uno por su lado a través de la página en Internet de la FIFA entradas para el Mundial. Al enterarse de que ambos lograron su cometido, se dieron cuenta de que les sobraban boletos, se lo contaron a Mauricio y éste, emocionado se lo mencionó "al Mono (Seth), que quedó súper entusiasmado con la idea de ir" y el viaje comenzó a armarse. A la reunión familiar alrededor del fútbol se unieron Hernando, padre de Leonardo, y quien vive en el departamento de Putumayo (sur) , un amigo de éste, y otros jóvenes cercanos a Rafael y Leonardo con quienes ya conforman un grupo de nueve personas que estarán alentando al equipo cafetero. "Yo quería ir a Bogotá primero para ver a toda la familia antes de salir a Brasil. Desafortunadamente se nos hizo imposible tratar de conseguir vuelos convenientes con paradas en Bogotá desde Houston (donde vive)", dijo Mauricio, quien indicó que ahora decidieron encontrarse en Brasil. Resaltó que "con este Mundial tenemos la oportunidad de reunirnos tres generaciones de la familia (un tío, primos y su hijo) compartir un tiempo juntos y unidos en nuestro apoyo a la selección". "Podría llegar a octavos" - Tratar de asistir al Mundial desde Colombia, según consultas a aerolíneas y empresas de viajes, puede costar alrededor de 6.500 dólares en tarifas económicas y llegar hasta los 26.000 dólares, sin tener en cuenta el transporte interno en Brasil y otros gastos como la comida y los extras. Pero Rodríguez Ballesteros ve una "ganancia" en este viaje más allá del fútbol porque será la oportunidad para que su hijo tenga contacto "con su cultura colombiana, pues el niño es absolutamente gringo". Leonardo, en tanto, un joven moreno e inquieto, respira fútbol por todos sus poros y aseguró que lo más difícil ahora es conseguir alojamientos, aunque ya "tenemos un hotel en Belo Horizonte, pero aún nos falta concertar muchos detalles en Brasilia y Cuiabá (sedes de los partidos en Colombia)". Indicó que su padre logró encontrar a un amigo que se fue a vivir hace unos 40 años a Brasil, a quien invitó a un partido para el cual le sobra una entrada y espera que les ayude a guiarlos en el país. Agregó que esperan mucho de Colombia ya que tiene un equipo muy bueno, "preparado mentalmente en Europa, más fuerte y profesional que en otras épocas, por lo cual podría llegar a octavos o, de pronto, hasta cuartos de final". Más aplomado, Rafael sostiene que espera que Radamel Falcao García supere su lesión de rodilla y llegue al Mundial porque "es una motivación especial para el equipo que él esté. Puede que ni siquiera juegue, pero él es ese tipo de persona que se debe tener en cuenta para que esté con el grupo". Por su parte, Seth, quien tiene 12 años y nunca ha viajado a Sudamérica, dice estar súper entusiasmado con ir al Mundial, pues juega a videojuegos de "soccer" y quiere ver en acción a Falcao, a quien siempre escoge en la aplicación. Poco a poco y sin ninguna planeación detallada, esta familia colombiana podrá departir después de muchos años de no verse, gracias a la excusa perfecta que les dio el fútbol y a la pasión que despierta la selección colombiana y el Mundial de Brasil. "Uno va con toda la pasión de seguir a su selección, pero definitivamente lo mejor es el ambiente. Observar todo un país en torno al Mundial y toda la gente que llegue ahí de diversas culturas es una experiencia única, indescriptible y solo se puede saber sobre eso al vivirlo", concluyó Leonardo Rodríguez Bayona.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad