1981: le pintaron la cara al encopetado River Plate

Noviembre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
El País.com.co
1981: le pintaron la cara al encopetado River Plate

La prensa especializada desbordó en elogios para con Willington Ortiz, protagonista de una gesta inolvidable del Deportivo Cali en el Monumental de Buenos Aires.

De esa inolvidable gesta copera frente a River en Argentina, fue gran protagonista el tumaqueño Willington Ortiz.

La temporada de 1980 marcó la continuidad de un Cali que parecía acostumbrarse a los subtítulos y al protagonismo en Copa Libertadores. Ese año el equipo terminó en segunda posición, por debajo del Junior, pero se aseguró en la Libertadores de 1981, temporada que quedaría grabada en la memoria de sus hinchas.La pobrísima campaña en el campeonato local fue compensada con la magistral presentación ante el encopetado River Plate en el estadio Monumental de Buenos Aires, durante la primera fase copera.Deportivo Cali ganó 1-2 y Willington Ortiz, el referente de aquel equipo, humilló a los de la ‘Banda Roja’ con una gambeta endiablada que terminó en el segundo gol y la victoria ‘azucarera’.En 1981, el grupo número uno de la Copa Libertadores de América se conformó con River Plate y Rosario Central de Argentina y por Colombia Atlético Junior y Deportivo Cali, como campeón y subcampeón del certamen del año anterior. Fue la novena confrontación entre equipos de ambos países, desde 1960.Después de un comienzo poco promisorio, pues como visitante perdió el primer partido frente al Atlético Junior por 0-1, Deportivo Cali, ya como local sacó a relucir su jerarquía frente a los equipos gauchos.El primer rival fue Rosario Central, dirigido por Ángel Tulio Zoff. Los argentinos tenían al portero Daniel Carnevalli como su figura cumbre, pues se mantuvo invicto hasta el minuto 43 de la parte final, cuando ‘Cococho’ Álvarez, con remate a la base del vertical derecho, hizo estallar el grito de ¡Gol!...¡Gol!... en todas las tribunas.El viernes 3 de abril, el rival fue River Plate, el equipo más prestigioso del grupo. Pese a su brillante nómina, los dirigidos por Ángel Labruna, padre de Raúl Omar Labruna, varios años después (en el 2006-07) técnico del propio Deportivo Cali, cayeron por 1-2.Esa noche los goles del equipo verdiblanco fueron acciones de Alberto de Jesús ‘El Tigre’ Benítez, minuto 15 de la parte inicial, al rematar de cabeza un centro de Moisés Pachón, que dejó sin opción al portero Ubaldo Fillol. El Cali ratificó su dominio en el minuto 20 de la parte final, cuando Willington Ortiz, luego de eludir a Fillol, envió el balón al fondo de la red. River concretó el gol del honor en el minuto 22, por intermedio del zaguero central Daniel Alberto Pasarella, al rematar un tiro de esquina ejecutado por el ‘Pelao’ Díaz.En campos del Río de la Plata se cumplió el segundo capítulo de aquella Copa. El penúltimo compromiso de la ronda lo jugó el Deportivo Cali en el Monumental de Buenos Aires, frente al River Plate, que tenía en sus filas a seis campeones mundiales de 1978.El juego entre Cali y River, la noche del 21 de abril de 1981 despertó un entusiasmo pocas veces advertido en Argentina. Desde el primer minuto el conjunto gaucho se volcó sobre el arco verdiblanco. Esa presión cobró sus frutos: a los seis minutos del tiempo inicial el goleador Mario Alberto Kempes, bajó con el pecho un centro desde el costado derecho del campo y con remate fuerte venció a Zape. Esa anotación pareció ser el presagio de una goleada.Con el marcador en contra, Deportivo Cali se descontroló momentáneamente. Sólo eventuales contragolpes propiciados por Willington Ortiz llevaron algún riesgo al arco de Fillol. En una de esas incursiones, Ortiz habilitó al ‘Tigre’ Alberto Benítez, quien cuando se disponía a rematar al pórtico, fue derribado por Saporiti. El árbitro peruano Edison Pérez decretó el tiro penal. Ejecutó el castigo el argentino Raúl Horacio Capiello, quien ubicó el balón a ras de gramilla, junto al vertical derecho. Corría el minuto 38 del tiempo inicial.Para el segundo tiempo la contundente ofensiva de los dirigidos por Labruna Cavatorta, obligó a tomar especiales medidas de precaución a los pupilos del técnico caleño, Edilberto Righi, muchos años antes, portero del propio Cali.Willington Ortiz, a los 18 minutos de la fase final, dejó perplejo al técnico Labruna y enmudeció al público presente en el estadio Monumental. El puntero tumaqueño tomó la pelota y arrastró la marca de Daniel Pasarella y OswaldoTarantini y enfrentó solo al portero Ubaldo Fillol. Frente al cotizado arquero, Ortiz amagó salir jugando por la derecha pero giró hacia la izquierda. Fillol quedó totalmente descontrolado y Ortiz anidó el balón en el fondo de la red.“Yo lo considero el gol de mi vida”, fue siempre el concepto del jugador nariñense, al evocar los pasajes de aquel partido. “Del gol contra River no me acuerdo en qué minuto fue, pues uno como protagonista no se percata del tiempo transcurrido. Es el gran gol de mi vida y cualquiera otro futbolista así lo catalogaría, pues se trataba del famoso River Plate y del prestigioso arquero Fillol”.El mismo Ortiz pudo ampliar el marcador en el minuto 22, cuando frente al portero argentino, remató ligeramente desviado, cerca de uno de los verticales. La otra oportunidad la desperdició Moisés Pachón.Al concluir el partido, el técnico Ángel Labruna solamente atinó a decir a los medios de comunicación: “No, no por favor. Hoy no hablo. Estoy amargado...” River quedó eliminado de la siguiente fase de la Copa Libertadores de América.A propósito del gol de Willington Ortiz, el diario ‘Clarín’ comentó al día siguiente: “Willington Ortiz, un jugador notable. A fuerza de pique, freno, enganche y serenidad, fue elaborando la histórica victoria de su equipo en cada contragolpe. Él mismo resolvió, como los grandes gambeteadores,frente al arquero Fillol, después de que Pavoni lo siguiera más de 40 metros, sin hacerle perder la línea, ni siquiera con un empujón. Ortiz convirtió un golazo”.Para este juego, que hace parte de la leyenda por todo lo que significó en su momento, el Deportivo Cali alineó así: Pedro Zape; Moisés Pachón, Astolfo Romero, Raúl Horacio Capiello, Fernando ‘Pecoso’ Castro; César Valverde Rafael Otero, Ernesto ‘El Cococho’ Álvarez (HeribertoCorrea), Ricardo César Ruiz Moreno; Willington Ortiz y Alberto de Jesús ‘El Tigre’ Benítez. Las siguientes tres campañas (1982, 1983 y 1984) estuvieron enmarcadas en la intrascendencia, pero fueron el preámbulo de dos temporadas inolvidables.CRÉDITOS* Libro “Deportivo Cali: Nuestra Historia”Publicado por la Asociación Deportivo Cali en 2008”* Libro “Sentimiento Verde”Publicado por El País en 2003.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad