Apoyo familiar es vital en la Selección Colombia

Agosto 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
MARCO ANTONIO GARCÉS / Enviado Especial de El País - Bogotá

Una romería se toma a diario –especialmente al mediodía- los alrededores del Hotel Marriott de la 26, sitio de la concentración de Colombia en Bogotá. Mirla Esther Asprilla es la mamá de Didier Moreno, uno de los volantes de marca de la Tricolor...

Una romería se toma a diario –especialmente al mediodía- los alrededores del Hotel Marriott de la 26, sitio de la concentración de Colombia en Bogotá.Aparte de algunos familiares de los integrantes del combinado criollo allí llegan curiosos y fanáticos que piden autógrafos y quieren tomarse fotos con los muchachos que tienen al país soñando con un título en el Mundial Sub 20.Entre ellos están los padres de Santiago Arias, Didier Moreno y Andrés Mosquera, quienes saben que dependen de una autorización del cuerpo técnico para poder compartir unos momentos con los jugadores.Mirla Esther Asprilla es la mamá de Didier Moreno, uno de los volantes de marca de Colombia, que hasta el año pasado estuvo en el América y en la próxima Liga Postobón hará parte de la plantilla de Santa Fe. “Estoy acá dándole todo el calor humano y fuerza positiva para que las cosas salgan bien”, dice doña Mirla, quien es docente de español hace 12 años en el Colegio ‘Pedro Gray Rivarola’, de Quibdó, en el que le dieron permiso de tres días para acompañar a su hijo.“Didier es callado, pero tiene un corazón bastante alegre, como todo chocoano”, dice doña Mirla, quien logró que por unos minutos la dejaran entrar a hablar con el muchacho en el exclusivo hotel, donde Colombia cumple su acuartelamiento.Confiesa que el 6 de Colombia desde pequeño siempre fue muy inquieto con el balón, “le gustaba irse a jugar fútbol después de llegar de la escuela y con el correr del tiempo allí está, cumpliendo sus metas”. Asegura estar muy resignada con el frío capitalino, pues la diferencia de temperatura es notable con su ciudad de origen. “Todo sea por el amor de madre”, afirma con dulzura.Con ella está Wílmar Andrés, hermano mayor de Didier y egresado de Ingeniería en Teleinformática, pero desempleado. Los dos hacen fuerza para que el equipo le gane este viernes a Corea del Sur y se mantenga en Bogotá, una ciudad que ha respondido con creces al honor de ser la casa de la Selección.Los otros dos hijos de doña Mirla, Keisy Esther y Faider Steven, estudian, y se quedaron en la capital chocoana, pero desde allá le hacen fuerza al espigado volante colombiano.Julio Ángel Mosquera es el padre de Andrés, arquero suplente de Colombia.Trabaja en una finca bananera del Urabá y con su esposa decidió venir a disfrutar del Mundial para acompañar al guardameta.Él estará sólo hasta el próximo sábado en Bogotá, porque debe poner algunas en orden antes de reintegrarse a sus funciones el próximo 8 de agosto. “La idea es conseguir un nuevo permiso si la Selección llega a la final”, advierte.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad