Y usted, ¿sabe cómo proteger a sus hijos de los peligros de Facebook?

Agosto 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Los padres deben conocer a la perfección ese universo de gente feliz llamado redes sociales. Le contamos cuáles son los cuidados que debe tener con sus hijos para que no corran peligro en internet.

[[nid:452333;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/sin-titulo-1.jpg;full;{Estos fueron los mensajes que, a través de las redes sociales, le envió un desconocido a una menor de edad de la ciudad. El caso se está investigando.}]]"Una madre me llamó para contarme que su hija había sido contactada por un extraño a través de las redes sociales. Le hizo insinuaciones para que viviera con él a cambio de bienestar económico. En otro contacto le ofreció trabajo como prepago. ¡La niña tiene 13 años!”. Lea también: Usted sí puede vigilar las redes sociales de sus hijos, le explicamos cómo. El rector del colegio Nuevo Latir, Hugo Lozano, cuenta que el  caso no corresponde a  la institución que dirige, pero sí  a la comunidad  donde está ubicada, en el oriente de Cali. Enseguida muestra los pantallazos  de los mensajes que hizo la madre de la pequeña. El hombre que contactó a la menor a través de Facebook, quizá atraído por la foto de su perfil,  dice llamarse Carlos (seguramente es una cuenta con un nombre falso) y  “tener una relación abierta”, 266 amigos y 25 seguidores.  En la foto aparece un tipo de unos 35 años, corte a ras, barba trabajada, sonriente, vestido con una camisa manga larga blanca,  corbata, la pose de un ejecutivo confiable y exitoso.  Uno de los mensajes que le envió a la niña decía en letras mayúsculas: “Hola. Busco  mujer de 14 a 17 años. Si es virgen mejor. Para vivir  conmigo. Te daría alimentación, vivienda, ropa, celular último, estudio, todas las comodidades, un futuro, respeto. Vivirás como mi amante. Solo debes ser mi niñera y atenderme sexualmente. Si no tienes cómo vivir bien, esta es tu oportunidad”.  Lea también: Padres sí pueden revisar correos de sus hijos menores de edad: Corte Suprema. Inmediatamente la niña, asustada,  le mostró los mensajes a su mamá y a través del colegio se hizo la denuncia en la Fiscalía.  En las escuelas también deberíamos capacitar a los  padres de familia sobre el uso adecuado de la tecnología. A veces saben más los niños de Internet, que sus papás. En Nuevo Latir, durante los últimos  cinco años, llevamos 800 padres certificados en cursos básicos de tecnología, dice el rector del colegio.   De  alguna manera los padres de hoy deben conocer a la perfección cómo funciona  ese universo de gente que siempre luce feliz llamado redes sociales, para poder entender la forma de blindar a sus hijos  de los peligros que allí los acechan y  evitar casos como el de esta semana:Natalia Seña Barnier, de 15 años, fue hallada muerta en un hotel de Bogotá junto a un joven que había conocido por Facebook y con quien se citó a través de ese medio.     En Cali, en el Centro de Atención a Víctimas de  Abuso Sexual de la Fiscalía, Caivas,  tienen registro de dos casos de estímulo a la prostitución,  12 casos de pornografía infantil, 10 casos de inducción a la prostitución y algunos de esos delitos se habrían cometido  a través de Internet. Quizá los abusadores saben lo que sucede en casa: según un estudio de la Universidad de La Sabana, en Cali menos del 30 % de los menores de edad tienen algún tipo de filtro en el computador para, por ejemplo, bloquear las páginas pornográficas. Cuando navegan en Internet, sobre todo, lo hacen para comunicarse a través de chats en línea, muchas veces con desconocidos.  Lea también: ¿Sabe usted qué hacer ante el acoso por redes sociales?  Hace unos días  una adolescente de la ciudad que se comunicó por chat durante meses con quien  suponía era el amor de su vida,  se llevó una sorpresa  -  y un trauma del que aún no se repone - después de que se citaran para verse personalmente: en realidad estaba hablando con otra mujer. A aquello los expertos llaman ‘grooming’, “una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él”.  Entre otras cosas, los delincuentes se ganan la confianza del menor para sustraer información financiera de su familia (saber dónde trabajan los padres, por ejemplo) o también seducen a jovencitas para que a través de la webcam muestren sus partes íntimas como si todo se tratara de un juego. En algunos casos las imágenes son difundidas a través de las redes sociales.    Según la investigación de la Universidad de La Sabana, precisamente,   el 85 % de los jóvenes entrevistados aseguraron que fueron maltratados en Internet o vieron cómo otras  personas eran víctimas de burlas y  chismes, una práctica llamada también Ciberacoso. El principal miedo de los jóvenes es  ese: ser víctimas de un matoneo público. Por casos como aquellos y el de una adolescente que era drogada por su novio para tener relaciones sexuales (sus padres se enteraron de lo que estaba ocurriendo después de que chequearon su correo electrónico), la Corte Suprema de Justicia determinó esta semana   que los hijos no podrán mantener en reserva ante sus papás las claves de sus correos o cuentas de redes sociales. “Los padres quedan autorizados para asistir, orientar y controlar las comunicaciones de sus hijos menores de edad sin que se viole el derecho a la intimidad”, determinó la Corte y en el país muchos padres se empiezan a preguntar si la libertad que les dan a sus hijos con respecto a   sus cuentas electrónicas es en realidad un error.   Según el estudio de la Universidad de La Sabana,  al comparar la supervisión por  género, en Cali los padres que  aconsejan sobre el uso de Internet a sus hijas son el  61 %, mientras que a los hijos son el 50 %. Se debe confiar en ellos, pero también se debe supervisar lo que están haciendo mientras están conectados, dice Victoria Eugenia Cabrera, coordinadora de investigación del Instituto de la Familia  de la Universidad de La Sabana y quien lideró el estudio sobre el uso de la tecnología entre los jóvenes colombianos. Victoria  advierte en todo caso  que el peligro  no es en sí Internet, la tecnología, sino  la falta de orientación de los niños y jóvenes sobre su  uso.    Es positivo que los padres tengan la clave de las redes sociales de sus hijos, sobre todo cuando están en edades tempranas. Es bueno hacer el ejercicio de abrir las cuentas con ellos, explicarles qué información se debe publicar y qué no, qué tipo de fotos, a  quién deben aceptar y a quién no.  La idea es ir dándoles criterios, formarlos, para que cuando lleguen a la adolescencia, una época en la que quieren su privacidad, tengan la capacidad de  usar adecuadamente  Internet. Los padres también deberían pensarlo dos veces antes de publicar las fotos de sus hijos en sus propias redes sociales. En caso de hacerlo, se recomienda no publicar sus nombres completos ni pistas de donde estudian, donde permanecen, y siempre publicarlas en álbumes con acceso restringido.  Los pedófilos están al acecho y por ello tanto la sexualidad, como   los hábitos en  Internet, deben ser tema de conversación en la familia, dice Victoria. María Jimena Durán, directora de la Fundación Telefónica, que entre otras cosas trabaja en la aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones, dice por su parte que en los tiempos de hoy los padres se deben capacitar en asuntos como los controles parentales que restringen el acceso de los niños a contenidos nocivos como la pornografía.  Hay que enseñarles a   los niños que los  comportamientos de la vida real se deben aplicar en la vida digital, es decir, no aceptar solicitudes de amistad de extraños, ser cuidadoso con la información que se comparte, hacer uso de las medidas de privacidad de cada red y utilizar contraseñas de difícil detección. Así mismo, es recomendable conocer quiénes son los amigos de sus hijos en las redes y estar atento ante cualquier cambio.  Según la organización Te Protejo, una iniciativa que busca evitar que  los niños y adolescentes caigan en las manos de los abusadores, solamente del 11 al 25 de julio pasado - 14 días apenas -  la Dijin bloqueó 69 sitios web que promovían la pornografía infantil en el país.  El peligro, definitivamente, navega en la web. Murieron intoxicadosEl Instituto de Medicina Legal  informó  que Natalia Seña, de 15 años, y  Fernán Vellojín, de 21,  fallecieron a causa de una intoxicación exógena por Carbamatos, sustancias utilizadas como pesticidas, de alta toxicidad.  La menor,  que había conocido  a Vellojín a través de Facebook,   se encontraba desaparecida desde el 26 de julio, fecha en la cual, según los trabajadores del motel donde encontraron muertos a  los dos jóvenes, ella ingresó al cuarto con Fernán. Cinco días después  se hallaron los cadáveres en alto estado de descomposición. Por las huellas dactilares se supieron las identidades. Sobre el buen uso de la tecnologíaLa educadora Kathy Franco, jefe de Educación de  Comfandi, dice en todo caso  que incluso  la tecnología  puede ser  beneficiosa (le aporta a los niños conocimientos y habilidades, y de hecho existen  juegos que desarrollan la capacidad de atención en los niños y los   acercan a la  escritura, las matemáticas, las ciencias sociales)  pero su uso definitivamente debe ser dirigido por un adulto.  Lea también: Joven fue hallada muerta junto a hombre que la habría contactado por Facebook Por ejemplo: las tabletas se deben regular, no  solo en tiempo (una hora fraccionada por periodos durante el día por citar un caso) sino también los contenidos. Porque además existe el riesgo de que los niños desarrollen adicciones a la tecnología que no solo los aislan socialmente, sino que  les generan problemas de salud como la obesidad. Otros consejos para proteger a sus hijosNo use los nombres completos o las fechas de nacimiento de los niños para etiquetar sus fotografías en las redes sociales.Hay otras  formas para compartir fotos:  Dropbox, Google Drive o crear álbumes privados.   Seleccione   las imágenes que piensa compartir por Facebook. Elija imágenes que no muestren directamente el rostro del menor. Tampoco fotos que revelen la ubicación de su casa.  Nunca publique fotos de sus hijos que los haga sentir pena cuando crezcan, como por ejemplo en la ducha. Las pueden usar para hacerlo sentir mal con prácticas como el ciberacoso. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad