Votación de Zuluaga podría afectar gobernabilidad de Santos, según analistas

Junio 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Votación de Zuluaga podría afectar gobernabilidad de Santos, según analistas

Las alianzas que hizo el presidente Juan Manuel Santos para lograr su reelección, podrían pesar en su segundo mandato.

Los expertos afirman que la poca ventaja que sacó el candidato-presidente es una muestra de la polarización que hay en el país.

Juan Manuel Santos se alzó con el triunfo legítimo en las elecciones Presidenciales que le permitieron alcanzar su reelección el domingo. Sin embargo, la victoria tuvo algunas fisuras. A esa conclusión llegaron algunos analistas consultados quienes recordaron que la ventaja que logró hace cuatro años frente a Antanas Mockus fue de casi seis millones de votos, mientras que en esta ocasión no llegó al millón.Vea aquí los resultados de la segunda vuelta.Esta vez, aunque había prometido ganar por ocho puntos porcentuales, Santos ganó su segundo mandato por un 5 %, situación que hace que muchos se pregunten si el país entrará en la era constante de la polarización, tal y como se vivió la campaña política que acaba de culminar.Pero los analistas consideran que esta situación no se presentará. Diego Cediel, politólogo de la Universidad de La Sabana, sostiene que el país no está polarizado, que hay varias corrientes políticas y que en esta oportunidad fueron dos las que lograron mayor contundencia electoral, pero “eso no significa que el país este polarizado”.Explica que con las diferencias que existen entre varios sectores políticos se va a probar el verdadero margen de gobernabilidad de Santos.Camilo Fajardo, magister en estudios políticos del Politécnico Grancolombiano, agrega que la polarización no siempre tiene que verse de manera negativa y que el papel de la oposición tampoco.“Esta es una oportunidad para que se cree un bloque que le haga control al Gobierno, sobre todo en el tema de la paz”, dijo. Precisamente sobre ese aspecto, asegura, podrían influir los siete millones de votos que obtuvo el Centro Democrático porque la negociación con las Farc tendrá que ser refrendada en las urnas y la labor de Santos no será conciliar en salud, educación o empleo, sino sobre lo que se haya pactado en La Habana.El politólogo Santiago Londoño, docente de Relaciones Internacionales de la Universidad San Buenaventura, cree que, tal vez, en un comienzo, los congresistas electos por el Centro Democrático intentarán hacer oposición al Gobierno Santos, sin embargo, será poco lo que puedan hacer frente al proceso de paz porque “ ya está adelantado”. Incluso, explica, que ni siquiera los siete millones de personas que votaron en su contra afectarán su mandato porque en temas como la educación, la salud, la vivienda y hasta en la seguridad ciudadana ambos candidatos tenían un programa “prácticamente igual”. Más bien, indica, la labor de la oposición se orientará a ejercer control sobre las garantías del proceso e informarse sobre cómo van los diálogos.¿Un Gobierno comprometido?El Gobierno de Juan Manuel Santos no tendrá compromisos programáticos con los partidos y movimientos que se aliaron en favor de su reelección. Por lo menos así lo sostienen analistas, quienes indican que la “ayuda” que obtuvo el presidente-candidato fue para la paz.El politólogo de la Universidad Autónoma de Occidente, Óscar Duque, dice que esta es la primera elección presidencial de segunda vuelta en la que las alianzas en el país no son burocráticas.“Tanto los aliados de Santos como los de Zuluaga entregaron sus respaldos ideológicos alrededor de la paz, unos para el proceso que se está adelantado de la mano del Gobierno y otros, que buscaban unas condiciones ‘sin impunidad”.Agrega que lo ocurrido el domingo en las urnas fue “un plebiscito por la paz, pero sobre todo por la forma de hacer la paz. Es claro que Santos ofrece una paz negociada, que hay que construir, negociar”. Insistió que más que apoyar a Santos, se apoyó al proyecto de paz.Por su parte, el politólogo Pedro Viveros, de la Universidad Javeriana, dice que para hacer la paz se necesita que estén todas las tendencias políticas que hay en el país y de su auditoría.Sostiene que el Presidente no tiene obligación con esos partidos y movimientos de izquierda que hicieron campaña con él al final de la segunda vuelta.Además, agrega, “no creo que Clara López, que siempre ha sido de la izquierda, esté como para ser ministra o formar parte del Gobierno que ha criticado. Simplemente, como lo dijo en campaña por el tema de la paz, se quitó los intereses políticos. Considero que ella seguirá ayudando la paz y haciendo oposición con su partido”.Encuentre aquí toda la información sobre las Elecciones Presidenciales 2014

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad