Chile le repitió la dosis a Argentina y es bicampeón de la Copa América

Chile le repitió la dosis a Argentina y es bicampeón de la Copa América

Junio 26, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Daniel Molina Durango Enviado especial de El País a Estados Unidos

La ‘Roja’ venció por segundo año consecutivo a Argentina en los penales y se consagró campeón de la Copa América de manera consecutiva

[[nid:550539;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/afp_cg9wt.jpg;full;{Veas las mejores imágenes de la final de la Copa América Centenario, en la cual Chile venció a Argentina desde el punto penal.AFP - El País}]]

Emocionante, tremenda, dramática… así fue la definición de la gran final de la Copa América Centenario. Por la vía de los penales, los australes vencieron por segundo año consecutivo a los argentinos, y se consagraron como bicampeones del continente.

En los 90 minutos el juego terminó igualado 0-0, y en los penales Chile se impuso por 4-2.

Con una resistencia táctica impresionante y un Claudio Bravo gigante bajo los tres palos, la ‘Roja’ puso a celebrar a toda su gente, que en el MetLife Stadium de Nueva Jersey sufrió con todas las llegadas de una Selección de Argentina que perdió su tercera final de manera consecutiva, alargando su sequía de títulos, que ya está en 23 años.

[[nid:550541;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/copa-america-chile.jpg;full;{Afp- El País.com.co}]]

Como se suponía desde el principio, el duelo entre argentinos y chilenos iba a ser el más disputado de toda la Copa, por las ganas de los gauchos de tomarse revancha de hace un año y cortar la sequía de 23 años sin títulos; y por la ambición de los australes, que a como dé lugar querían repetir el título del 2015 frente al mismo rival.

Aunque el juego estuvo cerrado desde el principio, Argentina fue el que tuvo la iniciativa en el primer tiempo. Llegó por medio de un tiro libre de Messi y un remate de Ángel Di María, pero el portero de Chile, Claudio Bravo, respondió bastante bien.

La más clara del primer tiempo, y quizá del partido en tiempo regular, fue la que tuvo Gonzalo el ‘Pipita’ Higuaín a los 21 minutos, Tras un fallo de Gary Medel, el delantero del Nápoli italiano quedó mano a mano con Bravo, intentó picar la pelota pero el remate se le fue ligeramente desviado.

Fue un nuevo episodio de fallo para el ‘Pipa’, quien en las finales siempre se nubla a la hora de definir.

Más tarde, el partido – que se jugó con pierna fuerte – se iba a poner más caliente, porque el árbitro Heber Lopes de Brasil expulsó a Marcelo Díaz, de Chile, por dos faltas cometidas sobre Messi.

Pero sobre el final de la parte inicial, el juez compensó expulsando a Marcos Rojo, de Argentina, por una patada por detrás a Arturo Vidal.

Argentina intentaba y Chile, con su habitual presión, esperaba ganar en la contra con un Alexis Sánchez incansable en el frente de ataque.

Teniendo cada equipo 10 hombres, el partido se volvió un toma y dame, pero sin mucha claridad. Argentina embistió con los arrancones de Messi y del ´Pipa’ y Chile hizo lo propio con Alexis y Fuenzalida.

Los dos equipos disputaron cada pelota como si fuera la última, hicieron cambios para buscar el triunfo, pero el gol no llegaba para ninguno.

Sobre el final de los 90 reglamentarios, Eduardo Vargas tuvo un remate claro que atajó bien ‘Chiquito’ Romero, y Argentina respondió con un disparó de Lionel Messi que se fue desviado. El partido se fue al alargue.

En el alargue los dos equipos siguieron con la misma tónica: atacar con velocidad y bajar al mismo ritmo para contener luego las llegadas del adversario. De esa manera cabezazos de Alexis Sánchez y el ‘Kun’ Agüero (que entró por Higuaín) fueron atajados por Romero y Bravo, respectivamente.

El tiempo de reposición en general fue intenso y se vivió con dramatismo en la gradería. Argentina tuvo la pelota y fue el que más intento, pero no llegó con claridad. Al final, ninguno se puso sacar ventaja y el juego se resolvió en la lotería de los lanzamientos desde los once metros.

Tal y como ocurrió hace un año, en Santiago, la final de la Copa entre Chile y Argentina se definió en los penales.

El comienzo no fue bueno para ninguno de los dos equipos, ya que sus figuras: Arturo Vidal y Lionel Messi, fallaron sus cobros.

El punto de inflexión en la serie fue cuando Bravo, el hombre de la noche, le atajó el cuarto penal de los gauchos a Lucas Biglia. El portero del Barsa se agigantó y tapó de gran manera el remate.

A continuación, Francisco Silva venció a Romero y definió la serie a favor de Chile, que fue de menos a más en la Copa y se quedó con un título merecido.

Al final, los argentinos, con sus jugadores desconsolados, lloraron por las tres finales siendo segundos (Brasil 2014, Chile 2015 y Estados Unidos 2016), mientras que los australes celebraron a rabiar, gritando desde el alma y desde la voz: “Chi-chi-chi, le –le –le, otra vez somos los mejores de América”.

Ficha técnica:

Estadio: MetLife (Nueva Jersey).  

Asistencia: 80.000 espectadores. 

Árbitro: Heber Lopes (Brasil). 

 

Argentina: Sergio Romero, Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo, Lucas Biglia, Javier Mascherano, Éver Banega, Lionel Messi,  Ángel di María y Gonzalo Higuaín. 

Cambios: Kraneviter por Di María (56), Agüero por Higuaín (68) y  Lamela por Banega (110). 

DT: Gerardo ‘Tata’ Martino. 

Expulsado: Rojo (42). 

 

Chile: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour, Marcelo Díaz, Arturo Vidal, Charles Aránguiz, José Fuenzalida, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas. 

Cambios: Puch por Fuenzalida (80), Silva por Sánchez (102) y Castillo por Vargas (108).  

DT: Juan Antonio Pizzi. 

Expulsado: Díaz (28). 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad