Capello, de Dios a monstruo

Septiembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
AP-Enlajugada

El técnico de la selección inglesa Fabio Capello está confundido por su transformación reciente, de un "dios" a un "monstruo", desde que su equipo fracasó en el Mundial de Sudáfrica.

El técnico de la selección inglesa Fabio Capello está confundido por su transformación reciente, de un "dios" a un "monstruo", desde que su equipo fracasó en el Mundial de Sudáfrica.Durante la preparación para la eliminatoria rumbo a la Eurocopa de naciones, el combativo estratega italiano respondió a las afirmaciones de sus críticos y de numerosos columnistas en Inglaterra, quienes consideran que es un técnico despistado, que carece de la capacidad táctica para dar un título a Inglaterra.De cara a Sudáfrica 2010, cuando el entrenador cosechó nueve triunfos en 10 partidos de la eliminatoria, se le comparaba con Alf Ramsey, quien guió a Inglaterra a su único título mundial, en 1966.Pero el equipo pareció inerte durante la Copa del Mundo y debió hacer las maletas luego de ser aplastado 4-1 por Alemania en los octavos de final.Aunque continuó vigente el contrato lucrativo de Capello con Inglaterra, el cual no expira sino hasta después de la Eurocopa del 2012, los encabezados hostiles de la prensa han persistido mientras el equipo se prepara para su primer encuentro oficial desde la debacle del verano. El viernes por la noche, Inglaterra se medirá a Bulgaria.El ex técnico del Milán y del Real Madrid reconoce que no puede controlar la percepción pública sobre su trabajo, por lo que prefiere recordar sus logros pasados, antes de que la prensa se volviera en su contra."Ustedes crearon un dios y luego, un monstruo", dijo Capello, durante un encuentro con los medios. "Perdimos un partido en el Mundial, contra Alemania, después de un error garrafal del árbitro (quien invalidó un claro gol de Inglaterra). Y creo que ustedes no recuerdan esto"."Pero después de lo ocurrido, su opinión sobre mí cambió por completo. Escribieron muchas cosas diferentes, pero puedo soportar esto. No hay problema. Recuerdo cuando escribieron sobre mí un poco antes. Vivo el mismo momento cuando escriben bien de mí que cuando lo hacen mal. Es mi trabajo y hay que lidiar con la presión".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad