América y Cali siguen regalando frustraciones en el rentado nacional

Agosto 31, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Héctor Fabio Gruesso | Reportero de El País

Los rojos están en el puesto doce con sólo ocho puntos, mientras que los verdes ocupan la casilla trece con apenas seis unidades. Entre los dos suman tres victorias en 14 partidos.

América ha perdido puntos y tiempoLas constantes variantes en el bloque defensivo. La infructuosa búsqueda de laterales que generen equilibrio. La falta de sorpresa en los pasos de defensa a ataque y viceversa. La falta de definición. La mudanza de estadio y el desacierto en la elección del saliente técnico son algunas de las causas que tienen al América ad portas de su cuarta eliminación consecutiva de las semifinales.Alejarse de las posiciones del descenso es el propósito por el que el grupo americano encara el presente torneo; que ha sido lleno de sobresaltos para los rojos en los campos deportivo y administrativo. Luego de seis jornadas, los directivos, agraviados y desencantados con el entrenador Jorge Bermúdez, debieron dar un timonazo y variar el destino de los americanos, que ahora con un nuevo cuerpo técnico trabaja para corregir las deficiencias que han malogrado las consecución de otras victorias. “Tenemos que ser más consistentes. El equipo se está demorando en pasar de la fase defensiva a la ofensiva y tienen que reaccionar más rápidamente, además de buscar recuperar la pelota en la zona donde se pierde. Las transiciones son muy lentas”, sostuvo el técnico interino de los rojos, Álvaro Aponte. John Lozano, Edwin Del Castillo, Jorge Banguero, Mario Llanos, Julián Carabalí y Bélmer Aguilar son los defensas centrales que han jugado en el presente semestre; mientras que como laterales derechos se ha probado con Fabián Morales y Jairo Suárez y por el costado contrario han jugado Argemiro Vacca, Andrés Gallego y Llanos. Con el agravante de que luego de siete fechas aún no se sabe quiénes son los titulares. “Defensivamente no se ha podido encontrar una nómina estable, por diferentes motivos, entre ellos las lesiones”, comenta Aponte. Mientras, el portero Nelson Ramos agrega: “Los cambios en la defensa perjudican, porque los compañeros de pronto no se conocen en cuanto a los movimientos. La parte defensiva debe ser siempre la misma, se pierda o se gane, para irse acoplando”. Durante los primeros minutos del partido pasado, América mostró una actitud agresiva en el último cuarto de cancha del conjunto pereirano. Sin embargo, para la segunda mitad del juego, los ‘escarlatas’ denotaron falta de aplicación en la dosificación de sus cargas físicas, y terminaron diezmados.Una clara visión“Los jugadores entran quizás con ansiedad, lo cual genera un mayor desgaste físico con el correr de los minutos. Cuando no se tiene la pelota los movimientos de los jugadores hacen que se vean un poco fatigados. Por ello, es importante que dosifiquen sus cargas, es decir, no conducir el balón cuando tienen para dar un pase”, indicó el preparador físico americano Mauricio Ortiz. Además, Ortiz sugirió más entrenamientos en la cancha del 12 de Octubre de Tuluá, donde América juega sus partidos de local, y en donde sólo ha sumado un punto de seis posibles en dicha condición.“Sería bueno conocer más la cancha de Tuluá, a través de unidades de entrenamientos”, dijo Ortiz, quien agregó: “Se está pasando de un modelo de trabajo a otro y de pronto hay algunos jugadores que aún no se adaptan al nuevo sistema”.Los ‘escarlatas’ presentan otra asignatura pendiente, la falta de puntería en las definiciones. Sólo han marcado ocho goles, cuatro de ellos del mediocampista Gabriel Fernández. “Es evidente que no somos fuertes en la definición. Se están creando las opciones de gol, pero no estamos siendo efectivos en el momento de concretarlas. Necesitamos que ningún jugador dude de sus capacidades”, aseguró Aponte, quien espera “que los jugadores reaccionen ahora que se ha llegado a unos acuerdos de pago con los directivos”.Las dos quincenas que los rojos recibieron la semana anterior y las promesas de buenas nuevas, avizoran un revulsivo en lo deportivo. “Uno como persona necesita que su familia esté bien y pensar sólo en lo futbolístico, como ahora”, puntualiza Nelson Ramos.“Al Cali le falta liderazgo”: CruzSuperar la defensa del Deportivo Cali y vencer la portería de Juan Castillo parece no ser un tema que requiera un análisis minucioso por parte de los rivales. La primera línea de los verdiblancos suma su segunda temporadas de trabajos y aún genera inconsistencias, que se magnifican porque el equipo no convierte las situaciones de riesgo, no estabiliza una nómina y no encuentra un patrón de juego.El relevo en la dirección técnica de los verdiblancos fue concebida por parte de los directivos como la panacea de un equipo que debilita su plantilla con insatisfactorias y prematuras ventas, y se rearma, en su mayoría, con improductivos refuerzos. “Muriel (Luis Fernando) hacía goles en casi todos los partidos, lo cual es fundamental para todo equipo de fútbol, y Michael (Ortega) era un jugador desequilibrante. Son jugadores que le han hecho falta al Cali”, afirma el ex técnico del primer equipo caleño Jorge Cruz.Cruz, quien había sucedido en el cargo a Jorge Luis Bernal, también comentó sobre los notorios cambios que sufre un equipo, especialmente los verdiblancos, con los cambios en los cuerpos técnicos.“Eso afecta, porque llega un orientador con ideas diferentes. Hasta que en el Deportivo Cali no haya un objetivo claro para lograr lo que se quiere, seguro que vamos a continuar así. Es decir, cuando un técnico se está conociendo con el grupo y si los resultados no llegan prontamente se opta por los cambios. Los equipos del fútbol colombiano que mejor andan son los que le han brindado continuidad a sus técnicos”, aseguró Cruz.Para la presente temporada los ‘azucareros’ ficharon a los volantes Jonathan Álvarez y al argentino Martín Morel, como también al atacante paraguayo Mario Giménez. No obstante, ha sido el colombiano el único que ha llenado medianamente las expectativas.Los verdiblancos, que suman tres quincenas sin pagarles a sus trabajadores, podrían ahondar su crisis económica si se consuma la inminente marginación de las semifinales.“Al Cali le falta liderazgo en el campo de juego, el que le hable al árbitro y el que ‘bravee’ a los compañeros”, añadió Cruz.En el juego pasado frente al Cúcuta se revalidó la carencia de presión en las bandas por parte de los ahora dirigidos por Jaime de La Pava, como también la desatención en los balones de costado y las esporádicas llegadas a posición de gol. “Se han cometido errores individuales que nos han costado goles. Tenemos muy buenos marcadores de punta, pero en los últimos partidos no hemos sido eficaces en esos costados, y creo que no hemos sido certeros en el momento de concretar las opciones”, declaró el mediocampista caleño Felipe Chará.Chará también ha soportado las consecuencias del intempestivo cambio en la conducción del equipo: “Cuando llegó el ‘profe’ De La Pava, pasó a colocar a los jugadores que se acercan más a lo que él quiere. No es la primera vez que me sucede”, agregó el volante de los verdiblancos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad