Ya son siete los departamentos de Colombia en amenaza por incendios

Ya son siete los departamentos de Colombia en amenaza por incendios

Marzo 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa
Ya son siete los departamentos de Colombia en amenaza por incendios

Las llamas han arrasado con cultivos de café, banano y palma, entre otros, resultaron afectados centenares de campesinos y dueños de parcelas de las veredas antes anotadas y localizadas e n la comprensión rural del municipio de Ciénaga.

Mientras en el sur del país se prevé que el agua podría empezar a hacer estragos, en el norte del territorio colombiano las sequías han provocado grandes incendios forestales que dejan una gran pérdida en materia ambiental para la región.

Después de conocer las imágenes de la emergencia ambiental en el Casanare, el director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Ómar Franco, afirmó que hasta el momento hay siete departamentos que se encuentran en alerta por una posible sequía. Mientras en el sur del país se prevé que el agua podría empezar a hacer estragos, en el norte del territorio colombiano las sequías han provocado grandes incendios forestales que dejan una gran pérdida en materia ambiental para la región. Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena, La Guajira y Sucre, son los lugares en donde podrían presentarse, con mayor facilidad, más siniestros a lo largo de este primer ciclo de sequía. Situación que para Cristian Euscátegui, jefe de pronósticos del Ideam, responde al ingreso de condiciones mayor humedad en una parte del país y en otras, condiciones húmedas y secas. “Tenemos un fortalecimiento en el sistema de alta presión en el Caribe, lo que nos ha dejado un tiempo seco en buena parte del norte del país y de igual forma todo el flujo de aire seco que se ha venido afectando las condiciones de la región de la Orinoquía”, señaló el funcionario. Aunque según las cifras del departamento de Gestión del Riesgo, en lo que va de corrido del año se han registrado 460 incendios forestales, las condiciones de sequía e intenso sol han provocado graves emergencias que arrasan con cientos de hectáreas en varios sectores del territorio. Gran parte de esta cifra, por conflagraciones en la zona Caribe donde ya se han visto comprometidas alrededor de 30.000 hectáreas. En la zona de Ciénaga, Magdalena, el sistema de Bomberos activó un esquema para controlar un incendio que se presenta, donde se tiene apoyo de la Fuerza Aérea. “Esperamos que extinga en las próximas horas, pero hay que seguir trabajando, esa la meta que se tenemos, como también continuar trabajando por tierra para evitar que el impacto que se genere sea negativo en la naturaleza”, señaló el director de la Oficina de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez. El incendio forestal que inició en las estribaciones de la Sierra Nevada amenaza con propagarse a otras poblaciones del cordón ambiental del macizo montañoso. Allí las llamas han arrasado con cultivos de café, banano y palma, entre otros, resultaron afectados centenares de campesinos y dueños de parcelas de las veredas antes anotadas y localizadas en la comprensión rural del municipio de Ciénaga. Los fuertes vientos han dificultado el intento por apagar las llamas por vía aérea, haciendo más largo este proceso. Respecto a los incidentes en la zona de Repelón en el departamento del Atlántico, se avanza en la extinción de un incendio en el que se movilizaron vehículos de la Fuerza Aérea para evitar que se propague. Por otro lado, en el departamento de Sucre, ganaderos y habitantes de la zona dicen que ya no hay qué cosechar porque los pozos de donde se abastecían se están secando, razón por la cual han ubicado a las reses y otros animales en otro lugares para evitar que mueran de sed. Pero aún resguardándose bajo los árboles, el incesante sol los obliga a hacer grandes recorridos para conseguir comida. Esto ha representado un gran impacto en la productividad del sector lechero, así como agricultores perdieron su trabajo tras perder más de 300 hectáreas por los incidentes ambientales. En el departamento del Cesar la sequía ha acabado con 5 ríos que surtían acueductos de veredas como Aguachica, Chiriguaná y Curumaní, el lugar tiene alerta amarilla, ya que hace 4 meses no llueve en la región. En esta región, al igual que en varias de la zona norte, donde antes habían pastizales verdes, ahora solo hay desolación y muerte. Alerta por inundaciones El occidente y sur del país enfrentan fuertes lluvias, lo que ha provocado que el nivel de varios ríos, entre ellos Timbiquí, que causó leves inundaciones en poblaciones costeras por lo que fue decretada la alerta roja. Mientras tanto los ríos Cauca y Fraile siguen siendo monitoreados constantemente ante una posible inundación, actualmente el afluente de la zona de Juanchito en el Valle del Cauca está 30% más crecido que el promedio histórico, por lo cual sigue siendo vigilado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad