“Yo soy científico de laboratorio y no de oficina”: Raúl Cuero

Octubre 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Yo soy científico de laboratorio y no de oficina”: Raúl Cuero

Raúl Gonzalo Cuero Nació en Buenaventura hace 63 años. Es biólogo de la Universidad del Valle, obtuvo un Máster en la Universidad de Ohio y un PhD en Microbiología en la Universidad de Strathclyde, Reino Unido. Es el fundador de los Parques de la Creatividad.

El ingeniero Rodrigo Bernal desató una dura polémica por sus cuestionamientos contra Raúl Cuero, quien defiende su escritos, sus patentes y los premios que ha obtenido.

Raúl Cuero dice que días como el jueves le recuerdan la Pasión de Cristo y que eso es bueno, porque son de esos momentos en los que hay que defender la verdad. No descansó en toda la jornada en su defensa frente a los señalamientos hechos por el ingeniero agrónomo Rodrigo Bernal a través de El Espectador, donde cuestiona sus patentes, publicaciones, relación con la Nasa y premios. (Lea también la entrevista con ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional, Rodrigo Bernal, quien aseguró que “lo que hace Cuero no se ganaría un Nobel jamás”.)¿Cómo se siente?Esto no es nuevo. Jesucristo fue crucificado; Galileo, atacado; Pasteur, lo mismo. ¿Por qué? Porque la gente tiene una cultura como la de los crustáceos, que siempre están empatados por las tenazas y cuando ven a otro que está suelto tratan de halarlo. Lo que yo hago son procesos creativos, no estética ni estatus. Uno no está 40 años haciendo ciencia porque es científico de oficina. Yo soy científico de laboratorio. Para uno mantenerse 40 años en esto tiene que haber hecho algo. ¿Usted conoce a Bernal o ha coincidido en alguna investigación con él?Nunca, hasta hoy. Me tocó preguntar ¿usted quién es? Y yo le digo: por qué no me critica mis procedimientos científicos, critíqueme eso para que pueda medir la capacidad de Raúl Cuero, dígame que mi proteína fue mal obtenida, hablemos de eso, de la formación, de la construcción, de genética, de lo que Cuero hace. Da pena, da vergüenza, yo no merezco ese trato, porque yo nunca pensé volver a Colombia hasta que un gran amigo me sedujo para ayudar, yo no tenía por qué regresar a ganar laureles en Colombia, cuando ya los tengo acá...¿Ha pensado en demandarlo?Mis abogados me dirán. En el artículo se dice que no es cierto que usted tenga trece patentes....Tengo trece patentes. Unas son pendientes (11) y otras finales (2). Una patente pendiente es cuando uno somete una invención a la oficina de patentes (en este caso de Estados Unidos) por un año y queda registrado con un número. Eso lo protege a usted para que nadie le vaya a plagiar. La prioridad se la dan a usted. Segundo, sirve para que usted pueda negociar con otros, pueda licenciar en alguna compañía o con algún inversionista para que nadie lo vaya a quitar, le da esa capacidad legal. Esa patente pendiente es importantísima.Con lo que dice Bernal queda la sensación de que la patente pendiente en realidad no es la gran cosa...Es porque él no ha patentado, porque no ha inventado, eso es lo que quiero que entiendan, es un teórico, no conoce el ‘tejemaneje’ de esta cosa.Se le cuestionó el número de publicaciones científicas, que no son tantas como usted dice...Sí son 91 y están divididas en revistas científicas (donde revisan que eso esté bien, que es aceptable, que tiene buena metodología e impacto mundial), siendo casi el 60%. También tengo capítulos de libros, que son publicaciones científicas. Eso lo solicitan a personas que tienen mucha experiencia científica, como en mi caso, uno no se ofrece a escribir libros, sino que lo invitan a escribir libros. Otras son publicaciones que tienen que ver con otros tipos de revistas, sobre el impacto que uno tiene en su investigación. Todas son válidas.¿Usted ha trabajado en la Nasa? Nunca he dicho que he trabajado en la Nasa, he dicho que he hecho invenciones para la Nasa, a través de proyectos de investigaciones que han sido apoyados por la Nasa. Y no ha sido un ratico, como él dice, los proyectos son de años.¿Entonces por qué su libro se llama ‘De Buenaventura a la Nasa’?El editor le puso ese nombre y me lo explicó muy bien. Es un tema lingüístico. Esa es una interpretación de la gente, porque hay muchas formas. Usted puede llegar de Buenaventura a Cali y se puede quedar residiendo allí, quedarse por los lados, seguir... Quiero dejar muy claro que es una cuestión de semántica y entendimiento. Las instituciones no lo hacen a uno, uno hace las instituciones. Yo no me hice en la Nasa, me hice en la universidad donde hacía las investigaciones para la Nasa, siempre lo he dicho. Otro punto es el de los premios, sobre los que Bernal explica que en muchos casos son meros reconocimientos rutinarios...Esa es otra falta de conocimiento del señor y de no darle valor a lo que uno hace. Yo he recibido un premio que se llama Premio de Tecnología Económico, para uno obtener eso tiene que haber inventado y patentado algo. Se le da al individuo un certificado confirmando que él fue reconocido por su invento patentado y yo lo tengo, por haber contribuido al desarrollo de la ciencia espacial. A eso le dan ellos un valor y yo fui de los primeros científicos hispanos en recibir ese honor.¿Qué piensa ahora, regresará a trabajar a Colombia?Hoy más que nunca estoy comprometido con Colombia, porque precisamente siempre aparecen estos individuos que distorsionan bajo el sofisma de patriotismo. Pero yo no me desanimo y estoy más fuerte que nunca.Lea también la entrevista con ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional, Rodrigo Bernal, quien aseguró que “lo que hace Cuero no se ganaría un Nobel jamás”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad