Así vivió la familia de Jackeline Rentería su actuación en Londres 2012

Agosto 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
DIANA CAROLINA HERNÁNDEZ - El País.com.co

Elpais.com.co acompañó a la familia de la medallista olímpica en cada uno de sus combates, camino al triunfo en Londres 2012

El Valle del Cauca y todo Colombia estaban esperanzados en Jackeline Rentería, una joven caleña que hace cuatro años se alzó con la gloria olímpica, luego conseguir la medalla de bronce en Pekín 2008.Su esposo, amigos y demás familiares, sufrieron durante el primer combate de la luchadora contra la coreana Han Kum Ok. "Lanzate", "aplastala", "controle las muñecas" y "arriba Jacke, arriba", gritaban sus allegados, dándole aliento a su querida campeona. Después de mucho sufrir y un desempate en el tercer round, todo fue gloria en la casa Rentería. Un contundente "sí" salió desde el alma de todos los que observaban el combate. Con una mirada al cielo agradecieron a Dios el primer obstáculo superado."Qué sufrimiento, esto es muy duro, pero Jacke puede, ella es una berraca", afirma su hermana Ana Cristina. Mientras, su esposo Julio Cesar Muñoz, decía: "La primera pelea siempre es difícil, pero ahora de pronto está más suelta en el segundo combate".Menos de media hora transcurrió antes de iniciar el segundo combate, pero para su familia pareció una eternidad. El pequeño hermano de la campeona, de 11 años, preguntaba cada minuto por Jackeline.Lisette Antes Castillo era la rival a vencer por la colombiana. El esposo de Jackeline, quien parecía el comentarista oficial de los combates, hablaba sobre las condiciones de la luchadora ecuatoriana, rival a la que Rentería jamás se había enfrentado. Mientras todos observaban, su madre, Delia Castillo, se refugiaba en la cocina. Por eso de las cábalas, ella prefería no ver los combates de su hija. Y la cábala surtió efecto. Jacke logró superar el tercer y último set, el definitivo, en el cual se alzó con la victoria y así saltó a las semifinales en los 55 kilogramos. Un grito de júbilo y descanso se escuchó en la casa de la campeona. Su brincaba de la felicidad al ver que su amada estaba ratificando su poderío en Londres 2012. "Ahora le toca con la canadiense, es una dura rival, pero Jacke lo va a lograr. Estamos confiados en sus capacidades", aseguraba Julio César Muñoz. El tercer combate fue angustiante. Un silencio total llenó la casa de la campeona luego de su derrota frente a la luchadora canadiense. "No, ya perdió. Que le pasó a Jacke", eran los lamentos que se escuchaban de sus amigos y familiares. Mientras tanto, su madre y madrina, doña Maria Adela Fernández, rezaban refugiadas en la cocina, sin saber el resultado. Al final tan sólo un abrazo soportó el dolor de la derrota.Caras largas y de tristeza se dibujaron en el hogar de la luchadora vallecaucana. Ahora, Jackeline tenía que jugársela toda para traer de nuevo un bronce al país, mientras su familia seguía rezando para que la gloria y la felicidad olímpica llenen su casa.DEL SUFRIMIENTO A LA EXTREMA ALEGRÍACasi tres horas tuvieron que esperar los allegados a la Rentería para ver el combate que podría volverla histórica. Si 'Jacke' se alzaba con la medalla de Bronce, sería la primera mujer en obtener dos preseas para Colombia en unas justas olímpicas.Con una gaseosa y un plato de arroz chino, sus familiares trataban de pasar el angustiante momento antes del combate de la campeona. En ese tiempo de espera llegó su entrenador Víctor Capacho, quien se reunió con la familia de Jackeline para vivir la cercana emoción de volver a obtener una medalla olímpica. “Jackeline es muy fuerte mentalmente, ella es una campeona y sabe manejar la presión. Obvio la rival es muy buena, pero ella puede”, afirmó con contundencia Capacho. El gran momento llegó, mientras Jackeline en Londres se preparaba para luchar hasta con la 'uñas' por su segunda medalla olímpica, su familia en Cali estaba preparando la fiesta, pues contaban con el triunfo de su campeona. Todo fue angustia en ese último combate por la gloria, ya que éste se volvería a vivir como los anteriores: todo a tres sets. “Movela”, “volteala” y “dale, dale”, era lo único que se escuchaba en la casa Rentería.El júbilo retornó al hogar de la campeona luego de que en Londres el juez alzara la mano izquierda de Jackeline, confirmando la victoria de la colombiana y la sexta medalla para el país en estas justas. En un instante los gritos, abrazos, besos y lágrimas se hicieron presentes. La casa Rentería se quería caer, mientras su madre estaba en cuclillas en la cocina, tapándose los ojos con sus manos y sin saber lo que sucedía en la sala.“Estoy muy feliz, no lo puedo creer. 'Jacke' lo logró”, repetía la feliz madre, que no ahorró en lágrimas. La emoción también fue evidente en el esposo de la medallista olímpica, quien abrazaba a todo el que pasaba por su lado repitiendo sin cesar "sí, sí lo hizo". "Ella es una luchadora, una luchadora literal", afirmaba su hermana Nini Johana. Mientras tanto en Londres, Jackeline se colgaba su segunda medalla de bronce en unas olimpiadas. Alzando los brazos confirmaba su poderío en la lucha a nivel internacional. Unos deliciosos tamales esperan a la medallista olímpica en casa. La luchadora llegará al país el próximo martes 14 de agosto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad