Caterine Ibargüen da un salto a la gloria en los Juegos Olímpicos de Río 2016

Agosto 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co- AFP

La saltadora colombiana consiguió en su cuarto salto un registro de 15,17 metros y ganó el oro.

[[nid:566882;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/caterine_ibarguen_home.jpg;full;{Vea las mejores imágenes del triunfo en salto triple de Caterine Ibargüen, quien luego de saltar 15,17 metros se colgará el oro en los Juegos Olímpicos Río 2016.AFP Y Colprensa}]]

La colombiana Caterine Ibargüen ratificó por qué es la reina de salto triple, luego de conseguir un registro de 15,17 metros, con el cual se colgó el oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Ibargüen estará acompañada en el podio por la venezolana Yulimar Rojas, que fue segunda tras conseguir un registro de 14,98 metros y por la kazaja Olga Rypakova.

La antioqueña de 32 años se impuso con un salto de 15,17 metros, logrado en su cuarto intento, su mejor marca de la temporada y apenas a catorce centímetros de su registro personal más destacado, logrado en 2014 en Mónaco (15.31).

Ibargüen, campeona del mundo en Moscú-2013 y Pekín-2015, y ganadora en las tres últimas temporadas de la Liga de Diamante, ya había logrado una buena marca en el segundo salto, con 15,03 metros, a un solo centímetro de su mejor marca de la temporada (15,04), lograda en mayo en Doha.

Por su parte, Yulimar Rojas, campeona del mundo en sala esta temporada en Portland (Estados Unidos), se hizo con la plata con un mejor salto de 14,98, también conseguido en su cuarto intento, después de haberse colocado ya en segunda posición en el tercer ensayo (14,87).

La kazaja Olga Rypakova, que privó a Caterine Ibargüen del oro en Londres-2012, terminó en la tercera posición, con una marca de 14,74 en su quinto salto, que fue su mejor registro de la temporada.

Rojas, de apenas 21 años, puso la primera piedra para convertirse en la sucesora de Ibargüen, y consiguió la segunda medalla para su país en la historia del atletismo olímpico, tras un bronce, también en triple salto, logrado por Arnoldo Devonish en Helsinki-1952.

 

 

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad