18 heridos dejan disturbios de aficionados del América en el Pascual Guerrero

Noviembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
18 heridos dejan disturbios de aficionados del América en el Pascual Guerrero

Este es el momento en el que los hinchas del América empezaron a pelear con la policía para entrar a la cancha del Pascual Guerrero. El incidente de anoche seguramente tendrá severas consecuencias.

El partido América de Cali-Deportivo Pereira tuvo que ser suspendido por el ingreso de varios hinchas a la cancha. Policía controló la situación.

Fuertes disturbios se registraron en la noche de este domingo en las afueras del estadio Pascual Guerrero, luego de que se suspendiera el partido entre América de Cali y el Deportivo Pereira, por el ingreso de varios aficionados a la cancha.Según informó el HUV, los desmanes dejaron un total de 18 heridos, de los cuales dos presentaron herida por armas blancas y 16 contusiones debidas a golpes con piedras y otros objetos contundentes. Los heridos fueron atendidos en ese centro asistencial y solo los dos que presentan las heridas por puñal permanecen en observación. La situación se complicó en el minuto 73 del partido, pues algunos integrantes de la barra Barón Rojo, que estaban en la tribuna sur, saltaron al terreno de juego en tono intimidante, lo que obligó a que el arbitro detuviera el encuentro en el minuto 73, cuando América perdía 2-0.Por varios minutos el Pascual Guerrero fue un infierno. Los violentos hinchas del América de la zona sur fueron ganando espacio en la pista atlética, pero antes de tomarse casi que por completo el estadio ya habían dado muestras de su intolerancia con sus agresivos cánticos y con la forma como fueron recogiendo sus banderas y trapos.Luego, de a poquito, fueron saltando al terreno de juego ante la reacción de la Policía, que sin embargo se vio rebasada en algunos instantes por la cantidad de hinchas que invadieron el campo.Los jugadores del América y del Pereira tuvieron que coger rumbo a sus respectivos camerinos para no ser atacados, aunque un jugador escarlata, José Rodrigo Castillo, al parecer alcanzó a ser agredido por uno de los hinchas. En las afueras del estadio la situación también era de miedo; muchos seguidores escarlatas propiciaron desórdenes y se enfrentaron con algunos seguidores del Pereira, que acababan de ser evacuados del Pascual Guerrero.Los disturbios causaron afectaciones a dos buses del MÍO, a los cuales les tiraron piedras, así como las instalaciones del estadio y a locales comerciales de los barrios San Fernando y El Templete.Según informaron las autoridades, al menos 70 sillas de la parte sur del Estadio, así como dos baterías de baños, resultaron destruidas en medio de los hechos. Además, el canal Win Sports, encargado de la transmisión del encuentro, reportó el ataque a una de sus unidades móviles.Mientras se controlaban los disturbios en los alrededores del estadio, los aficionados que no estuvieron involucrados en los actos vandálicos se refugiaron en la cancha del mismo.Reacciones"Este tipo de situaciones son complicadas, estamos viendo qué puede pasar, pero hemos tenido que estar todo este tiempo en la cancha del estadio. Nos acaban de informar que el juego ha sido terminado", dijo el técnico Luis Augusto García, mientras se presentaban desórdenes dentro y fuera del estadio Pascual Guerrero.Los jugadores del Pereira una vez se presentaron los inconvenientes se marcharon a los camerinos y posteriormente salieron con ayuda de las autoridades.Lo que vieneLos actos violentos protagonizados por la barra más intolerante del América no son nuevos. En anteriores partidos han propiciado desmanes que han obligado a la intervención decidida de la Policía para mantener el orden.Lo sucedido en la noche del domingo afectará directamente al América, porque por ley la plaza y el equipo recibirán de parte de la Dimayor una sanción ejemplar.El árbitro suspendió el compromiso por falta de garantías y en su informe consignará todo lo que pasó. Jugar a puerta cerrada sus próximos juegos y una multa económica serían los castigos que recibiría el onceno rojo.Eso sin contar con las medidas que tomaría la Alcaldía de Cali, que podría no prestar más el escenario o en su defecto cerrar definitivamente la tribuna sur para la barra roja.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad