Así recuerdan tres periodistas a Andrés Escobar, el 'Caballero del fútbol'

Julio 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
César Polanía | Enviado Especial de El País a Brasil

Tres periodistas que lo conocieron, recuerdan hoy al defensa Andrés Escobar, en tiempos de Mundial, cuando se cumplen 20 años de su desaparición, tras su participación en Estados Unidos 94.

Veinte años después de su inesperada y trágica desaparición, el nombre de Andrés Escobar vuelve a escucharse en un Mundial de Fútbol.El 2 de julio de 1994, el defensa de la Selección Colombia fue asesinado de seis disparos en Medellín, diez días después de regresar del Mundial de Estados Unidos, donde tuvo el infortunio de marcar un autogol que supuso la eliminación del conjunto de Francisco ‘Pacho’ Maturana ante los anfitriones.En el marco de la Copa del Mundo que se juega actualmente en Brasil, el ‘Caballero del fútbol’ ha cobrado vida en la memoria de aquellos que lo conocieron y lo recuerdan no solo como el gran jugador que fue, sino como una gran persona, una huella que con el pasar del tiempo, ni siquiera han podido borrar quienes le quitaron la vida.Pasaron muchos años y el jugador se mantiene en la memoria de quienes lo conocieron, pou su fútbol y su don de gentes.El País recogió los testimonios de tres periodistas que estuvieron con él antes y después del fatídico autogol y, más allá de aquel episodio, recordaron al hombre, al futbolista.Darío Ángel RodríguezA Andrés Escobar lo recuerdo como un caballero en la cancha, elegante, que marcaba y no pegaba, jugaba sin agredir al rival. Andrés era todo un líder, un jugador de talla mundial.Cuando salió del Hotel Marriot, de Fullerton (California), tras la eliminación de Colombia en el Mundial de Estados Unidos, le hice una entrevista en el lobby. Tenía una serenidad y una autocrítica muy elocuentes. Me dijo que regresaba al país, porque algunos jugadores quisieron quedarse con sus familias, y que para él la vida seguía, después de ese autogol. En ese momento había una gran posibilidad para que Andrés se fuera a jugar al Milán. Había una estrecha relación entre el técnico Arrigo Sacchi y ‘Pacho’ Maturana, y la idea era que Escobar jugara en ese equipo italiano. Arrigo Sacchi tenía una fijación especial en Andrés porque era visto en su momento como un Franco Baresi colombiano, un líbero con clase, zurdo, de un fútbol realmente admirable.Recuerdo que en medio de su madurez y su señorío tenía cosas de niño. Era enfermo por jugar Nintendo, era como el niño consentido de la familia, y así lo veían don Darío, su padre, y su hermano Santiago, además de sus otros seres más cercanos. Era un ser humano extraordinario. Hoy estamos viendo un instante de mucha satisfacción que coindice con los 20 años de la partida injusta e inadmisible de Andrés. Que esta participación de Colombia en Brasil sea un homenaje a su memoria.Jonhson RojasEl de Estados Unidos 94 fue mi primer Mundial y estaba cubriendo a la Selección Colombia para el Noticiero TvHoy. Y ahí lo conocí. Era un hombre admirable, con una gallardía impresionante. Siempre fue un hombre alegre y respetuoso con los demás. Se me hace increíble que miremos esto que está haciendo hoy la Selección Colombia en Brasil y él no pueda ser testigo presencial de ello. Andrés tenía todas las condiciones para seguir triunfando con la Selección y a nivel de clubes en el fútbol internacional. Un año después de su muerte fui a Medellín a hacer una crónica y recorrí el colegio Calasanz, donde estudió; hablé con sus amigos de infancia, con la novia en ese entonces y su familia, y había un sentimiento siempre de amor hacia él, por su calidad como persona. Veinte años después de su muerte, el sentimiento sigue siendo el mismo. Andrés nos dejó una huella imborrable y los colombianos lo recordamos siempre. No creo que su muerte haya sido por razones futbolísticas, sino por un tema ajeno, pero no había motivos para asesinarlo, sea cual haya sido el motivo. Siempre tuvo una sonrisa y era un hombre muy cálido.Jaime Orlando DinasHablé muchas veces con Andrés Escobar, inclusive desde que jugó Copa Libertadores con Nacional, y luego en su proceso con la Selección Colombia. El día que Colombia quedó eliminada en Estados Unidos 94, me le acerqué a Andrés, quien estaba en compañía de su hermano Santiago y su padre, y le quise hacer una entrevista por aquel tema del autogol. Era mi obligación como periodista. Nunca se me va a olvidar lo que me respondió. Me dijo: “Jaime, entiéndeme en este momento”. Respeté eso y entendí cómo se sentía después del autogol y la eliminación de Colombia. Le apreté la mano y me retiré. Esa fue la última imagen que tuve de él. Andrés era un señorazo, como lo ha sido su hermano Santiago. Nunca te miran de manera distinta a la de un amigo, nunca te levantan la voz, nunca se irritan con el periodista. Por eso me impactó tanto la muerte suya. Yo estaba aún en Estados Unidos cuando me enteré y no podía creerlo. Andrés era un excelente jugador, pero mejor persona. Y por esas dos condiciones estuvo a punto de jugar con el Milán de Italia. Antes de su muerte ya estaba palabreada su partida de Nacional a ese club de Arrigo Sacchi. Hoy lo recordamos con mucho sentimiento, sobre todo por lo que está haciendo en Brasil la Selección Colombia. Él estaría muy feliz de ver a estos jóvenes triunfando. Nunca lo vamos a olvidar. ¡Qué señor! ¡Qué jugador!

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad