América de Cali: Yámilson Rivera no aprende la lección

América de Cali: Yámilson Rivera no aprende la lección

Febrero 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
El País.com.co

No es la primera vez que Yámilson se ve involucrado en problemas. Ya tiene un historial de indisciplina. América de Cali tomaría medidas en las próximas horas.

Hablar de Yámilson Rivera es referirse a esos jugadores plagados de talento, tipo exportación, pero siempre empañado por los comportamientos controvertidos y polémicos por fuera de las canchas.Por eso no fue raro escuchar el nombre de Rivera nuevamente involucrado en una situación extrafutbolística.La mañana del martes, en el sector de La Luna (autopista Suroriental con Calle 13) el futbolista estrelló su vehículo con una buseta escolar, dejando a ocho menores de edad con heridas leves.Tras ser sometido a la prueba de alcoholemia, el estelar volante ofensivo del América de Cali resultó con grado 2. Había ingerido licor en la madrugada del martes.Yámilson no fue tenido en cuenta por el técnico Jhon Jairo López para el partido del lunes en Barranquilla, frente al Unión Magdalena. El argumento del DT fue la rotación que quiere implementar en la plantilla roja, merced a la cual tampoco incluyó a los defensas Carlos Henao y Leyvin Balanta.Lo que nunca imaginó 'J.J.' es que Rivera aprovecharía ese 'descanso' para dejarse llevar por esos impulsos que le han costado, reiteradamente, empañar su hoja de vida como futbolista.En noviembre de 2012, durante la primera temporada del América en la Primera B, Yámilson se 'escapó' del hotel donde concentraba el equipo la víspera de un partido definitivo. El técnico de entonces, Eduardo Lara, lo separó definitivamente del grupo.Entonces al jugador poco le importó que América concentraba para disputar dos partidos, de ida y vuelta frente al Alianza Petrolera, buscando el anhelado ascenso.Argumentó en aquella ocasión que su salida del hotel, sobre la media noche de un sábado y sin la autorización del cuerpo técnico, fue por motivos personales que jamás quiso explicar. A comienzos de ese mismo año (en febrero), el jugador había protagonizado un accidente en el barrio El Vergel. Cuando se dirigía a la sede Cascajal en un Mazda Allegro de color negro, arrolló a un hombre en bicicleta ocasionando su muerte. En esa ocasión, las autoridades indicaron que la prueba de alcoholemia del jugador salió negativa.En 2013 el asunto se volvió a repetir. Esta vez con Diego Umaña en el banquillo de los Diablos Rojos, Yámilson fue visto en una discoteca con su compañero Jaime Córdoba, en un día donde su cabeza tenía que estar metida de lleno en lo futbolístico.Las directivas del club recibieron, de un periodista local, pruebas testimoniales y fotografías que corroboraban la versión. De nuevo la vida nocturna arrastraba al volante escarlata, quien fue sometido a exámenes de alcoholemia y, seguidamente, marginado del protagonismo en la plantilla.Unos días antes de este incidente, Rivera había protagonizado un fuerte altercado con un compañero de equipo y durante una práctica en Cascajal. Con la sangre caliente e ignorando las órdenes del técnico Diego Umaña, Yámilson abandonó el entrenamiento y se fue para su casa.A comienzos de 2014 y con un renovado América de Cali, parecía que los errores habían madurado al futbolista, quien comenzó a erigirse como el principal referente en el equipo de Jhon Jairo López, corriendo los 90 minutos y mostrándose en el nivel ideal.”He cometido errores pero ya maduré”, dijo en una entrevista, colocando a su hija Sofía como la principal motivación para darle vuelta a la página y limpiar su controvertida imágen de jugador díscolo.Estuvo a punto de irse para Los Millonarios, pero su deseo fue permanecer en el equipo que lo formó, la escuadra de sus amores, sentimientos de los que se olvida fácilmente cuando la vida nocturna toca a su puerta. Ahora el futuro inmediato del jugador está en manos de las directivas del América, en cabeza del presidente Oreste Sangiovanni, quien más allá de reconocer en Rivera una pieza clave para los planes de lograr el ascenso, deberá sentar un precedente en materia disciplinaria. "Nos queda lo más complejo que es la parte humana con Yámilson y generar una decisión lo más equilibrada y sabia posible", sentenció el presidente Sangiovanni.¿Hasta cuándo Yámilson?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad