Vicepresidente pidió que se respete la vida de los colombianos condenados en China

Vicepresidente pidió que se respete la vida de los colombianos condenados en China

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

“Colombia esta contra la pena de muerte y por eso debemos solicitarle a cualquier Estado que no aplique dicha pena contra los colombianos”, publicó Angelino Garzón en su cuenta de Twitter.

El vicepresidente de la República, Angelino Garzón, pidió este domingo que se respete la vida del taxista colombiano Harold Carrillo Sánchez, detenido y condenado a muerte en China por llevar tres kilos de cocaína a ese país.A través de su cuenta de Twitter, Garzón dijo que “Colombia esta contra la pena de muerte y por eso debemos solicitarle a cualquier Estado que no aplique dicha pena contra los colombianos” .El Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo que además de Carrillo Sánchez, el ciudadano colombiano Guillermo Álvarez, también fue condenado a muerte también por el delito de narcotráfico. Junto a Álvarez se encuentran cuatro colombianos más, condenados a cadena perpetua, otros dos que deberán pagar una pena de 15 años de prisión y finalmente otros cinco compatriotas en espera de condena. Todos ellos vinculados con el delito de tráfico ilegal de estupefacientes a la República Popular China.La cartera de Relaciones Exteriores precisó a través de un comunicado que la embajada de Colombia en Beijing desde el momento de la detención de estos 13 colombianos, "se ocupa del seguimiento del caso de los connacionales, realizando visitas consulares, solicitando información al tribunal que lleva los casos y en algunos de ellos asistiendo a las audiencias".Un caleño entre los condenadosLa noticia del viaje de Hárold Carrillo Sánchez a China fue un sorpresa para sus seres queridos. Una semana antes de salir les había dicho que dejaba por unos días su trabajo como taxista, cerraba unos negocios y regresaba pronto.El 12 de marzo salió de Colombia al país asiático. Aunque prometió que llamaría a sus seres queridos cuando arribara, nunca recibieron una llamada de él. En sus 45 años de vida era la primera vez que salía del país. La preocupación fue mayor.Juan Pablo Carrillo, su hermano, puso una denuncia ante la Cancillería colombiana para denunciar una presunta desaparición. A principios de abril llegó la información del Ministerio del Exterior de Colombia: Hárold había sido arrestado en el aeropuerto de Beijing, porque al parecer portaba 2.952 gramos de cocaína.Juan Pablo creyó que la pena para su hermano estaría entre los diez o quince años de cárcel. Esa idea se tornó en preocupación cuando el pasado 12 de junio el consulado de Colombia en China envió un comunicado a la familia informándoles que el 12 de abril Hárold había sido condenado a la pena de muerte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad