¡Al diablo 'Barón Rojo Sur' (Opinión)

Abril 30, 2017 - 10:03 a.m. Por:
Por César Polanía, editor de Deportes
Mesa de la Comisión Local de Fútbol

La Comisión Local de Fútbol se reunió el viernes para confirmar que el partido entre Cortuluá y Nacional sí se jugará en el Pascual Guerrero.

Tomada de la página de la Alcaldía de Cali

No esperaba una decisión distinta por parte de las autoridades con respecto a la realización del partido entre Cortuluá y Nacional el próximo 6 de mayo en el estadio Pascual Guerrero.

Hubo flaquezas, al comienzo, por parte de la Policía Metropolitana y la Alcaldía de Cali, que no veían conveniente la realización de ese juego de la fecha 16 de la Liga colombiana por los posibles desórdenes que puedan causar los hinchas de Nacional, dándole validez con ello a un absurdo comunicado publicado por la barra del América Barón Rojo Sur, en el que amenazaba con alterar la seguridad de la ciudad. No solo del estadio. De la ciudad.

Por fortuna, las fuerzas que velan por la seguridad de Cali, funcionarios y directivos del deporte se reunieron el viernes y decidieron lo correcto. Pero esa reunión ni siquiera debió ocurrir.

El Alcalde de Cali y el Comandante de la Policía Metropolitana debieron salir a rechazar públicamente ese comunicado y mostrar, con carácter, que son la autoridad en esta ciudad y que no se puede poner en duda la institucionalidad ni, mucho menos, dejarse amedrentar por una sarta de delincuentes. Porque son eso: delincuentes. Que a nadie se le ocurra llamarlos hinchas.

Carácter y sensatez tuvo, en cambio, el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo, quien categóricamente salió a rechazar por los medios de prensa el absurdo comunicado de Barón Rojo Sur, y trató a sus integrantes como lo que son, “facinerosos”, que no pueden amenazar la seguridad de toda una ciudad ni exigir que no se realice un partido en el Pascual. ¡Ni más faltaba!

No olviden que esa barra, Barón Rojo Sur, fue la misma que publicó en pleno partido una pancarta amenazando de muerte a los árbitros que nombraba la Dimayor para los juegos, lo que le costó al América la suspensión de la tribuna sur del Pascual Guerrero en la final del ascenso, ante el Quindío, en noviembre pasado.

Tampoco olviden que esa barra ha sido la causante de muchos heridos y hasta muertos. También de daños dentro del estadio y en las casas y locales comerciales y estaciones del MÍO de los alrededores del Pascual. ¿Hinchas? ¿A eso le llaman hinchas?

Las barras en este país han alcanzado el poder que tienen no solo por cuenta de los bandidos que las integran, sino de las mismas autoridades, que no han tenido mano dura contra ellas; de los directivos de los equipos, que las patrocinan, y de nosotros, los medios de comunicación, que les damos voz y presencia en la prensa.

Por eso, estoy de acuerdo con la propuesta que el presidente de la Dimayor llevará a la próxima asamblea, en el sentido de fijar en el reglamento drásticas sanciones para los equipos que patrocinen a las barras, quitándoles los tres puntos de los partidos cuando haya desmanes, y llevándolos hasta el descenso en caso de reincidir. Mano dura contra esos mal llamados hinchas. No más supuestos pactos de convivencia que se maquillan sembrando maticas y limpiando el río. Si las autoridades no pueden sacarlos de los estadios, que sea la Dimayor la que lleve esa bandera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad