25 años de la hazaña de 'Lucho' Herrera en España

25 años de la hazaña de 'Lucho' Herrera en España

Febrero 03, 2017 - 02:54 p.m. Por:
Tobías Carvajal Crespo - Especial para El País

Este martes se cumple un cuarto de siglo del título del pedalista colombiano 'Lucho' Herrera en la Vuelta a España.

Lagos de Covadonga, Alpe d’ Huez y la Cima Coppi en España, Francia e Italia, respectivamente, conforman la trinidad de cumbres montañosas que hacen más memorables las tres principales pruebas de ciclismo por etapas del mundo.El día que Luis Herrera cumplía 26 años —4 de mayo de 1987— podría decirse que se adjudicó la edición 42 de la Vuelta a España. El ‘Jardinerito’ no ganó en Madrid, en el Paseo de la Castellana, simplemente en tan emblemático sector rubricó lo hecho once etapas antes, cuando entre Santander y Lagos de Covadonga patentizó su superioridad.Esta montaña, declarada Parque Nacional en 1918, comenzó a tener mayor divulgación a partir de 1983, cuando la Vuelta a España, tercera en importancia mundial, programó una final en esa cumbre, que ganó el local Marino Lejarreta.A la etapa once, entre Santander y Lagos de Covadonga, Luis Herrera llegó ubicado en la cuarta casilla de la general, a 49 segundos del líder alemán occidental, Raimundo Dietzen, quien ya se había coronado ahí en la Vuelta de 1984. También estaban por delante del colombiano el irlandés Sean Kelly y el español Pedro Delgado.Herrera, conocedor del terreno, pues lo afrontó en la Vuelta de 1985, reguló sus fuerzas desde las primeras rampas, bien secundado por otro colombiano, Argemiro Bohórquez. Cuando los 14 kilómetros de dura cuesta se empinaron hasta un 15 por ciento (subir 15 metros en sólo 100 metros), el cundinamarqués salió en búsqueda de la cumbre, a 1.120 metros sobre el nivel del mar. Ninguno de los extenuados compañeros de lote pudo seguirlo.Su esfuerzo de más de cinco horas se vio premiado con una diferencia de 1,26 minutos con relación a una trilogía persecutora encabezada por Vicente Belda; gran trepador, Sean Kelly, un consagrado de tiempo atrás y Óscar de J. Vargas, colombiano de excepcional desempeño. Para completar la gesta, la camiseta amarilla de líder entre pecho y espalda. Para la historia, fue el primer colombiano en lograrlo.A partir de los míticos lagos españoles, la Vuelta entró a definirse, entre Herrera, como líder con 39 segundos de ventaja sobre Kelly y 50 con relación a Raimund Dietzen, ese sí temible adversario en lo que faltaba de montaña. Sean Kelly lo era para la jornada 18, tramo de 24 kilómetros, contra el reloj, en Valladolid. Esa jornada se tornó en una especie de ‘Espada de Damocles’ para el ‘Jardinerito’, que en los esfuerzos contra el cronómetro estaba lejos del irlandés, quien en la Vuelta del año anterior había logrado el tercer escaño del podio, como escolta del español Álvaro Pino y el escocés Robert Millar, hoy transformado en mujer.Con el número 111 en su uniforme y bicicleta, Herrera defendió corajudamente su liderazgo, con las diferencias ya anotadas, al paso de la Vuelta por las metas finales de Oviedo, Ferrol, La Coruña, Vigo, Fonterrada, en la frontera norte con Portugal y Valladolid; en total seis etapas (1.228 kilómetros), donde predominó el terreno llano.Un circuito de exigentes 24 kilómetros a 698 metros de altitud, en las calles de Valladolid, se constituyó en factor clave de la Vuelta el lunes 11 de mayo. Como se prevía y temía, un enjundioso Sean Kelly fue segundo en la jornada, a 11 segundos del vencedor Jesús Blanco. Corriendo a un promedio muy cercano a los 49 kilómetros horarios, el irlandés despojó del puesto de vanguardia a ‘Lucho’ Herrera y le tomó 42 segundos de ventaja, en tanto que 52 a Dietzen. El hecho de no haber superado al colombiano en la general, por lo menos en minuto y medio, preocupó a los integrantes del equipo KAS, del cual Kelly era la figura a mostrar. Y había razones para ello, pues de las cuatro últimas etapas, tres eran de montaña, si bien no muy exigentes en kilometraje, sí con pasos de primera categoría, muy favorables a Herrera. Y si en lo plano Kelly no pudo hacer diferencia, muchos menos en la cuesta.Pero aconteció lo inesperado. En el kilómetro 14 del trayecto hacia Avila (etapa 19) Faustino Ruperez, técnico de Kelly, informó del obligado retiro de su pupilo, afectado de una forunculosis, dolencia que había mantenido en absoluta reserva, sin dar muestras exteriores de ello y que le impedía sentase sobre el sillín de la máquina. Desde aquel entonces se han tejido varias ‘novelas’ con relación a tal retiro.Como bien pudo ser cierto, también es factible que Kelly, el más laureado de los tres ruteros —además de Herrera y Dietzen— en la Vuelta, hubiese preferido el abandono a la ‘humillación’ de verse superado en franca lid por el suramericano. Luego del retiro de Sean Kelly, el germano Dietzen apuró el paso en la misma etapa, anhelando a fuerza de ganar bonificaciones en metas volantes, descontar los 10 segundos que lo separaban de Herrera a la salida de Barco de Ávila. El colombiano, bien dirigido por el séxtuple campeón criollo Rafael Niño, lanzó un violento ataque en el último paso montañoso de segunda categoría, en el Alto de Navalmoral, a 20 kilómetros de la meta. En la meta final, velódromo ‘Adolfo Suárez’ de Ávila, cruzaron Laurent Fignon —ya fallecido— como ganador de la etapa, pero con Herrera a su rueda. Restando 516 kilómetros para la meta definitiva en Madrid, el colombiano quedó con ventaja de 1,04 minutos frente a Dietzen, adversario a vencer. La antepenúltima y penúltima jornada, para no dejar posibilidad de acción a rivales de otras nacionalidades, fueron ganadas por Ómar ‘El Zorro’ Hernández y Francisco ‘Pacho’ Rodríguez, quien dos años antes, corriendo para el equipo ZOR —técnico Javier Mínguez— estuvo a punto de lograr el título de la Vuelta española, en titánica lucha con Robert Millar. Pero que ‘misteriosamente’ pasó a ganar ‘Perico’ Delgado, luego de un corte de comunicaciones entre directores deportivos y ciclistas, en la penúltima etapa a Segovia. Cuestiones de nacionalismo.Veinticinco años después de la hazaña, Herrera, hoy con 51 años recién cumplidos, puede ufanarse de comprobar que ningún otro ciclista ha igualado su triunfo, luego de pedalear 3.922 duros kilómetros, que obligaron al retiro de 91 corredores, la cifra más alta desde la Vuelta de 1970. Poco después se aproximó mucho Fabio Enrique Parra, en 1989, pero otro ‘acuerdo’ hispano-ruso, entiéndase ‘Perico’ Delgado-Iván Ivanov, dio al traste con el esfuerzo del boyacense, quien finalmente quedó a 35 segundos del título en La Castellana.Un total de 33 años, 11 meses y 24 días debieron mediar entre el primer triunfo parcial de un ciclista colombiano en Europa, Fabio León Calle, el 21 de junio de 1953, en un circuito callejero de 150 kilómetros en los alrededores de Chatillon, al norte de Francia, y la gesta global de Luis Herrera.Mucha agua ha dejado correr el Guadalquivir, desde aquel entonces hasta nuestros días, bajo sus puentes. Igual ha acontecido con el ciclismo nacional e internacional de Colombia, que hoy ocupa un puesto de privilegio en el concierto mundial de esta exigente disciplina deportiva.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad