Historia: los esposos caleños que vencieron el cáncer y ahora desafiarán el Sahara

Historia: los esposos caleños que vencieron el cáncer y ahora desafiarán el Sahara

Marzo 04, 2018 - 08:18 a.m. Por:
Periodista: Daniel Molina Durango - Videógrafo: Álvaro Pío Fernández 
Gustavo González y Ana Lucía Cantor, ciclistas colombianos.

Gustavo González y Ana Lucía Cantor, ciclistas aficionados colombianos.

Jorge Orozco/ El País

Una bicicleta es la metáfora de un matrimonio. Solo se mueve bien si las dos ruedas van hacia adelante. Así funcionan Gustavo González y ‘Analú’ Cantor, una pareja caleña que experimentó en carne propia el drama del cáncer, que después de sobrevivir a esa difícil batalla —con un pensamiento romántico y algo filosófico— empezó a participar en carreras de ciclomontañismo.

El miércoles pasado, en la entrada cuatro del Parque de la Salud (sur de Cali), con el rumor del río Pance de fondo, Gustavo esbozó una sonrisa: “¿Sabe una cosa? yo nací dos veces, la primera cuando me tuvo mi mamá y la segunda cuando el médico me dijo que tenía cáncer”.

A su lado, escuchando atenta lo que él decía, estaba ‘Analú’, la que en ese momento en el que Gustavo sentía que todo se derrumbaba, no dejó que esa ‘bicicleta’ que es su matrimonio dejara de funcionar, así tuviera ella que pedalear más.

Esa es la razón de ambos para participar, desde el próximo 29 de abril hasta el 4 de mayo, en la carrera Titan Desert, que tiene un trayecto de 130 kilómetros cruzando el desierto del Sahara (Marruecos).
Después de vencer el cáncer, ¿por qué temerle a las dunas y al calor?

"Lo motivé a que pensara postivo"

A Gustavo (hoy de 43 años) le encontraron un tumor cancerígeno en su riñón izquierdo el 21 de mayo del 2014. Los antecedentes familiares le presagiaban un destino funesto: su hermano y su hermana murieron de cáncer. “En ese momento yo no escuchaba al doctor, sino que me acordaba de mis hermanos, dije: me morí”, relata.

“Yo lo motivé a que pensara positivo, porque la enfermedad se había detectado a tiempo”, narra ‘Analú’, quien hoy cuenta con 41 años. “Estaba segura de que con una operación le iban a quitar esa porción del riñón y él iba a estar bien, como efectivamente pasó”.

Ese reto que la vida les puso en el camino —y que pudieron superar— los llevó a enfocarse en el deporte, particularmente en el ciclismo amateur, en donde, según cuentan ambos, empezaron a tener la vida que ellos deseaban.

“Todo comenzó allí. Porque en el 2014 ambos ya veníamos haciendo deporte y participando en carreras, pero en mi caso, yo vivía muy enfocado en lo material, en querer tener una casa grande, un carro último modelo y crecer laboralmente, entonces pensé que cada minuto que pasa es uno menos en tu vida y que tenemos que hacer lo que nos apasiona”, afirmó Gustavo.

“Decidimos empezar a inscribirnos y a participar en carreras que duraran entre cinco o seis días, para ponernos a prueba”, cuenta ‘Analú’. “En cada carrera nos encontramos con situaciones que se parecen a la vida misma, como el miedo, pero nada se compara a la satisfacción que te da el cruzar la meta”.

El 2 de octubre del 2014 fue el día en el que operaron a Gustavo y le extrajeron el tumor. Desde esa fecha hasta la actualidad, el cáncer nunca más volvió a tocar su puerta.

Tras esto, entrenar para luego participar en las carreras se volvió un estilo de vida. Se atravesaron el Quindío, el desierto de la Tatacoa, disputaron una carrera ‘Ironman’ en Cartagena y cruzaron Los Andes por el lado chileno.

Pero no se conformaron con vivir su propia experiencia, además quisieron contagiar a otros con su espíritu aventurero, y crearon una cuenta de Facebook, ‘Pasión por vivir’. “Allí colgamos fotos y vídeos de las carreras a las que vamos y compartimos experiencias. Motivamos a la gente que nos visita y ellos, a su vez, nos motivan para continuar”, dice ‘Analú’, una convencida de que en el cáncer ella y su esposo vieron “una oportunidad hermosa para renacer”. “Definitivamente, después de esto, teníamos que vivir de otra manera”, interviene Gustavo.

Gustavo González y Ana Lucía Cantor, ciclistas colombianos.

Luego de vencer el cáncer, Gustavo González y su esposa, Ana Lucía Cantor, cambiaron su forma de ver la vida. Ahora representarán a Colombia, desde el 29 de Abril, en la carrera Titan Desert, que será en el desierto del Sahara.

Periodista: Daniel Molina - Videógrafo: Álvaro Pío Fernández

Para participar en la ‘Titan Desert’ de Marruecos, cuentan ambos, empezaron a prepararse desde octubre del año pasado.

“Las jornadas de entrenamiento son de unas siete horas”, dice Gustavo. “Y los fines de semana hacemos entrenos de larga resistencia”, cuenta ‘Analú’.

Él, que es ingeniero de sistemas y ella, ortodoncista, se costean los tiquetes para viajar a las competencias.

“Mi papá a cada rato me pregunta por qué vamos a esos eventos si no ganamos dinero con eso, pero la verdad es que la satisfacción que te da terminar una carrera es increíble para mí. Pese a que nos costeamos todo, somos felices... yo me pregunto cuánta gente no disfruta la vida por endeudarse solo por mantener un estatus”, reflexiona Gustavo.

La pareja, que entrena fuertemente cada día cerca del río Pance, tiene muy claro cuál es el objetivo a llevar a cabo en el desierto del Sahara. “La meta es terminar cada una de las etapas en el tiempo reglamentario de la competición y llegar hasta el final, así me visualizo”, dice ‘Analú’, muy emocionada.

“Sin importar las circunstancias, sabemos que tenemos que avanzar y sacar lo mejor de nosotros mismos”, afirma Gustavo.

Ese miércoles, después de contar su historia, ambos empezaron a pedalear y se perdieron —uno al lado del otro— entre el verdor del Parque de la Salud. Así, con esa misma unión con la que derrotaron el cáncer y atravesaron Los Andes, buscarán vencer el desierto. Después de todo, las ruedas de su matrimonio van hacia adelante.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad