Veníamos ganando la paz y este Gobierno la dilapidó: Álvaro Uribe Vélez

Septiembre 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortiz R. | Reportero de El País, Bogotá

El expresidente Álvaro Uribe dijo que Juan Manuel Santos llegó en desventaja a hablar con las Farc y en momentos de “una posición de debilidad del Estado".

Al expresidente Álvaro Uribe Vélez se le nota incómodo. Manifiesta inconformismo con las acciones del actual Jefe de Estado, Juan Manuel Santos, del que dice le incumplió al país y lo acusa de cometer errores en las exploraciones de paz que hace con las Farc. En su tono, reconoce que no todos los problemas del país se habían solucionado cuando salió del poder, pero recalca que “íbamos bien”. Se muestra molesto con el deterioro de la seguridad democrática y la política social, así como deja claro que su Gobierno venía “ganando la paz”, pero el actual mandato “la dilapidó”.Al referirse a sus aspiraciones políticas, descarta ser candidato vicepresidencial, pero mantiene en ‘remojo’ una posible aspiración al Congreso.¿Qué opinión le merece que en la actualidad se diga que usted es enemigo de los acercamientos exploratorios que adelanta el Gobierno con las Farc para un eventual proceso de paz? Colombia venía ganando la paz en 2010, a través de una política de seguridad seria, eficaz, una reintegración generosa y sin impunidad y una política social -que han deteriorado-, que venía cerrando las posibilidades para que los terroristas reclutaran a los jóvenes. En estos dos años, el Gobierno ha deteriorado la seguridad, ha generado pánico a la inversión y ha deteriorado la política social. Ha sustituido la política social de resultados por la política social de anuncios, al punto que el Procurador ha dicho que la única reparación que se ha dado es aquella que viene de la ley de Justicia, Paz y Reparación, de nuestros decretos, además de toda la ley de Víctimas que aplica el actual Gobierno.¿Cómo se ha deteriorado lo social y la seguridad democrática en el país?El Gobierno ha deteriorado la política social a tal punto que hay un 39% de crecimiento en el empleo infantil, mientras más forzan a los niños al empleo es porque ha habido deterioro de la política social.Nosotros veníamos ganando la paz. Este Gobierno lleva dos años de deterioro de la seguridad democrática, en momentos de una posición de debilidad del Estado y el recrudecimiento del terrorismo anuncia la negociación.El Presidente dijo en Barranquilla que ¿qué tal si le suena la flauta? Ese es el reconocimiento de que está poniendo al país en un albur, con los intereses del país no se puede jugar. Un periódico centralista dijo que el 74 por ciento apoya la paz. No, el 100 por ciento hemos querido la paz, la veníamos ganando y este gobierno la dilapidó.¿Cuando el Presidente dice: ‘¿Qué tal que me suene la flauta?’ demuestra que no tiene claridad hacia dónde va en el tema de los diálogos?Sobre todo porque han debilitado la seguridad. Entonces emprenden un proceso de negociación con el terrorismo desde la debilidad del Estado, desde el recrudecimiento del terrorismo. Mientras me preparaba para esta entrevista llegó la noticia de un carro bomba en Popayán que ha afectado más de cien residencias y lo que habla el Gobierno es que van a negociar un cese bilateral de hostilidades. Ese es otro error, no se puede poner en pie de igualdad a las Fuerzas Armadas sobre el terrorismo. Lo que debería haberse exigido antes de empezar cualquier negociación es un cese unilateral de actividades criminales verificable, pero el Gobierno no lo hizo. Eso desorienta ahora a las Fuerzas Armadas. Qué pensará el soldado, el policía a quién atiende si a Dios o al Diablo; si atiende al proceso de paz, la negociación o atiende a los ciudadanos para que no les pongan carros bomba como el que pusieron en Popayán. Entonces han afectado la seguridad y la siguen deteriorando.Con base en esto, ¿lo que usted dice es que el presidente Santos entró en un proceso exploratorio con una amplia desventaja con la guerrilla?Por supuesto, porque pasaron estos dos años buscando la negociación y debilitando la seguridad democrática. Hemos tenido un crecimiento del 200% en las acciones terroristas; en las acciones terroristas contra la infraestructura, un crecimiento del 178%; 50 municipios retomados por la guerrilla; acciones de la guerrilla que han afectado áreas donde viven 16 millones de colombianos.Nosotros no dejamos el tema resuelto, pero venía por buen camino, le dimos a este Gobierno para que continuara por ese camino y lo ha olvidado. Usted habla, en reciente columna, que la negociación está mal enfocada, ¿por qué?Además hay otro tema muy grave y es lo que se negocia con el terrorismo. Este Gobierno pretende negociar con el terrorismo el narcotráfico. ¿Por qué van a negociar con las Farc el narcotráfico si ellos son el principal cartel de droga en el mundo? ¿Por qué van a negociar con un grupo terrorista como las Farc las investigaciones de otro grupo terrorista como los paramilitares? El Estado los tiene que desmontar a todos, no puede negociar con uno la investigación del otro.¿Qué tal que nuestro Gobierno hubiera negociado con los paramilitares la investigación sobre las acciones terroristas de las Farc? ¿Por qué en un país democrático, este gobierno va a negociar el desarrollo rural con el terrorismo? Esa es una agenda inadmisible.Cuando se hizo el reconocimiento del conflicto armado interno en la Ley de Víctimas, ¿el presidente Santos comenzó a ceder a las pretensiones de la guerrilla?Jamás lo dijo él como ministro o como candidato. Por lo menos el presidente (Andrés) Pastrana hizo lo que anunció, yo no estuve de acuerdo con el Caguán, pero Pastrana anunció eso. Santos como ministro dijo todo lo contrario y como candidato dijo todo lo contrario. Este país había logrado que la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos y, a conciencia de los colombianos, calificara como terroristas a todos estos grupos y Santos les devuelve legitimidad, eso es de la mayor gravedad.Entonces, le devuelve legitimidad a las guerrillas y deja crecer las bandas criminales y paraliza la labor del Ejército contra ellos.Haciendo un giro, se dice que Santos se le salió de las manos a usted cuando logró los 9 millones de votos...Se me salió de las manos a mí, no. Le incumplió al país lo que prometió. Santos es el presidente en cuya elección más determinante ha sido el buen resultado del gobierno anterior, nosotros no habíamos resuelto los problemas del país, pero íbamos por buen camino. La mayoría de quienes fueron a votar por Santos, fueron a votar por él en la condición de que iba a mantener esa política de mantenerle al país ese equilibrio entre la seguridad, la inversión y la política social y el Estado austero y Santos abandonó eso.¿O sea que hubo un doble discurso del actual Mandatario?El tema es el abandono de esas políticas que le hacían bien al país y que Santos se comprometió a seguir. Recuerdo que en noviembre de 2010 tuve una conversación con el presidente Santos, la única vez que he ido a la Casa de Nariño lo que hace que salí de allí, le dije: Presidente usted era totalmente opositor a la Ley de Víctimas, el Gobierno nuestro estimó que la Ley de Justicia, Paz y Reparación, y los decretos de la reparación administrativa eran suficientes, pero usted va a aprobar ahora Ley de Víctimas, por lo menos no iguale a los victimarios guerrilleros y paramilitares con integrantes de las Fuerzas Armadas.La respuesta que me dio fue: ‘sí, yo era radical opositor, pero ya cambié’. Entonces son unos giros al ritmo de las encuestas, de los aplausos mientras que en la cordillera vallecaucana la guerrilla ha vuelto a la extorsión, en el Pacífico lo mismo, las bandas criminales han pasado de 3.500 efectivos a 7.000 en este gobierno, muchos lugares del territorio colombiano tienen que pagar hoy extorsión so pena que se les cobre con explosivos. Mientras tanto el Presidente, halagando a sectores de la prensa centralista, sectores de la comunidad internacional -que no conocen la realidad de Colombia- y mientras el pueblo sufre, el Presidente buscando los aplausos y las encuestas con esta anunciación claudicante.Se dice que usted es la única voz crítica del actual Gobierno, definitivamente ¿se acomodó en la orilla de la oposición?Yo estoy ejerciendo mi obligación de ciudadano al referirme a estos temas. Con base en las críticas que usted hace, ¿cuáles son las alternativas para que haya un giro en el actual Gobierno? ¿Los tres huevitos?Yo hablé de tres huevitos que representaban una política que Santos se comprometió a prolongar y que abandonó. ¿Por qué no hablé de pollos grandes sino de huevitos?, porque nunca tuve la pretensión de pensar o de decir que los problemas del país habían quedado resueltos, pero iban por buen camino. Y, ¿por qué hablé de tres?, por ese necesario equilibrio entre la seguridad, la promoción de inversión y la política social y eso del equilibrio, de la balanza lo que constituye el centro.O sea, ¿el Puro Centro Democrático?Por eso hablo del Centro Democrático, una coalición de ciudadanos independientes, organizaciones, sociales, habrá partidos, ojalá los conservadores, ojalá la U rectifique y recuerden por qué los eligieron, el tema base liberal que ha apoyado estos propósitos, sectores de la izquierda democrática y trabajar por este tipo de alternativas.Usted se refiere al Centro Democrático, ¿éste se muestra como un nuevo movimiento político?Ya te lo dije, debe ser una concepción de visión de país que pueda darse en una gran coalición de sectores independientes.Personas muy cercanas a usted dicen que Uribe haría parte de una lista al Senado en 2014...Personas dicen que yo voy a ser candidato a la Vicepresidencia, he dicho que no, porque daría lugar a que se dijera que Uribe quiere ser vicepresidente para que renuncie el Presidente y llegar él a ser Presidente. Yo no hago trampa, además promoverían ese debate como una cortina de humo para ocultar los problemas que se le han agravado al país.No sé si sea candidato, además le debo gratitud al país porque me eligió dos veces Presidente, soy un sobreviviente, mientras Dios me dé energía, ¿por qué yo me voy a aislar?En cuanto a aquello del Congreso de la República, habría que discutirlo.¿Usted cree que hay una persecución a la doctrina uribista que se ha traducido en que muchos de las personas cercanas a usted tengan problemas con la justicia?Querido amigo, yo te hablo de la doctrina que le estaba sintiendo al país, pero he salido a la defensa de mis compañeros de gobierno, he dado la cara al país en todos los temas, seguiré en eso, pero respondiéndole al país por todos los temas no sabría decirte si hay una persecución a nuestra manera de pensar. A conciencia se tomó la decisión de extraditar a los paramilitares porque estaban incumpliendo. Un general de la República me dijo: ‘Presidente y quién nos va a cuidar cuando no estemos en estos cargos’, dije Dios proveerá, por ahora los extraditamos, cumplimos el deber. Me dijo que si estaba preparado para la venganza que enfrentará con violencia, con infamia, le dije cumplamos el deber, que venga lo que se venga.¿Cómo ve el tema de la propuesta de la Constituyente que ya hace trámite en el Congreso?Lo que me parece grave es que se apresten a buscar que los criminales sean eximidos. Uno de los problemas del actual proceso es que han abierto la posibilidad para que elijan, no personas incursas en delitos políticos -a eso nadie se opone- sino para que elijan personas responsables de narcotráfico, de secuestro, de extorsión, de graves violaciones al derecho humanitario. La elección de estos criminales es una bofetada a la democracia. Yo no entiendo que se les abran las puertas de elección y a unos colombianos que estiman que con los fracasos de la Reforma a la Justicia se debería pensar en una constituyente ni siquiera los toman en cuenta para discutir el tema. Eso me parece grave.Hay sectores que dicen que el presidente Santos deberá adelantar dos procesos de paz: uno con las guerrillas y otro con usted...No, no querido amigo, esos son temas ya de audacia política del comentario del país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad