Apretada victoria del Real

Diciembre 19, 2010 - 12:00 a.m. Por:
EFE / Enlajugada
Apretada victoria del Real

Ángel Di María, volante argentino del Real Madrid y la selección 'albiceleste'.

El Real Madrid conquistó su triunfo más sufrido de la temporada en el ‘Santiago Bernabéu’, para mantener el pulso con el Barcelona, en un duelo repleto de sufrimiento ante un rocoso Sevilla.

El Real Madrid conquistó su triunfo más sufrido de la temporada en el ‘Santiago Bernabéu’, para mantener el pulso con el Barcelona, en un duelo repleto de sufrimiento ante un rocoso Sevilla, en el que pagó la baja de Xabi Alonso y que decidió un gol milagroso de Ángel Di María en inferioridad numérica.La ausencia de Xabi Alonso era un duro trago de digerir por el Real Madrid. José Mourinho lo sabía y pidió el apoyo del ‘Santiago Bernabéu’. Hacía falta el aliento ante la pérdida de un jugador imprescindible. Si en el histórico Barcelona Xavi marca un estilo, en el conjunto madrilista es Alonso quien maneja los tiempos. El medio centro es una demarcación vital en el fútbol actual.La apuesta de Mourinho fue tan rocosa como la de Gregorio Manzano. El Sevilla planteó un muro con la dureza de Konko, Zokora y Romaric. Ante ellos Lass Diarra y Khedira. La lucha estaba tan garantizada como la ausencia de juego. Un encuentro plomizo asomaba por el ‘Bernabéu’ que debían decidir las individualidades.Un duelo que aseguró espectáculo en el pasado, con un taconazo mágico de Guti para un gol de Zidane que nunca se borrará de la memoria, se convirtió en un ejercicio de paciencia para la afición blanca. La fue perdiendo a la par que Pepe perdía balones en largo ante la falta de creación. Hasta cinco. Y según fue creciendo la indignación con decisiones arbitrales.El Sevilla tenía claro su partido. Inmerso en una serie de derrotas, hasta cuatro consecutivas, no arriesgaría. Se armó en defensa y buscó a sus matadores, Luis Fabiano y Negredo. Las ausencias de los extremos Perotti y Jesús Navas, más Kanouté, eran una losa difícil de levantar, pero con orden hizo perder la paciencia a su rival.Sólo llegaba el Real Madrid en acciones aisladas. Dos faltas lanzadas por Cristiano y detenidas por Palop. Un disparo lejano con potencia de Di María que sacó con apuros el meta sevillista. Pero el argentino estaba destinado para darle la victoria al Real y fue en el minuto 31 de la segunda parte se encontró un balón rechazado en el área rival, y sin precipitarse, aguantando la salida de Palop, recortó y definió con precisión.Un gol que vale su peso en oro, que defendió con garra hasta el final el Real Madrid para mantener con lucha pero sin brillo el pulso por el título con el Barcelona, y que deja al Sevilla en el peor momento de la última década con cinco derrotas ligueras consecutivas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad