Andrés Iniesta dirigió la exhibición de España ante Uruguay

Junio 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
Andrés Iniesta dirigió la exhibición de España ante Uruguay

El centrocampista de la selección española, Andrés Iniesta (derecha), pelea un balón con Maximiliano Pereira, de Uruguay, durante el partido de la Copa Confederaciones FIFA 2013 que se disputó en el estadio Arena Pernambuco, en Recife.

El próximo jueves -Junio 20- la Roja vuelve a escena en la Confederaciones enfrentando a Tahití

Andrés Iniesta bordó el fútbol en el arranque de España en la Copa Confederaciones, que derrotó a Uruguay con una hora de exhibición futbolística y goles de Pedro y Soldado, en lo que era un recital de la campeona del mundo que acabó con final tenso por un golazo de falta de Luis Suárez (2-1).España brilló en el arranque de un nuevo sueño. El reto de conseguir el único tÍtulo que falta a la mejor generación de futbolistas de su historia no pudo comenzar mejor. Exhibió su estilo de juego, especialmente en una primera parte para enmarcar.Dueña del balón, dando un recital de toque y desmarque, asfixiando a Uruguay hasta provocar su pérdida de identidad.El fútbol que asombra al mundo transformó los silbidos iniciales del Arena Pernambuco en sonidos de admiración. Comenzaron por Iniesta, que ofreció una de esas clases magistrales sobre el césped. Lección a cada balón que tocó. Con un socio como Cesc que hizo todo bien. Aparecía por cualquier espacio para inventar y fabricar acciones de peligro. España era un vendaval que pasó sobre Uruguay.Era mirado con lupa Iker Casillas y el que era el examen más duro antes de semifinales, acabó siendo tranquilo para el capitán.Del Bosque apostó por un jugador que llevaba cinco meses sin jugar un partido oficial. Con Víctor Valdés con suficientes méritos a sus espaldas para ser titular, tiró más la experiencia y el rol de Iker. Hasta los 29 minutos no intervino. A una pelota peinada abajo por Cavani. Fue el único remate de Uruguay hasta el gol de falta de Luis Suárez cuando el partido se cerraba.Los celestes vieron como España robó el balón y su posesión siempre tuvo sentido. Soldado demostró porque es el delantero elegido. Del Bosque descartó jugar con falso nueve y Roberto no sólo aportó remate sino que enlazó a la perfección con los jugadores de segunda lÍnea. Con calidad para devolver paredes de primera. Jugando de espaldas con brillantez. Y lanzando desmarques sin parar.Muslera sacó como pudo un disparo de Iniesta antes de aliarse con la mala suerte en el primer tanto del partido, como le ocurrió en el amistoso de hace meses. En esta ocasión el disparo de Pedro a un rechace de un saque de esquina golpeó en Lugano y desvió su trayectoria hacia la red. Era el undécimo tanto del isleño. Máximo artillero de España esta temporada.El recital de la Roja era de tal magnitud que no necesitó cometer una falta hasta los 24 minutos. Tras marcar quería más. Xavi rozó la escuadra con una falta milimétrica y cuando el juego se endurecÍa llegó la jugada del partido. Iniesta se deslizó para sacar un contragolpe al espacio, Pedro dio continuidad con velocidad, Cesc apareció entre lÍneas y Soldado colocó en la escuadra el remate.Y cuando el partido se despedía llegó la emoción con el tanto de Luis Suárez a dos minutos del final. Falta perfecta, inalcanzable para Casillas que castigó la dejadez final de la Roja.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad