Brasil 2014: lesión de Luis Suárez, una pesadilla para la afición uruguaya

Mayo 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AFP- El País.com.co
Brasil 2014: lesión de Luis Suárez, una pesadilla para la afición uruguaya

Luis 'Pistolero' Suárez, delantero internacional del Liverpool inglés y la selección Uruguay.

El delantero uruguayo que milita en el Liverpool, fue operado de los meniscos y está en duda su participación en el Mundial Brasil 2014.

Con la lesión de Luis Suárez, Uruguay pone a prueba una vez más su histórica capacidad de reponerse a la adversidad y transformar en fortaleza el sufrimiento. Para lograrlo el 'Pistolero' contará con el apoyo incondicional de una afición que sueña con conquistar un tercer título mundial en Brasil-2014. "La fuerza que me dan mis amores (...) me va a hacer trabajar mucho para llegar al Mundial", prometió el goleador en la noche del jueves en su cuenta de Twitter, horas después de salir del hospital donde fue operado por una lesión en los meniscos de su rodilla izquierda. El sorpresivo anuncio de su lesión y operación generó angustia en el país y su salida del hospital abrió una espera que mantendrá en vilo a los poco más de 3 millones de uruguayos que en medio de dos gigantes, Brasil y Argentina, templaron su identidad en el fútbol como una afición acostumbrada a sufrir y que se enorgullece de su 'padecer' futbolero. Tras la operación, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) evitó asegurar que el goleador celeste llegará a tiempo a la Copa del Mundo y se limitó a afirmar que "no está descartada su participación", lo que no tranquilizó del todo a una afición que ya reza para que llegue al debut ante Costa Rica, el 14 de junio, al menos cinco días después ante Inglaterra... o aunque sea cerrando su participación en el Grupo D ante Italia.Fútbol y rebeldía Nacido en un país donde rebeldía y fútbol van de la mano, Suárez encarna a la perfección ese espíritu. Pícaro y temperamental, en su primera experiencia mundialista, en Sudáfrica-2010, el jugador se vistió de héroe en los cuartos de final impidiendo con su mano un gol de Ghana, una jugada que terminó con su expulsión y con penal a favor de los africanos. La imagen de Suárez saliendo de la cancha con las manos en la cabeza, mientras Asamoah Gyan se aprestaba a rematar desde los 12 pasos, y los saltos de alegría del jugador cuando el ghanés erró el tiro, quedó grabada en los uruguayos y en los africanos, que aún hoy consideran al 'Pistolero' un villano. Uruguay ganó ese partido por penales, pero sufrió la ausencia del goleador en las semifinales ante Holanda, que lo dejó fuera de la final del torneo en el que terminaría en cuarta posición. De vuelta en la elite mundial, Uruguay hizo alarde una vez más de su carácter de aguafiestas y en Argentina eliminó al local en cuartos de final y alcanzó su 15 título en la Copa América de 2011. Pero el padecimiento apareció de nuevo en el camino de los dirigidos por Oscar Tabárez, que estuvieron al borde de quedar fuera de Brasil-2014. Siempre con Suárez como protagonista, los celestes se repusieron de una irregular eliminatoria y como en la clasificación para los mundiales de 2002, 2006 y 2010 debieron atravesar un repechaje, esta vez contra Jordania, para llegar a la Copa del Mundo. Así el máximo goleador en la historia de la selección uruguaya, con 39 goles, se aseguró un lugar en el Mundial tras una temporada en la que alcanzó con el Liverpool inglés su máximo rendimiento. Goleador de la Premier League, Suárez llegaba al mundial como la máxima figura celeste. Sin embargo, su lesión se cruza en su camino y en el del combinado celeste, que sin ser uno de los favoritos al título aparece como un rival con experiencia que puede dar pelea en un país que todavía recuerda el 'Maracanazo', por el triunfo contra todos los pronósticos de Uruguay contra Brasil en la final de la Copa del Mundo de 1950, considerado la mayor hazaña en la historia de los mundiales. IncondicionalesEl fanatismo por Suárez cambió los hábitos de miles de uruguayos que siguiendo a su ídolo sumaron a su agenda futbolera los partidos del Liverpool inglés. Y es que por seguir cada paso del jugador los partidos del Liverpool coparon las pantallas de bares y hogares de Montevideo, mientras cientos de hinchas cambiaron de proveedor de televisión paga para tener esos partidos en la grilla. Así, los uruguayos salieron a defender a ultranza a su ídolo, erigido en villano del fútbol inglés, cuando en 2011 la federación inglesa de fútbol lo suspendió por ocho encuentros tras una denuncia por racismo del francés Patrice Evra, o cuando en 2013 volvió a meterse en problemas al morder durante un partido entre Liverpool y Chelsea al serbio Branislav Ivanovic. Ahora, con decenas de miles de mensajes como "te queremos en Brasil aunque no juegues" o "Somos más de 3 millones atrás tuyo", los hinchas volcaron en las redes su angustia pero también su inclaudicable vocación por enfrentar la adversidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad