"Yo iba a adelantar y perdí el control del carro": Maturana

Marzo 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

El accidente ocurrió en la glorieta de la aguacatala, sur de Medellín.

Tras sufrir un accidente en Medellín, Maturana quedó con un desgarro y aclaró que no conducía bajo estado de alicoramiento.

El técnico Francisco Maturana está en buenas condiciones de salud, luego de haber sido valorado por los médicos que le hicieron un tac, tras el accidente automovilístico que sufrió en el sector en El Poblado (La Aguacatala).El ex técnico de la Selección Colombia, en diálogo con El Colombiano de Medellín, dijo que apenas tiene el desgarro normal que se presenta en este tipo de accidentes y resaltó las múltiples manifestaciones de solidaridad que ha recibido. Venía de visitar a su padre e iba para su apartamento.Manifestó que perdió el control de su vehículo cuando trató de adelantar y reflexionó sobre las consecuencias de querer llegar rápido a un destino. Señaló también que no estaba en estado de alicoramiento, como puede pensarse en este tipo de situaciones.Profesor, ¿qué piensa de lo que le acaba de suceder?“Esto me da la oportunidad de valorar mucho las cosas y mirar para otros lados. En esa mirada encuentro lo que es el respaldo y la preocupación de los amigos de todas partes del mundo. Entonces pienso y digo: yo no había valorado que era tan rico en esas cosas”.¿Qué sucedió en realidad?“El accidente como tal deja muchas enseñanzas. Yo iba a adelantar y perdí el control del carro que se metió en ese separador y ya no había forma de controlarlo. El hecho de tener puesto el cinturón es importante. La suerte fue que era festivo, ¿se imagina en día normal? Hubiera chocado contra todos los carros, un accidente de película. Pero bueno, las enseñanzas que quedan es la del valor de la amistad que lo hace a uno verdaderamente rico”.¿Ha recibido muchas llamadas?“De todas partes, la noticia se regó como pólvora. Pero más allá del hecho en sí, lo significativo es la presencia de los amigos que siempre están ahí, dispuestos a brindarle a uno un abrazo solidario”.¿Estuvo hospitalizado?“En la noche estuve en la clínica, los médicos amigos, compañeros de la universidad me hicieron los chequeos, un tac, y afortunadamente no hay nada significativo. Simplemente el desgarro que se produce en estos casos”.Qué bueno sentirse tan valorado...“Es como un despertar, un chorro de agua que lo despierta a uno: tengo mucha gente valiosa, mucha gente que me quiere y está pendiente de mí, mi familia, mis hijos y los amigos de todas partes del mundo. La verdad es que en el fondo uno dice: gracias a Dios que voy a seguir viviendo otro poquito y le agradezco por todas las amistades que me ha dado.¿Cuál es la enseñanza final de este hecho?“Que debemos aprender de las cosas que nos pasan, a veces la velocidad no es buena compañía. Y la atención que debe tener uno al momento de conducir, utilizar el cinturón de seguridad, si no los hubiera tenido el daño fuese grande. Que no hay que preocuparse por llegar tan rápido. Pero por encima de todo, lo más significativo son los amigos que me han rodeado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad