'Adeus'

Julio 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Enlajugada

Con gol de Wesley Sneijder (22 s.t.) y autogol de Felipe Melo (7 s.t.), Holanda dio el primer palo en Cuartos de Final, derrotó 2-1 a Brasil y eliminó al gran favorito en Sudáfrica 2010. Los de Dunga habían tomado ventaja a través de Robinho en el vamos del compromiso (9 p.t.). El partido, que inauguró la fase de Cuartos de Final en Sudáfrica 2010, se disputó en el estadio 'Porth Elizabeth' en la Bahía Nelson Mandela. La 'naranja' se enfrentará en Semifinal al ganador de la llave Uruguay-Ghana.

Con gol de Wesley Sneijder (22 s.t.) y autogol de Felipe Melo (7 s.t.), Holanda dio el primer palo en Cuartos de Final, derrotó 2-1 a Brasil y eliminó al gran favorito en Sudáfrica 2010. Los de Dunga habían tomado ventaja a través de Robinho en el vamos del compromiso (9 p.t.). El partido, que inauguró la fase de Cuartos de Final en Sudáfrica 2010, se disputó en el estadio 'Porth Elizabeth' en la Bahía Nelson Mandela. La 'naranja' se enfrentará en Semifinal al ganador de la llave Uruguay-Ghana.La iniciativa ofensiva era para los holandeses en el arranque del partido. Sobre los 4 minutos, Robben hizo la individual sobre el costado derecho, mandó el pelotazo profundo y en diagonal, Kuyt arrancó tarde y permitió la reacción de Julio Cesar.A los 7 minutos Brasil ilusionó: pelota cruzada para Alves, el brasilero partió medio metro adelantado, ignoró la bandera en alto, penetró por izquierda, la mandó a zona de riesgo, Robinho la puso en el fondo pero el gol fue anulado.Ese fue el campanazo de alerta, pues en el 9 los de Dunga se fueron arriba: Felipe Melo mandó un centro largo, Robinho partió en el momento justo, plenamente habilitado, cogió mal parada la zaga holandesa, remató de primera, palanca zurda, medido y preciso desde la media luna del áera, para que Stekelenburg se quedara a media marcha. Un minuto después, en el 10, ripostó Holanda: jugada de Robben en el área brasilera, pase para Kuyt sobre el callejón izquierdo, remate potente, ras de piso y Julio Cesar ensució su uniforme.A los 25, Brasil pudo haber ampliado diferencias: Danni Alves desbordó por el costado derecho, mandó el centro a zona de riesgo, no hubo despeje de los 'naranjas' y Juan, con el arco a su merced, remató pero la elevó. Era el segundo. Despilfarro.Minuto 30 y volvió a brillar la fantasía brasilera: Robinho hizo magia por izquierda, sacó en espacio reducido a Van Der Wiel y De Jong, se juntó con Fabiano, pase de tacón para Kaká, el del Real Madrid remató medido desde la cabecera, la pelota llevaba destino de gol pero Stekelenburg se exigió, voló para la foto y le cambió de trayectoria. Fantasía.El equipo de Dunga, sin exigirse al máximo, llega con facilidad a predios de la 'naranja'. Holanda se acercó en el minuto 35 mediante un cobro de tiro libre directo ejecutado, magistralmente, por Sneijder, pero estuvo mucho mejor la reacción de Julio César, prenda de garantía. La pelota detenida era la única alternativa de los europeos para inquietar los predios de la 'canarinha'.Sobre los 41, Kaká la escondió, la amarró, arrastró marcas, jugó a plenitud, puso a correr a Michel Bastos por el callejón izquierdo, el lateral llegó claro, metió el centro de primera, pelota zona de candela, ya se perfilaba para impactar Luis Fabiano pero rechazó providencial Heitinga.En la agonía, minuto 46, Fabiano se la tocó en corto a Maicon, el lateral apareció por derecha, le pegó de primera, como venía, pura dinamita, pero al balón le faltó un milímetro de puntería. Con la mínima diferencia se fueron a camerinos.Con los mismos 22 hombres comenzó el segundo tiempo.Sneijder, en el minuto 4, quiso sacar a su equipo del letargo, recibió un balón un metro antes de la media luna, remató de media distancia, pierna zurda, ras de piso, pero sin potencia y totalmente desviado. Holanda dependía mucho de Wesley y Robben, ambos bien escalonados por el inteligente y dinámico planteamiento de Dunga en zona medular.Robinho, Kaká, Fabiano y Maicon, siempre proyectado a la ofensiva, eran los encargados de generarle dolores de cabeza a la zaga holandesa. Cuando se juntaban, hablaban el mismo idioma, jugaban de memoria y generban esa fantasía que siempre ha identificado del fútbol brasilero.Pero, cuando menos lucía fuerte, Holanda emparejó merced a un error del rival. Minuto 7: centro de Sneijder desde el flanco derecho, balón a cinco con cincuenta, Julio Cesar salió por ella con los puños en alto, pero Felipe Melo, en tremenda desatención, la alcanzó a tocar con la corona, descontroló al guardameta y la esférica durmió en el fondo de las piolas. 1-1. En el minuto 15, Danni Alves se animó en la media distancia, le pegó de primera desde la cabecera del área rival, costado derecho, Stekelenburg se exigió y el balón pasó muy cerca de la base del vertical derecho. Cinco minutos después, en el 20, a Kaká le llegó un balón de rebote, despeje fallido de la zaga 'naranja', la amortiguó, midió, remató perfilado, pierna derecha, Stekelenburg la siguió con la mirada y el balón pasó acariciando el ángulo superior izquierdo de la portería. Salvada. En el 22 ocurrió lo inesperado: tiro de esquina ejecutado por Robben, pierna zurda, balón a media altura, en primer sector la peinó hacia atrás Kuyt y en el corazón de las cinco con cincuenta apareció Sneijder, el más bajito, conectó de primera, cabezazo perfilado y adentro, ante la impotencia de Julio César. Golazo y 1-2.Las cosas se le complicaron a Dunga en el minuto 28: Felipe Melo fue sobre Robben en mano a mano, el holandés cayó y, estando en el piso, el brasilero lo pisó de mala intención; el árbitro estaba atento y le mostró la roja. Autogol y expulsión. En el minuto 36, Brasil se aproximó con peligro tras dos tiros de esquina, borbollonenes en zona de riesgo, pifias de la zaga holandesa y falta de precisión en los ofensivos de Brasil. Los de Dunga jugaban con el viento en contra y la presión del cronómetro. Holanda esperaba y contragolpeaba, poniendo en aprietos a una adelantada zaga 'canarinha'.Dos minutos después, en el 38, fue para bando y bando. Primero Sneijder hizo estragos, se movió en espacio reducido, encontró perfil, remató y Julio César evitó la catástrofe. Se vino la contra, Kaká desbordó por izquierda, ganó de fuerza, disparó sobre la marcha, pero el achique de Ooijer fue más que providencial.Holanda jugó con inteligencia, manipuló a su favor la desesperación de los brasileros, el cronómetro murió, Holanda avanzó a Semifinales y Brasil, el favoritos de una gran mayoría, se despidió del Mundial contra todo pronóstico.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad