Así celebró la familia de Yuri Alvear su medalla de plata en los Juegos de Río 2016

Así celebró la familia de Yuri Alvear su medalla de plata en los Juegos de Río 2016

Agosto 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
El País.com.co

En medio de angustias, oraciones y sueños, los padres de nuestra 'campeona' vivieron el día de la competencia de la segunda medalla olímpica de Colombia en Río 2016 desde su casa familiar en Jamundí.

[[nid:565440;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/08/yuri.gif;full;{La familia de Yuri Alvear desde Jamundí disfrutó de la medalla olímpica que la judoca se colgó en Río 2016. La esperan ansiosos para celebrar en grande.Periodista: Andrés Martínez - Videógrafo: Carlos Castillo}]]

En una casa cuyo lote fue donado y sus paredes construidas por las manos de don  Arnoby Alvear, la familia de la medallista olímpica vivió a su manera la presentación de la vallecaucana, que el miércoles le entregó la segunda presea olímpica a Colombia en Río-2016. 

Desde las 11:00 a.m., la 'mamá olímpica', Miriam Orejuela, empezaba a recibir con sonrisas y confesiones a los primeros vecinos que se acercaban;  y a brindar sus primeras declaraciones a la prensa, en las que mostraba, sin restricciones, su optimismo hacia la prueba que se cumpliría tres horas más tarde: la semifinal de judo olímpico femenino.

En medio de su timidez, don Arnoby Alvear, padre de Yuri, también intentaba mostrarse seguro ante la inminente salida de su hija. 

Lea también: 'Colombia vibra con la medalla de plata de Yuri Alvear en Río 2016'.

La vivienda de la 'campeona' en Jamundí  era,  a las 2:00 p.m., el hogar de decenas de aficionados que querían encontrar un espacio, así fuera entre ventanas, para ver a la judoca que más triunfos le ha dado al país. Su enfrentamiento con la británica Sally Conway logró subir los ánimos y las ilusiones. La noticia era que Yuri Alvear había asegurado una medalla en Río 2016, pero su familia sabía que la deportista iría por mucho más.

Su entrenador Ruperto Guauña, quien fue el encargado de iniciarla en esta disciplina y acompañarla por más de 7 años, no dudaba sobre el color de la medalla. "Hoy vamos por la de oro. No lo dude, será así".

Lea también: '"Dí todo lo que tenía para subir al podio en Río 2016": Yuri Alvear'.

Con apenas unos minutos de diferencia, y casi el doble de espectadores en el apretado segundo piso de la casa familiar, Yuri se enfrentó a su sueño de oro, del que la separaba la japonesa Haruka Tachimoto.

En la primera planta, alejada del tumulto, la 'mamá olímpica', Miriam Orejuela, no veía la competencia, solo tenía en su mente el rostro de su hija, mientras alzaba unas oraciones al cielo. Su ferviente devoción ha hecho parte de los triunfos de Yuri, de su medalla en Londres 2012, y de los triunfos que la tienen hoy como la segunda mejor judoca del planeta.

Fueron diez minutos de oraciones. La competencia había terminado y ahora la familia Alvear tenía sentimientos encontrados. Algunos rostros de angustia aparecieron en el hogar de la medallista; pero duraron muy poco.

Con el orgullo en el pecho, padres, hermano y amigos de Yuri Alvear no cesaron de brindar declaraciones sobre las cualidades de la deportista, y de la importancia de su logro plateado para ella, para su familia y para Colombia. "Estoy agradecida también con el país, es un logro de todos los que la han apoyado por tanto tiempo", señaló su mamá.

Esperan recibirla el próximo viernes, con los corazones abiertos y abrazos extensos. "Muy orgullosos, nos sentimos. Contento con lo que mi Dios le ha dado a mi hija, de sus proyectos. Es un ejemplo para toda Colombia", confesó al final su padre.

Seguramente le esperará una de las especialidades de su mamá en la cocina y la congratulación de todo un país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad