Antoine Griezmann le dio el triunfo al Atlético de Madrid ante Leicester 

Abril 12, 2017 - 04:02 p.m. Por:
Elpais.com.co
atletico de madrid

El conjunto de Diego Simeone dio el primer golpe en los cuartos de final de la Champions League.

EFE / El País

El delantero francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann fue el gran protagonista de la victoria por 1-0 de su equipo, en la ida de cuartos de final contra el Leicester inglés, con un gol de penalti y un partido brillante, en el que la única nota negativa fue su lejanía del área para aumentar la renta.

El '7' rojiblanco no solo fue el autor del primer gol, provocado por él mismo en una carrera en la que condujo el balón durante 60 metros hasta recibir la zancadilla del visitante Marc Albrighton, sino que destacó por su hiperactividad durante todo el encuentro, desplegando detalles por zonas bastante alejadas del área rival y buscando combinaciones con sus compañeros 'Koke' Resurrección y Yannick Carrasco.

Nadie duda que el delantero galo está de dulce. Lleva 24 goles en los 43 partidos oficiales de la presente temporada, el último el que supuso el empate en el derbi madrileño contra el Real Madrid en el Bernabéu; y está a apenas ocho tantos de igualar la cifra de la anterior temporada, el objetivo de superarse año a año que el menudo atacante galo siempre reconoce que está entre sus metas de cada curso.

Sin embargo, al derroche de facultades que ofreció ante el Leicester, en el que se vio un Griezmann en funciones de director de orquesta, combinando con el resto de sus compañeros para lanzar hacia adelante el ataque del Atlético, se le puede poner un pero: un punto más de trabajo de puro delantero, de oportunismo en el área rival.

En el despliegue global de Griezmann se echó en falta más presencia en los últimos metros del ataque, donde el momento brillante del futbolista galo se pueda convertir en más tantos. Algo que el mismo Griezmann ha reconocido que le pide su entrenador, el argentino Diego Simeone, y sus compañeros del centro del campo.

Los primeros 25 minutos fueron claves en la puesta de escena de hoy de este Griezmann libre de cadenas, que vibró en el inicio explosivo del Atlético, especialmente en la conexión con Koke, quien a punto estuvo de inaugurar el marcador en los primeros cuatro minutos en uno de sus lanzamientos desde fuera del área, una suerte que también intentaría Saúl Ñíguez, sin éxito.

El Atlético no obtenía réditos de su dominio abrumador en los primeros 20 minutos, lo que comenzó a dar oportunidades de soltarse al conjunto inglés, que encontró en el interior izquierdo Marc Albrighton a un magnífico francotirador que, desde su atalaya de la banda izquierda, sembraba el peligro en el área del Atlético con balones profundos en busca del remate de su delantero Jamie Vardy.

Quién le podría decir a los aficionados 'foxes' -casi 3.000 en el estadio Vicente Calderón esta noche, alguno de ellos tristemente protagonistas la víspera por varios altercados en la Plaza Mayor- que su mejor herramienta ofensiva se iba a convertir, minutos después, en la clave negativa de la derrota en el Calderón.

Porque la positiva tenía que ser, obviamente, Griezmann. El delantero galo recibió un pase tras el rechace de un saque de esquina inglés, recorrió medio campo con el balón y recibió al borde del área una zancadilla de Albrighton, que el colegiado sueco Jonas Eriksson juzgó merecedora de la pena máxima.

La acción pareció fuera del área, pero el juez escandinavo decidió que había sido dentro, y el mismo Griezmann se encargó de ejecutar el balón a la derecha del danés Kasper Schmeichel, que se lanzó a su izquierda engañado por el delantero del Atlético.

El conjunto rojiblanco llegó a tener alguna otra opción desde lejos, pero no tuvo la puntería necesaria, que tampoco le acompañó en la segunda.
No obstante, Griezmann no cejó en la intención de ser determinante en el juego de su equipo y lo consiguió en varias situaciones clave. Suya fue la acción que provocó la falta del central del Leicester Robert Huth, que le impedirá jugar el partido de vuelta en el King Power Stadium.
Tampoco bajó su nivel de actividad con el paso de los minutos, con movimientos hacia las bandas con el objetivo de sembrar el desconcierto en los defensores rivales, y que casi fructifican en el minuto 74, cuando le sirvió una oportunidad clara al argentino Ángel Correa.

No llegó ese segundo gol, por lo que el Atlético tendrá que irse a disputar el pase a semifinales a Inglaterra con una renta menos benévola de lo que debería haber disfrutado a tenor de lo visto sobre el tapete del Vicente Calderón.

Un estadio que le declaró, de nuevo, el amor a su equipo con un espectacular mosaico que tiñó de rojo y blanco las gradas laterales y los fondos, sobre el cual se veía el mensaje en amarillo 'Atleti, nada más que tú'.

Los aficionados rojiblancos intentarán superarse en la ronda de semifinales, siempre y cuando el equipo cumpla en Gran Bretaña, donde a buen seguro temen otra noche excelsa de Antoine Griezmann.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad