Carlos, el hombre que venció la epilepsia y va al Mundial de Karate

Carlos, el hombre que venció la epilepsia y va al Mundial de Karate

Julio 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Geraldo González Torres Especial para El País
Carlos, el hombre que venció la epilepsia y va al Mundial de Karate

El colombiano representará a Colombia en un mundial.

Carlos Corredor dice ser el hombre más feliz cuando se sube al tatami. Estará en Mundial de Karate que inicia el lunes.

Con esfuerzo, dedicación y disciplina todo se puede lograr. Esto es lo que demuestra Carlos Alfonso Corredor, un hombre que en cada combate lo entrega todo a pesar que desde su nacimiento tiene epilepsia, pero que con el karate ha podido superar este inconveniente.

“En muchas ocasiones no se ganan todas las batallas, pero la idea es seguir avanzando, cuando más persistente eres, las experiencias se quedan grabadas no solo en tu mente, sino en la de los demás. Un día en un combate las piernas no me respondían, aún así quise seguir de pie y dar lo último que tenía”, comentó Corredor.

Desde niño aprendió a vivir con la epilepsia. Cuando estaba en el vientre de su madre, tenía secuelas de choques eléctricos en el cerebro.

La epilepsia interfirió en la vida cotidiana de Carlos, ya que él sufría ataques que eran por el síntoma de ausencia; esto hacía que se paralizara su sistema respiratorio y empezara a asfixiarse. 

Sin embargo, detrás de este padecimiento hay una persona llena de vida que no es diferente a las demás.

Corredor, que desde joven ha afrontado distintas complicaciones, se siente privilegiado de que el karate le ha servido como tratamiento para mejorar su salud.

Otro inconveniente adicional que ha tenido este apasionado karateca es la discriminación. “Al relacionarme con las personas, en muchas ocasiones, cuando se dan cuenta de que tengo epilepsia, tienden a hacer algún gesto y a distanciarse”.

Carlos  ha sido un apasionado de las artes marciales desde niño, en especial del karate. “Me gusta el karate porque creo que es el arte marcial más completo, ya que contiene movimientos de las otras artes marciales”.

En la actualidad, el ‘Colombiano’, como se hace llamar, hace parte del Dojo Kiyomizu, un sitio que marcó un antes y un después para su vida, ya que ahí fue aceptado tal como es. “Nunca hubo discriminación alguna por parte del sensei Linconh ni de los demás practicantes”.

Corredor posee hoy por hoy el cinturón marrón primer KYU y pretende adquirir dentro de poco el cinturón negro. Pero antes de realizar el examen para subir de grado, participará en el Mundial de Karate UECHI RYU y el Mundial de Interestilos de Karate Tradicional Cali 2016.

El gerente de mercadeo y ventas de Cambiaderos de Colombia Ltda, con una amplia sonrisa, deja entrever la motivación de competir en este torneo, ya que es la primera vez que hace parte de un campeonato tan grande (solo ha participado en torneos municipales).

Y es que desde niño, Corredor emana el karate, pero en ese periodo no estuvo en ninguna de las competiciones que se realizaban en la ciudad. Ahora estará en la categoría de mayores (30 años), en la que cree que con preparación y esfuerzo puede alzarse con el título.

Asimismo, su sensei Linconh Villegas lo cataloga como un hombre digno de representar al país. “Carlos siempre ha sido un muchacho que cuando entra al tatami (cuadrilátero) da el 101%, lo cual lo convierte en candidato para el torneo. Él, a pesar de su condición, no tiene límites, no le importa ganar o perder, lo importante es que asume su rol como competidor y se goza el momento”.

Otro factor que sirve de motivación para Corredor es el apoyo que ha recibido de Lupita del Rocío Tobón, su madre. “Siempre me ha gustado que él entrene karate, eso le ayuda a desestresarse y desahogarse. Además, cada gota de sudor vale la pena cuando contribuye por el bien físico, mental y psicológico de Carlos”.

El neurólogo Giovanni Bernal asegura que el entreno físico sirve como terapia para evitar los ataques, ya que la mente en ese momento esta distraída. “No creo que haya alguna prohibición de que Carlos entrene, lo mejor que él puede hacer es eso, la actividad física es muy buena debido a que por ello puede controlarse mucho. Esto no solo lo fortalece en el aspecto físico-deportivo, sino psicosocial, ya que normalmente los pacientes con epilepsia no tienden a socializar mucho con los demás”.

Como resultado del karate, Corredor no le da una connotación negativa a su condición, pues, si hay algo que ha aprendido gracias a ella, es que nada, pero absolutamente nada, es imposible. “Cuando me subo al tatami es algo que no cambio por nada; siento felicidad, amor, pasión, me siento yo mismo, me siento libre”.

 

La epilepsia

 Es una enfermedad cerebral crónica y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Estas convulsiones son episodios breves de movimientos involuntarios  que pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres (músculos). Las características de los ataques son variables y dependen de la zona del cerebro  en la que empieza el trastorno, así como de su propagación.
 El Mundial Carlos competirá en el Mundial de Karate UECHI RYU y el Mundial de Interestilos de Karate Tradicional Cali 2016 que se realizarán desde el 4 hasta el 11 de julio, en el Coliseo Evangelista Mora. La entrada será gratuita. Estos mundiales consisten en reintegrar los ideales del maestro Kanei Uechi sobre el Karate Do. El objetivo de los torneos es que los participantes de todos los estilos interactúen entre sí a todo nivel.

Frase

"Yo hacía parte del equipo de fútbol de la universidad, pero cuando mi entrenador se dio cuenta de que sufría epilepsia, no me dejó competir más, solo entrenar, pero sin disputar los partidos”, Carlos corredor, Karateca colombiano.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad