Wikileaks crea dudas sobre Operación Jaque

Febrero 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I AGencias
Wikileaks crea  dudas sobre Operación Jaque

Desmovilización. Entre los secuestrado que lograron su libertad gracias a la Operación Jaque, se encontraban los tres contratistas estadounidenses.

La cúpula de las Fuerzas Militares le restó importancia al cable revelado por el portal Wikileaks, según el cual el guerrillero alias ‘César’, venía adelantando acuerdos con el gobierno de Uribe para entregar a varios secuestrados.

La cúpula de las Fuerzas Militares le restó importancia al cable revelado por el portal Wikileaks, según el cual el guerrillero alias ‘César’, el carcelero de Ingrid Betancourt, venía adelantando acuerdos con el gobierno de Álvaro Uribe para entregar a varios secuestrados, poniendo en duda la veracidad de la Operación Jaque.“Jaque fue una maniobra excelente en cuanto a estrategia se refiere y con ella obtuvimos lo que nosotros estábamos buscando”, aseguró coronel Julio Alberto González, comandante de la Fuerza Aérea Colombiana.A su turno el almirante Édgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares, resaltó los logros que arrojó la Operación Jaque y destacó la labor de inteligencia adelantada por sus hombres y que permitió el regreso de quince secuestrados, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y los tres contratistas estadounidenses.“El hombre llegó a la luna y todavía hay gente que dice que eso era falso y que era un montaje que prepararon los Estados Unidos para engañar a la humanidad. Ahí está la respuesta”, indicó el general Cely sobre quienes han pretendido levantar un manto de duda sobre la veracidad del operativo.Entre ellos Rodolfo Ríos, ex abogado de Gerardo Aguilar (‘César’) y Alexánder Farfán (‘Gafas’), quien dijo que en repetidas ocasiones se presentaron encuentros entre sus defendidos y miembros del Gobierno, las Fuerzas Armadas y la Cruz Roja Internacional, a espaldas de él, lo que motivo su retiro.“Al final cuando ya nosotros renunciamos, entendimos que existía un secreto y unas actividades que estaban por fuera de los procesos que nosotros estábamos adelantando como defensores y comprendimos que efectivamente entre el Gobierno y ‘César’, y creo que ‘Gafas’, había una serie de pactos al parecer para la liberación de estas personas”, dijo el abogado Ríos.De acuerdo con el abogado, los dos ex guerrilleros se reservaron su derecho a guardar silencio en las diligencias de interrogación adelantadas por la Fiscalía sobre detalles de la Operación Jaque.Al respecto, el Comandante de las Fuerzas Militares consideró “que desde el primer momento se intentó dañar la imagen de la Operación Jaque” y aclaró que no conoce “muy bien” el cable revelado por Wikileaks.Wikileaks en ColombiaEntre tanto el diario El Espectador reveló los primeros detalles de 16.000 cables diplomáticos que recibió tras un acuerdo al que ha llegado el rotativo con Julián Aissange, el creador de Wikileaks, para ser su aliado en Colombia.Los primeros documentos, que recogen lo ocurrido en el 2006 en el seno de la administración Uribe Vélez, señalan lo expresado por el entonces alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, quien asegura que se apoyan las investigaciones, pero que el Gobierno está pagando un alto costo político, toda vez que los afectados eran en su mayoría congresistas de partidos que hacían parte de la coalición.Para el ex comisionado Restrepo la oposición podía explotar políticamente lo que estaba sucediendo, por lo que incluso le sugirió a Uribe que buscará un acuerdo con el Polo Democrático Alternativo y el partido Liberal para evitar daños institucionales. Para Estados Unidos la situación que se vivía en Colombia a raíz del proceso con las autodefensas, era importante y por eso el embajador de la época, William B. Wood, enviaba a Washington constantes y amplios reportes.En sus informes, Wood deja ver que el comisionado Restrepo expresaba su preocupación porque el proceso de negociación con las autodefensas pasaba por una crisis, derivada, entre otras cosas, del temor de que los principales jefes paramilitares, entre ellos ‘Macaco’ y ‘Jorge 40’ no pudieran controlar a los mandos medios, con lo que se daría paso a nuevas organizaciones criminales, como efectivamente sucedió.Permiso de EE.UU.Los documentos entregan, además, detalles como que los entonces congresistas Mario Uribe, Carlos Holguín Sardi y Luis Alfredo Ramos estaban preocupados porque se les podían revocar sus visas de entrada a Estados Unidos.El cable asegura que Mario Uribe era el más preocupado porque tenía tres hijos en EE.UU. y detalla que presentó al Embajador una misiva con los nombres de once candidatos en la que le llegó a preguntar a cuáles de ellos debería sacar de la lista de quienes lo apoyaban. Uribe incluso ofreció renunciar al Senado de la República y a su carrera política si esa era la única manera de mantener la visa.Sobre el ex ministro Carlos Holguín, a quien intentó contactar El País sin éxito, aclara el cable que se limitó a explicar al Gobierno de EE.UU. los procedimientos que estaban siguiendo en el partido para garantizar que sus listas de candidatos estuvieran limpias.Ramos, por su parte, resaltó de entrada la posición de su partido (Alas Equipo Colombia) pro EE.UU. y sus nexos con el sector privado y negó que el general Rito Alejo del Río, a quien se le canceló su visa por sospechas de narcotráfico, fuera a entrar al partido. A finales del 2006 políticos de distintos partidos manifestaron su preocupación porque los paramilitares buscaran, a través de asesinatos, lograr que políticamente se accediera a darles penas más bajas por sus crímenes.Entre las posibles víctimas estaban los entonces senadores Piedad Córdoba y Gustavo Petro. En particular, según los documentos, Petro comentó que temía por un magnicidio que podría tener como objetivo o él o el presidente Uribe.El intento fallido en el Valle Un cable revelado en el portal de Wikileaks, del 29 de septiembre del 2005, habla del intento de diálogo del Gobierno con las Farc y el ELN. El documento resume un encuentro entre el embajador William Brownfield y otro funcionario que asegura que el proceso de paz con las guerrillas está completamente “estancado”, pero precisa que la Iglesia había planteado la idea de realizar un “canje de prisioneros” en alguna zona desmilitarizada en Valle del Cauca. Según el documento, el entonces gobernador del Valle del Cauca, Angelino Garzón, propuso el corregimiento de Bolo Azul y planeaba mantener la iniciativa en secreto “hasta que la Corte Constitucional decidiera si la reelección era legal o no”. El mismo informante precisa que la iniciativa se terminó “filtrando” al ex presidente liberal Ernesto Samper Pizano, quien la publicó para presionar al gobierno del presidente Uribe. Desde entonces, la idea del encuentro con las Farc se “uribizó” y adquirió un carácter político, lo que a las Farc no les gustó y terminaron cancelando el contacto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad