Víctima de carrobomba en Bogotá dice estar atemorizada

Agosto 19, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Miriam Forero, la mujer que resultó herida en la explosión frente al edificio de Caracol Radio, está recibiendo atención psicológica.

"Cuando estoy en la calle, siento que algo va a estallar y esa sensación de ahogo la vuelvo a percibir en mi cuerpo como el día de la explosión". El relato es de Miriam Forero, la mujer que se convirtió en el símbolo de la tragedia que sacudió a Bogotá el pasado jueves a las 5:30 a.m. en la carrera Séptima con calle 67. Estar fuera de su casa le ha generado crisis nerviosas. La más reciente fue el martes, cuando en la oficina de Medicina Legal del complejo judicial de Paloquemao tuvo que ser sacada en ambulancia y trasladada hasta la Clínica La Paz. " Fue el piso...es que es parecido al del salón de belleza y por un momento pensé que estaba ahí y recordé todo lo que pasó", contó Miriam, quien el miércoles fue hasta la Clínica Palermo a que le retiraran los puntos que le tomaron en su cara y brazo. No tiene presente cuántos tuvo en su rostro, tan sólo se acuerda que fueron 40 en su mentón y ocho en su ceja derecha. En febrero de este año, Miriam empezó a laborar en el salón. Su horario se inicia sobre las 5:00 a.m., hora en la que empiezan a atender a varios residentes de la zona y a ejecutivas que trabajan cerca. Vive con su esposo y dos hijos en el barrio Juan 23, ubicado en la parte alta de Chapinero.Ellos, según cuenta, han sido parte importante en su proceso de recuperación y quienes han estado pendientes de sus momentos de crisis. Y ella, a su vez, se alivia al estar cerca de ellos. En la mañana del miércoles, Miriam recibió atención sicológica por parte del doctor Mario Moyano de la Secretaría de Salud, quien anotó que se le practicarán una serie de intervenciones para que se enfrente sin temores a la calle. "A la paciente se le hizo ver que tenía motivos de sobra para seguir adelante y que no había razones para estar sumida en esa situación", explicó Moyano y agregó que el diagnóstico que enfrenta es un estrés postraumático, que de no tratarse correctamente desencadena en una crisis depresiva y una esquizofrenia leve. De las intervenciones que tendrá que afrontar Miriam es estar de nuevo en la peluquería. Así se lo hizo saber Moyano. Sin embargo, la afectada dice que no sabe cómo reaccionará en ese instante. Simplemente, la idea "no me suena". Lo que suena, de vez en cuando, es un pitido que la atormenta a veces en las madrugadas o en cualquier momento del día."Cuando la bomba estalló, pensé que ese ‘boom’ nunca se iba a acabar. Cuando lo recuerdo, mis ojos también me duelen y tiendo a ver borroso", dice la mujer que, de acuerdo a la manera como responda a las terapias, la próxima semana podrá estar de nuevo en su lugar habitual de trabajo.Miriam es muy devota. Su apego a Dios ha sido clave a lo largo de este proceso de recuperación de sus crisis nerviosas, de las cuales es consciente que tiene que aprender a manejarlas. Sabe que están en su mente, pero a veces le es difícil controlarlas. "Es algo que se me sale", advierte inocente y aclara que "es que el que no ha pasado por esto, no tiene conocimiento de lo que se vive".El medicamento que le recetaron la tiene tranquila. Mira a la calle y en sus ojos se nota pánico. Se le nota cansada y con dolor. Miriam está asustada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad