Atlético de Madrid es el nuevo monarca del fútbol español

Atlético de Madrid es el nuevo monarca del fútbol español

Mayo 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AP - El País.com.co
Atlético de Madrid es el nuevo monarca del fútbol español

Mano a mano entre el defensa del Barsa, Gerard Piqué, y el delantero del Atlético de Madrid, Diego Costa.

Atlético no ganaba la liga española desde 1996, cuando también ganó la Copa del Rey con Simeone como comandante del mediocampo.

Atlético de Madrid empató el sábado 1-1 con el Barcelona y conquistó su primer título de la liga española en casi dos décadas y luego de nueve años de dominio entre el equipo catalán y Real Madrid. El Valencia, en 2004, fue el anterior equipo que rompió el duopolio del Barcelona y el Madrid en la liga española. Sin su goleador Diego Costa ni el volante Arda Turán, ambos lesionados en los primeros 23 minutos, el equipo de Diego Simeone aguantó la bofetada del gol del chileno Alexis Sánchez a los 33 y empató con un cabezazo del uruguayo Diego Godín a los 49. Esta temporada los 'colchoneros' van por un premio aún mayor: el próximo sábado enfrenta al Real Madrid por la final de la Liga de Campeones en Lisboa. Al Atlético le bastaba un empate en el Camp Nou para alzarse con el trofeo, ya que llegó a la última fecha del campeonato con tres puntos de ventaja sobre el Barsa. El Atlético, líder en las últimas diez fechas ligueras, había dilapidado su ventaja en las dos anteriores, en que cosechó una derrota y un empate, resucitando al Barsa del también argentino Gerardo Martino, quien a todas luces se despidió de la entidad azulgrana sin título alguno tras un año al timón. El Madrid quedó finalmente tercero en el campeonato, también a tres puntos del nuevo rey colchonero. El Camp Nou se vistió de gala para la gran final, exhibiendo un mosaico y fervor inusitado en las cerca de 100.000 gargantas barcelonistas, deseosas de empujar a su equipo al triunfo requerido. Con el exazulgrana David Villa acompañando al reaparecido Costa en punta de ataque, el Atlético practicó la presión avanzada sobre el arco de José Manuel Pinto, buscando también sacar rédito a las jugadas a balón parado. Pero sobre el cuarto de hora, el plan del líder sufrió su primer revés al resentirse Costa de sus problemas musculares. Entró Adrián López por el hispano-brasileño pero el plan se mantuvo, con repliegue defensivo solidario en la marca de Messi, ofuscado en la mayoría de sus acciones, sin ritmo y escasas ideas. Al poco cayó el segundo golpe para el Atlético con la lesión de Turán, quien se unió a un desconsolado Costa en la banca rojiblanca, mientras Simeone no se lo acababa de creer y llamaba a Raúl García. El Barsa, poco continuista en sus evoluciones ofensivas, optó por descargar por la banda derecha de Dani Alves, pero ni Sánchez ni Pedro Rodríguez acertaron a cabecear sendos centros del lateral. Pero, cuando más parecía que el Atlético había tomado la medida al equipo de Martino, apareció la diestra de Sánchez para reventar la pelota y transitoriamente la liga, cambiando radicalmente el escenario y el ánimo de ambos contendientes. Fue en una jugada aparentemente inofensiva, con balón bombeado de Cesc Fábregas a Messi, control largo de pecho del argentino y brutal descarga del chileno, sin apenas ángulo, al rincón izquierdo de Thibaut Courtois, para su 19na diana. El gol dio un vuelco al choque y significó la primera ventaja del Barsa en sus seis enfrentamientos con el Atlético esta temporada. Pero los de Simeone reaccionaron con bravura al tercer mazazo en poco más de media hora, encerrando al cuadro local en los minutos siguientes y alcanzando el descanso en desventaja pero mejoradas sensaciones y saldo de tiros de esquina a favor. Las buenas impresiones mejoraron con el inicio de la segunda mitad, en que Villa tardó un respiro en soltar un latigazo al poste de Pinto. En su siguiente llegada, habilitado por Jorge Resurreción "Koke" , el asturiano se entretuvo demasiado ante el arquero. Pero la tercera del Atlético, un tiro de esquina lanzado por Gabi Fernández, fue la vencida: Godín saltó más alto que toda la defensa azulgrana y su cabezazo imperial, picado a un lado, subió la histórica igualada al marcador. Martino movió ficha: relevó al renqueante Sergio Busquets por Alex Song y Rodríguez dejó su lugar al brasileño Neymar, reaparecido tras un mes de baja. Pero apenas un zapatazo lejano de Alves, despejado por Courtois a falta de siete minutos, contabilizó como clara ocasión local en toda la segunda mitad, condenando al vigente y desfondado campeón, y alzando a la gloria al Atlético y Simeone, manteado por sus jugadores sobre el césped de un rendido Camp Nou.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad