Bajan los grandes y suben los chicos en el fútbol colombiano

Bajan los grandes y suben los chicos en el fútbol colombiano

Diciembre 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
OSVALDO HERNÁNDEZ - La Patria
Bajan los grandes y suben los chicos en el fútbol colombiano

A pesar de ganar ante Fortaleza en el estadio General Santander, el Cúcuta Deportivo no le alcanzó para mantenerse en la categoría A.

El próximo año, mientras en la A actuarán ocho equipos chicos, en la B lo harán ocho históricos o tradicionales. Los grandes están preocupados. Los chicos se defienden.

El mapa del fútbol colombiano cambia y la dirigencia ni se inmuta. El ascenso y el descenso, implementados en 1991, modificaron las dos máximas categorías. A medida que pasan los años, mientras a la Liga Postobón suben equipos nuevos, bien administrados, pero sin aficionados, a la B se van los tradicionales o taquilleros, que pagan caro sus errores. En otras palabras, mientras la A se empobrece en expectativas, la B se enriquece con la llegada de históricos. Pequeños como Itagüí, Equidad, Alianza Petrolera, Chicó, Patriotas, Fortaleza y Uniautómoma surten la A, mientras que América, Cortuluá, Unión Magdalena, Real Cartagena, Atlético Bucaramanga, Deportivo Pereira, Cúcuta Deportivo y Deportes Quindío, equipos tradicionales y con seguidores, animarán la B. La situación es tan sensible la han calificado como la peruanización del fútbol colombiano, como lo dijo el periodista Iván Mejía Álvarez en su columna de El Espectador del 25 de noviembre pasado. "El campeonato colombiano está requiriendo con urgencia una reingeniería. El modelo parece agotado y es necesario apelar al sentido común de proponer y encontrar cambios drásticos para que el espectáculo vuelva y el público encuentre atractivo el modelo", dijo Mejía Álvarez. A la hora de mirar el comportamiento de las asistencias y los promedios generales es evidente que han bajado los ingresos de espectadores a los estadios. Las estadísticas de Fabio León Naranjo, quien labora para el programa Gente, pasión y fútbol, de Une Medellín, muestra cómo los grandes triplican las asistencias de los recién ascendidos. Otro dato que aterra es la pobreza de los promedios de asistencia de estos últimos. Envigado, por ejemplo, nunca ha mejorado su promedio de 2.600 aficionados, y tiende a bajar. Dimayor explica El ascenso y el descenso fue tema en la última asamblea de Dimayor. Incluso se votó para modificarlo, pero perdió la propuesta. Hoy se hace teniendo en cuenta los últimos dos años y se quería que fuera directo, que descendieran los dos últimos de la A y que subieran los dos primeros de la B. Pero la idea no prosperó. "Se necesitaba una votación calificada, por eso no se logró", dice Ramón Jesurum, presidente de la Dimayor. El dirigente defiende el actual sistema: "no solo pasa en Colombia, también en Brasil y Argentina. Mire que acaban de perder la categoría Fluminense y Vasco". Jesurum reconoce que los promedios de asistencias a los estadios en la A han bajado, pero destaca que han subido en la B: "no podemos armar una polémica por esto, cuando aquí lo que hay es el reconocimiento a quienes hacen las cosas bien y el castigo para el que las hace mal". El directivo le responde a Iván Mejía, el periodista que calificó como "la peruanización del campeonato colombiano": "no sé si peruanización es ir al Mundial, participar en los torneos internacionales". Los clubes ponen peros Óscar Astudillo, quien entregará la presidencia del Deportivo Cali, hoy finalista de la Liga Postobón, dice que es un tema que preocupa mucho: "con el debido respeto por los que han subido, es evidente que hay un cambio drástico en la composición del Campeonato y eso se nota en las taquillas". El dirigente dice que ellos se resintieron por la ida a la B de equipos cercanos: "nosotros tenemos al América al lado, una taquilla que se fue, igual sucedió con Pereira, Tuluá y el Quindío". Rafael Castañeda, gerente general del Once Caldas, coincide con Astudillo, pero explica que muestra las fragilidades de algunos clubes: "hay que reconocer que el que pierde la categoría es porque hizo las cosas mal y el que sube las hizo bien. Es la ley del fútbol". Juan Carlos de la Cuesta, presidente del Atlético Nacional, dice que más que pensar en lo económico, se debe mirar cómo se trabaja: "nos debemos poner las pilas porque ya no se gana de nombre. Me alegra que suban los que han hecho las cosas muy bien y son competitivos". El dirigente dijo que sí es lamentable que plazas tradicionales se pierdan de la máxima categoría. Los chicos se defienden Ricardo El Gato Pérez, dirigente de Fortaleza, uno de los dos equipos que subió a la A junto a Uniautónoma, dice que respeta las opiniones de los demás, pero que no las comparte: "si subimos es porque hacemos las cosas bien y los que bajan es porque llevan dos años haciendo las cosas mal". Óscar Ignacio Martán, del Tuluá, considera que "el promedio es bueno porque realmente marca la gestión de un periodo".Otra queja que hay desde la B es que en las asambleas de la Federación votan todos con las mismas garantías, pero los campeonatos los juegan diferente. Los socios tipo A, los tradicionales, tienen tiquetes para viajar, $150 millones mensuales, más $400 millones y otros rubros. Los que suben deben pagar todo durante tres años, después de los cuales, para ser socios categoría A, deben pagar 5 mil salarios mínimos ($3 mil millones) para obtener la acreditación, algo que se considera desigual en la práctica. Por eso hoy para algunos clubes se ha vuelto atractiva la B. Los que descendieron y son tipo A viven de los ingresos que les corresponden por televisión y bajan sus costos, y los que son de la B y permanecen allí mejoran su mercado con equipos como América, Pereira, Bucaramanga, entre otros. A Acolfutpro le gusta Para Carlos Puche González, de la Asociación de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) la conclusión es una sola: se están yendo a la B los equipos incumplidos, los que no pagan. "La desorganización se paga. Mire que con excepción del Once Caldas, que cumple, los demás que están en proceso de reestructuración económica: Cúcuta, Pereira, Cartagena y América". Agregó: "mire al Quindío: el dueño vendió los derechos deportivos de un jugador en 2,5 millones de euros y ese dinero no llegó al Quindío, a Universitario o a Boca Juniors de Cali". En cambio, los pequeños o los nuevos están haciendo las cosas bien y por eso están subiendo: "Uniautónoma paga y Fortaleza, con doble contrato, también, eso es bueno para nosotros". Lo que sí cuestiona es la desigualdad con la que llegan los equipos nuevos a la A, pues no tienen las mismas garantías para operar: "mientras a unos les dan de todo, a otros no". La televisión, neutral Mauricio Correa, presidente del Canal Win Sports, que transmite la Liga Postobón (la A) y la Copa Postobón (la B), dijo que si bien hay un comportamiento así en el fútbol, esas son las reglas y hay que entenderlas: "mal haríamos nosotros en entrar a calificar los resultados cuando estos se están dando bajo las reglas". Al contrario, el ejecutivo consideró que lo que se ve es sinónimo de transparencia. Advirtió que ir a plazas diferentes, lejanas y más pequeñas les subirá los costos. El 4 de abril de 2008, Rory Miller, primer director del programa MBA Football Industries, de la Universidad de Liverpool (Inglaterra) habló con La Patria de fútbol y negocios. Dijo entre otras cosas que "hay una distancia enorme entre el directivo y el hincha. La mayoría de los hinchas son de las clases bajas y eso incide si no se les conoce; saber cómo piensan, qué quieren, hacia dónde van. Es una buena pregunta: ¿por qué los hinchas no van al estadio? Un resultado podría arrojar la causa y se podrían encontrar las soluciones. Eso pasa en muchos clubes en los que el presidente no sabe cómo piensa el hincha". Los promedios El siguiente cuadro muestra los promedios de asistencia de aficionados a los estadios colombianos desde 1992. Se destaca el equipo con mejor promedio y el del peor. Año Promedio país Mejor promedio Promedio más bajo 1992 13.627 27.393 (Nacional) 2.500 (Envigado) 1993 12.685 30.234 (Nacional) 3.934 (Unión Magdalena) 1994 10.449 21.312 (Nacional) 3.427 (Bucaramanga) 1995 12.304 34.403 (Junior) 2.048 (Envigado) 1995/96 12.022 23.387 (Cali) 2.693 (Envigado) 1996/97 8.577 23.121 (Nacional) 1.681 (Envigado) 1998 7.643 15.782 (DIM) 2.383 (Envigado) 1999 7.711 17.546 (Nacional) 2.107 (Envigado) 2000 6.338 11.606 (Millonarios) 1.374 (Envigado) 2001 9.856 25.491 (DIM) 3.120 (Junior) 2002 9.213 22.442 (Nacional) 1.812 (Envigado) 2003 9.237 18.702 (Nacional) 1.143 (Envigado) 2004 8.922 25.200 (Nacional) 1.346 (Envigado) 2005 9.838 26.786 (Nacional) 2.097 (Pasto) 2006 11.125 25.938 (Nacional) 1.465 (Envigado) 2007 10.885 28.992 (Nacional) 3.945 (Equidad) 2008 9.848 21.417 (DIM) 2.004 (Envigado) 2009 10.015 19.962 (Junior) 1.112 (Envigado) 2010 8.099 19.501 (Nacional) 873 (Envigado) 2011 6.675 16.798 (Nacional) 763 (Itagüí) 2012 8.435 20.508 (Nacional) 780 (Envigado) 2013 8.150 18.630 (Nacional) 419 (Envigado) * Estadísticas de Fabio León Naranjo. Promedios de 2013 Los promedios de asistencia a los estadios colombianos este año. Equipo Cantidad Nacional 18.630 Millonarios 17.809 Junior 14.493 Santa Fe 13.618 Cali 12.971 DIM 11.262 Cúcuta 9.774 Once Caldas 8.200 Pasto 8.124 Tolima 4.470 Chicó 2.494 Patriotas 1.944 Alianza 1.788 Huila 1.694 Equidad 1.477 Itaguí 1.468 Quindío 1.352 Envigado 419 * Estadísticas de Fabio León Naranjo. La A del 2014 1. Atlético Nacional 2. Deportivo Cali 3. Independiente Santa Fe 4. Millonarios 5. Itagüí 6. Deportivo Pasto 7. Once Caldas 8. Atlético Junior 9. Deportes Tolima 10. Independiente Medellín 11. La Equidad 12. Atlético Huila 13. Envigado FC 14. Alianza Petrolera 15. Chicó FC 16. Patriotas FC 17. Fortaleza 18. Uniautónoma La B del 2014 1. América 2. Rionegro 3. Cortuluá 4. Unión Magdalena 5. Real Cartagena 6. Atlético Bucaramanga 7. Llaneros FC 8. Jaguares FC 9. Valledupar 10. Bogotá FC 11. Depor FC 12. Pereira 13. Expreso Rojo 14. Real Santander 15. Barranquilla F.C. 16. Universitario de Popayán 17. Deportes Quindío 18. Cúcuta Deportivo

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad