Barsa celebró el título de Liga en una fiesta ante medio millón de personas

Barsa celebró el título de Liga en una fiesta ante medio millón de personas

Mayo 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
Barsa celebró el título de Liga en una fiesta ante medio millón de personas

Fotografía publicada en Twitter por el futbolista del FC Barcelona, Cesc Fábregas, en la que aparece el jugador con sus compañeros, el argentino Leo Messi (derecha), y el chileno Alexis Sánchez (izquierda), en el autobús en el que los miembros del equipo azulgrana recorrieron las calles de Barcelona celebrando la consecución de su vigésimosegundo título de campeón de liga.

El título de Liga se marchó escoltado en un coche impoluto. El Barsa de Tito ya tiene su primer campeonato atado y bien atado. Y bajo buen resguardo.

El FC Barcelona, vigente campeón de Liga, celebró el título con una rúa (fiesta) en autobús descapotable que ha teñido de azulgrana las calles de la capital catalana ante medio millón de personas, según cifras de la Guardia Urbana.La plantilla azulgrana había insistido en las últimas semanas en que quería "dar valor" a la Liga conquistada, la vigésimo segunda del club catalán en toda su historia, y, visto el despliegue festivo, la plantilla demostró valorar por todo lo alto dicho logro.La cuarta Liga en los últimos cinco años se festejó con una auténtica discoteca móvil comandada por los vigentes campeones, que recorrió las principales arterias de la ciudad ante miles de aficionados entregados.La rúa estuvo formada con tres autobuses descapotables, el primero de ellos con la plantilla del Barsa femenino, también campeonas de Liga este año; el segundo, con el equipo de Tito Vilanova; y el tercero y último, con un grupo de música que puso al recorrido azulgrana el ritmo de una sonora batucada.Tres horas tardó en recorrer la comitiva el trayecto entre el World Trade Center, situado en el puerto barcelonés, y la Plaa del Doctor Ignasi Barraquer, no muy lejos de un Camp Nou que esta vez no acogió el cenit del festejo, que se aplazará hasta el final del próximo Barsa-Valladolid de Liga.La rúa arrancó al borde del mar, con algunos jugadores con la euforia -y el estado etílico, en algunos casos- disparada por las nubes. Con el título de Liga en la cabecera del autobús empezó el recorrido que a punto estuvo de empezar con un guiño cómico del destino, cuando Piqué, con el trofeo en sus manos, a punto estuvo de emular el trágico destino de Sergio Ramos.Con el título elevado en las manos, el central fue advertido in extremis por sus compañeros, cuando pasaban bajo una plataforma del puerto justo sobre sus cabezas. Por suerte, la desgracia, y las bromas que hubiera acarreado, se evitaron providencialmente.Alves, con una boina de los Mossos dEsquadra, y Alex Song, con una de la Guardia Urbana, fueron los más incansables durante todo el trayecto. Aunque nada comparable al joven Marc Bartra, que dio una exhibición de baile, cánticos y saludos y sonrisas continuas a una afición que pedía a gritos un gesto de sus ídolos, para inmortalizarlo en los móviles que poblaron el panorama.Tito Vilanova, que esta vez sustituyó el pañuelo de su cuello por una bandera azulgrana anudada, no se separó de Jordi Roura y Aureli Altimira, y fue uno de los más coreados. Iniesta y Xavi, los más tranquilos, no se cansaron de saludar desde el lateral del bus. "Esto es brutal. No tengo palabras", admitía el manchego.El popular Gangnam Style desató los bailes de todo el equipo. Poco se vio, sin embargo, al lesionado Leo Messi, que estuvo en muchos tramos en la parte inferior del vehículo. Cuando subió con el resto, estuvo comedido, pero siempre sonriente.Con menos afluencia que en otras celebraciones, los lugares que agolparon a más aficionados fueron un abarrotado monumento a Colón, así como el tramo entre Plaa Urquinaona y Passeig de Grcia, donde las calles literalmente se volvieron azulgranas, con un torbellino de confeti flotando en el aire.La masa azulgrana pidió a Valdés que se quedara en el club, cantó el himno a viva voz junto a los jugadores -Cesc, Alba y Alves se desgañitaron- y coreó los nombres de Tito, Puyol, Messi y Abidal.Y, como estrellas del rock, recibieron decenas de regalos de los aficionados, desde camisetas para firmar, que algún seguidor se ingenió para hacerles llegar con palos extensibles, hasta balones, guantes, banderas o, incluso, ropa interior, algo que desató el cachondeo entre los jugadores.Ya de noche, culminaron su trayecto, algunos de ellos incluso bajando del bus descalzos, como Puyol o un aturdido Piqué. La fiesta para ellos continuó en la noche.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad