"Yo no fui perfecta": Íngrid Betancourt

Septiembre 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción y agencias

En la entrevista se tocaron temas como las condiciones infrahumanas en las que estuvo y las tensiones con Clara Rojas, producto de la convivencia.

Íngrid Betancourt se confesó con Oprah Winfrey, el programa de entrevistas más popular de los EE.UU.

Íngrid Betancourt reconoció este miércoles, ante la reconocida presentadora Oprah Winfrey, que sabe del odio que provocó entre sus compañeros de cautiverio y que hasta los comprende.“Yo no fui perfecta, estaba asustada y cuando uno está asustado muestra cosas que no son las mejores. Ahora los entiendo mejor... Yo los amo y espero que puedan cambiar de opinión”, dijo la ex candidata presidencial, quien permaneció secuestrada por la guerrilla más de seis años hasta julio de 2008, cuando fue liberada en la Operación Jaque.‘La rehén más famosa’, como fue mencionada en el programa, reconoció su comportamiento hostil, luego de que Winfrey le mostrara testimonios de otros ex secuestrados, como el estadounidense Keith Stansell, que la cataloga como “el peor ser humano que ha conocido”.Además admitió que terminó enamorándose de Mark Gonsálves, uno de los tres estadounidenses también retenidos por las Farc y con quien compartió cautiverio en las selvas colombianas. “Sí, fue amor”, dijo sin dejar claro si el romance continúa o no.“¿Cómo es posible un romance, si en la selva debían oler a diablo?”, fue la reacción de Oprah luego de la revelación.Pero esa no fue la única confesión. Íngrid Betancourt también aceptó que estando en cautiverio pensó que la muerte era una mejor opción: “Era como una forma de libertad”.Uno de los momentos más emotivos de la entrevista fue cuando a Betancourt se le llenaron los ojos de lágrimas al recordar la muerte de su padre mientras ella estaba en cautiverio. O cuando entre el público aparecieron su hija Melanie y su madre, Yolanda Pulecio.Oprah Winfrey, quien destacó el valor de su entrevistada, le dedicó la totalidad de su programa, que dura una hora y se presenta en más de 140 países.No podía faltar la alusión a su nuevo libro 'No hay silencio que no termine', que fue descrito por la presentadora como “fascinante” y que además recomendó a todos leer. En otra entrevista que publicó la agencia de noticias Ap, ella asegura que los guerrilleros querían identificarla por un número y que por negarse a ésto, molestó a los demás rehenes, por ponerlos a todos en mayor riesgo. “Para mí era como quitarme oxígeno”. Hoy en día reconoce que no calculó las consecuencias. “A veces haces cosas muy tontas”.Betancourt reitera: “De verdad no quiero regresar a la política, pero no puedo decir que no lo haré. Me siento preocupada por Colombia y obligada a reaccionar. Pero tengo que reconstruir mi vida. Soy humana”. Y descarta radicarse en Colombia.“El gobierno colombiano presentó esto como si yo estuviera demandando a los soldados que me rescataron, fue muy injusto, muy humillante. Eran como lobos detrás de mí, de la manera más cruel”. Y creo que Colombia es una sociedad enferma y me incluyo. Somos apasionados. Podemos pasar del odio al amor sin escalas. Creo que esto explica nuestra violencia”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad