Brasil 2014: Cara o cruz del fútbol en los graffitis de Río de Janeiro

Mayo 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AFP - El País.com.co
Brasil 2014: Cara o cruz del fútbol en los graffitis de Río de Janeiro

Painter Jambeiro, de 44 años, habla sobre uno de sus murales en Río de Janeiro.

En Río de Janeiro, la Copa del Mundo se juega también en sus muros, un partido a brochazos de pintura entre los artistas que defienden el Mundial en el país del "futebol" y aquellos que lo atacan frontalmente.

La "cara" de la monedaRonaldo con su famoso corte de pelo "pubis" vuela para festejar su doblete en la final del Mundial-2002, en un muro del barrio de clase media de Laranjeiras. Otro fresco en el morro de Santa Teresa conmemora el primero de los cinco títulos mundiales brasileños, en Suecia (1958). Revés de la moneda, lado "cruz":La mascota del Mundial-2014 viola a una alegoría de la Justicia, una mujer desnuda de ojos vendados, cerca del mítico Maracaná. Al lado del tatú Fuleco, mascota del Mundial-2014, este mensaje: "¿Cuántas expropiaciones provoca una Copa?". Más adelante, en una cerca, la mascota fuma crack, y sobre su camiseta se lee: "Después de la Copa". Entre los dos extremos hay también obras más enigmáticas, como un collage que muestra a Neymar y Ribéry coronados con la mención "Poema de Francia". El brasileño levanta un fusil del cual sale una rosa, una vieja metáfora francesa para advertir del riesgo de creerse ya victoriosos. Regreso al lado "cara":Otro muro cerca del Maracaná homenajea a las glorias del equipo nacional, de Zagallo a Romario, pasando claro por Pelé. En Botafogo, frente al club del mismo nombre, el rostro de las grandes figuras del club son celebradas en blanco y negro sobre un largo muro: Garrincha, Jairzinho, y el uruguayo 'Loco' Abreu... Cóctel MolotovSeguimos del lado cara, y es ya de noche en Botafogo. Decenas de sprays vacíos tapizan la vereda. Con el rostro cubierto, dos grafiteros trabajan sobre las paredes de una universidad. Frente al mensaje "el solo para la represión" nace un enorme "¿COPA?", una cabeza horrible en la O y un cóctel Molotov adherida a la C. "No ponemos un cóctel Molotov para incitar a la violencia, sino porque es un símbolo, para incitar a la protesta", explica a la AFP uno de los autores, "Fiuz". "Todo está al revés en esta Copa del Mundo con las obras, la sobrefacturación, la corrupción". "Hablamos de fiesta popular, pero de hecho, concierne sobre todo a la burguesía", añade su cómplice, "Peq1". "Estamos contra la Copa del Mundo porque la Fifa vino a imponer sus normas a Brasil, donde faltan servicios públicos dignos. Las personas mueren en los hospitales, y la educación es una broma". Estos dos estudiantes de diseño retoman así el tema de las manifestaciones anti-Mundial que siguieron a la gran revuelta social de junio pasado durante la Copa Confederaciones en Brasil, contra el gasto público en estadios y por mejores servicios públicos. "Fiuz" y "Peq1", representantes de un movimiento anarquista o de extrema izquierda común en el medio underground de los grafiteros, también ponen la siguiente frase en boca de un personaje furioso en un muro del barrio bohemio de Lapa: "¿La Copa para quién?". Garabatos y traiciónLado cara para Jambeiro, por ejemplo. Este pintor de 44 años trabajará para una televisión extranjera durante el Mundial, porque vive de su pincel. Celebra a Río, su Carnaval y su "futebol" en sus cuadros. "Pero prefiero pintar los muros, porque me expreso más, estoy menos limitado por el cuadro", confía a la AFP . Una callejuela de Lapa contiene varias de sus obras. Por ejemplo, recuerdo de junio de 2013, el Maracaná rodeado de manifestantes alegres vistiendo la camiseta de la Seleçao y con pancartas llenas de reivindicaciones, con Neymar en el terreno pronto para patear el balón que es en realidad...la cabeza de Sepp Blatter, presidente de la Fifa. "No estoy contra la Copa del Mundo, por el contrario, pero yo estaba en las manifestaciones, y es mi manera de decir que queremos fútbol pero también salud y educación", subraya Jambeiro, que se distingue de "quienes hacen garabatos" y "de los rebeldes que están siempre contra todo". En una guiñada humorística, representó en la misma callejuela el tren del Mundial-2010 detrás del cual corren aquellos que han sido ignorados por Dunga, seleccionador de Brasil en el Mundial de Sudáfrica: Ganso, Neymar, Ronaldo, Ronaldinho y Adriano. El Mundial-2014 visto por Jambeiro debería mostrar "al increíble Hulk jalando del convoy". "No hay razones para celebrar la Copa del Mundo este año", considera por su lado "Peq1". "Creo que es un poco traicionar el ideal revolucionario que nació en Brasil en 2013". Todo depende de qué lado del muro uno se ubique.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad