Arnauld Demarre logra su primera victoria en el Tour en un accidentado sprint

Julio 04, 2017 - 10:36 a.m. Por:
Agencia EFE
tour de francia

El ciclista francés del equipo FDJ Arnaud Demare celebra su victoria en la 4ª etapa del Tour de Francia

EFE / El País

El francés Arnaud Demare (La Francaise) estrenó su palmarés en el Tour en una jornada de final caótico por las caídas que se disputó entre Mondorf Les Bains (Luxemburgo) y Vittel, de 207 kilómetros, en la que Geraint Thomas (Sky) mantuvo el maillot amarillo.

Demare, con un tiempo de 4h.53.54, ganó la partida a Peter Sagan, en el centro de la polémica por una maniobra irregular, y posteriormente sancionado con 30 segundos, y al noruego Alexander Kristoff (Katusha).

Ajenos al infernal desenlace de la etapa, el grupo de favoritos se echó atrás, a guardar el chásis ante la primera jornada del miércoles en La Planche des Belles Filles, donde ya aparecerán los grandes candidatos a la cancillería del Tour.

"Han sido 200 kilómetros que parecían de etapa neutralizada", dijo Contador en meta, pero el final se complicó. Fue un festival de caídas. Una primera dentro del último kilómetros cortó el pelotón, una posterior en la recta de meta dejó KO al alemán Degenkolb y al británico Mark Cavendish.

Responsable del lance, el eslovaco doble campeón mundial Peter Sagan, quien sacó el codo de paseo para estampar a Cavendish contra las vallas. Degenkolb, que venía detrás, voló y aterrizó con dureza contra el asfalto.

En medio del caos más absoluto los supervivientes del infierno discutieron la victoria en "petit comité". Levantó los brazos el campeón nacional Arnaud Demare, de 25 años, feliz por su estreno en la carrera de sus sueños. Desde 2006 no ganaba un ciclista galo al esprint, el último Jimmy Casper.

Geraint Thomas aguantó el maillot amarillo un día más, inamovible en sus espaldas desde la crono inicial. Entrará en el primer examen en alto de los Vosgos con 12 segundos sobre Froome y el australiano Michael Matthews (Sunweb). La penalización puso a Sagan último de la etapa y decimoquinto en la general.

A partir del medio minuto el resto de candidatos: Richie Porte, Nairo Quintana, Alberto Contador, Bardet y Aru.

El protagonista inicial fue el belga Guillaume Van Keirsbulck (Wanty), este año ganador del G.P Le Samyn, única prueba en el palmarés del equipo belga, uno de los invitados al Tour. Un ciclista de pedigrí, pues es nieto de Benoni Beheyt, campeón mundial en 1963 por delante de Rik Van Looy, e hijo de Kurt, profesional de 1988 a 1991.

Este humilde corredor se independizó de salida como si no hubiese un mañana, atravesó Schengen, localidad donde en 1985 se firmaron los acuerdos para la libre circulación de las personas en Europa y se convirtió en una especie de Quijote a lomos de su bicicleta.

Cargado más de historia familiar que de posibilidades desafió al gigante pelotón hasta acumular 14 minutos de ventaja. Tuvo el premio de "chupar" cámara durante 190 kilómetros y de puntuar en cabeza en la única dificultad de la jornada, el Col des Trois Fontaines.

Pero la etapa de "las aguas", entre las estaciones termales de Mondorf-les-Bains y Vittel, no estaba en la lista de regalos. El baño de gloria estaba reservado para los esprinters, de ahí que a 14 de meta la aventura en solitario pasara a la pequeña historia del Tour.

Una etapa nueva, ya muy diferente a una neutralizada. El calor y el alto ritmo inyectó nerviosismo al pelotón. La Francaise olía los laureles, como el Dimension Data, de ahí que pusieran a sus hombres a tirar de la locomotora.

Una serie de curvas en zona vallada anunciaban peligro. Los favoritos se apartaron, los velocistas se adelantaron. Lucha por la posición. El batacazo partió el grupo en mil pedazos a menos de un kilómetro de meta.

Los esprinters estaban en la selección, menos Kittel, que quedó cortado. En plena locura y ya en la recta de meta, Sagan tiró de codo para evitar que le pasara Cavendish. El "Expreso de Man" descarriló. Detrás iba Degenkolb, el otro gran damnificado.

A río revuelto, ocasión para Demare. Premio para el francés en su tercer Tour, ataviado con el maillot tricolor y ahora dueño del maillot verde. El ganador de la Milan San Remo 2016 logró la novena victoria de la temporada, en su puesta de largo en la carrera con la que soñaba desde niño el ciclista de Beauvais.

Con la quinta etapa llega el primer examen serio de montaña. El recorrido entre Vittel y La Planche des Belles Filles, de 160,5 kilómetros, tendrá la meta en alto tras un ascenso de 5,9 kms al 8,5 de pendiente media. Los favoritos a escena.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad