Usted sí puede vigilar las redes sociales de sus hijos, le explicamos cómo

Usted sí puede vigilar las redes sociales de sus hijos, le explicamos cómo

Agosto 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

¿Qué tanta supervisión tienen los menores para usar internet?, ¿qué opinan los menores del fallo y qué dicen los padres?. Acá le contamos.

Puedo revisar correos electrónicos y cuentas de redes sociales de mi hijo, pero ¿cuál es la mejor forma de hacerlo?, esa es la pregunta que se hacen muchos padres de familia hoy tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia que les concede este permiso en casos donde sus pequeños se vean en riesgo.  Para Carolina Piñeros, directora ejecutiva de la organización Red PaPaz, "es importante que los padres veamos el fallo de la Corte como algo que podemos hacer, pero no lo podemos convertir en una práctica permanente o habitual, pues es muy importante educar para la autonomía; para que ellos (hijos) se porten bien y sean buenos ciudadanos haciendo uso sano y constructivo de la tecnología. Nuestro rol no es que seamos espías sino que ellos sean buenos ciudadanos digitales". Cifras entregadas por esta organización sin ánimo de lucro revelan que entre enero y julio de este año, se han recepcionado en la página web www.teprotejo.org un total de 3927 denuncias a nivel nacional que tienen que ver con vulneraciones a menores de edad, siendo el 5% de estas por ciberacoso (196 casos).  Un estudio reciente del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana, en el que se consultó a 9.500 jóvenes entre los 13 y 18 años, habitantes de las principales ciudades del país, entre ellas Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali y Medellín, muestra que los niños y jóvenes acceden a internet con poca supervisión de los padres.  De hecho, solo 25% de los hombres y 24% de las mujeres menores de edad tienen algún tipo de filtro en el computador para bloquear las páginas pornográficas.  Con relación al lugar desde donde se conectan, 78% de los hombres y 76% de las mujeres lo hacen desde la casa, le sigue el celular (entre 47% y 51% ), tercero el portátil (40%) y cuarto el colegio (35%).  Según explica Piñeros, los padres de familia deben entender que no pueden saber todo lo que pasa en la vida de los hijos, pero sí se les debe dejar claro cuáles son los riesgos a los que se exponen. Lea también: ¿Sabe usted qué hacer ante el acoso por redes sociales? Carolina Piñeros afirma que "no hay una receta para que todos los padres de familia hagan lo mismo con sus hijos, eso depende de la edad del niño, niña, o del riesgo que estén corriendo".  Lo ideal es que desde el principio los menores hagan su ingreso al mundo digital acompañados con sus padres, quienes deben ser los que los guíen y capaciten en el manejo de los contactos y les indiquen las restricciones que tienen las compañías como Facebook y Twitter con el acceso de menores de edad.  "El padre debe ser el primero que le abra el correo electrónico para enseñarle cuáles deben ser sus contactos y a quiénes pueden enviarle invitación de amistad, así le enseña cómo hacer buen uso de las redes sociales", dice Piñeros.  También, indica, se le debe dejar claro a los hijos unas normas y límites para que entiendan que los espacios se van ganando a medida que se van portando bien o van cumpliendo con compromisos fijados en casa.  "No podemos olvidarnos de todas maneras de su vulnerabilidad en la redes sociales, asi los vea fuertes y con argumentos. Los padres deben entender que son personas que están cambiando y que sus amigos cobran muchísima importancia con respecto a su familia, pero siempre sin dejarlos solos", explica la experta.  La mayoría de empresas como Facebook no permiten crear perfiles si no son mayores de trece años, sin embargo, muchos se las ingenian para crear sus perfiles en esta red social, una veces con aprobación de sus padres.  "Yo abrí mi cuenta con mi mamá, en un comienzo ella me la controlaba hasta que tenía doce años, pero después de esa edad, yo cambié la clave y listo. Recuerdo que tuvimos que poner en el perfil que tenía 20 o 49 años para que la dejara crear", cuenta una menor de catorce años, a quien le protejemos su identidad y quien lleva cinco años como usuaria de Facebook.  Señala que en un comienzo usaba la red social para jugar, después para chatear con amigos y ver otro tipo de cosas. Ahora comparte fotografías, sube contenido e interactúa con 497 amigos virtuales.   Con el tiempo, ya abrió cuentas en Instagram y ASK, otras redes sociales, mintiendo en su fecha de nacimiento. Sin embargo, Snapchat, otra popular herramienta de comunicación digital, y Messenger de Facebook por estar vinculado a su perfil en la red social, no le pidieron fecha de nacimiento.  En promedio, cada uno de sus amigos (del colegio y casa) maneja cinco redes sociales, unas con conocimiento de los padres pero otras no, pues por más que los padres intenten controlar estas herramientas de comunicación, no es posible.  Para la Defensoría del Pueblo, la decisión de la Corte Suprema es "oportuna y esclarecedora".  El ente de control advierte que con relación a la Convención sobre los Derechos del Niño en relación con las libertades e intimidad que asiste a los menores de edad, "no se puede impedir el ejercicio de la patria potestad cuando se trata de proteger la vida e integridad de niños, niñas y adolescentes". Dice la Defensoría que aunque los jóvenes deben gozar de privacidad, la intervención de los padres de familia a fin de sugerir reflexiones alrededor de comportamientos que puedan significar un peligro inminente para la salud y bienestar de niños, niñas y adolescentes, no puede interpretarse como un delito. Qué dicen los padres En un foro publicado en el Fan Page de Facebook de El País, padres de familia ven con buenos ojos la decisión del alto tribunal afirmando que permite hacer un seguimiento a sus hijos desde casa.  Johanna Hernandez Campo cree que en "las redes sociales hay mucho peligro con gente manipuladora que engaña a nuestro hijos y ellos no lo saben. Siempre deberíamos estar presentes en todo lo que ellos hacen para después no lamentarnos".  Por su parte, un usuario identificado como 'Dav Zambrano', afirma que "la Corte Suprema de Justicia puede pronunciarse cuantas veces quiera, pero son las personas en sus hogares, en sus relaciones y convivencias los que determinarían la confianza y respeto para decidir qué es control o invasión y cómo lo hacen".  Aurita Sterling cree que es una buena decisión porque es responsabilidad de los padres de familia conocer el funcionamiento de las redes sociales de los menores de edad en casa por el bienestar de ellos.  Nueve puntos claves para entender el fallo de la Corte  La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia determinó que los padres de familia sí pueden ver las cuentas de correo y redes sociales de sus hijos menores de edad.Esto se puede siempre y cuando se trate de velar por la seguridad de los menores y protegerlos en el marco de su potestad para asistir, orientar y controlar las comunicaciones de los menores. La Corte deja en claro que los padres no pueden desconocer que los menores, ante el avance de la tecnología, están expuestos a múltiples espacios que pueden llevarlos al peligro o vulneración de sus derechos. El fundamento de la Corte para emitir el fallo es que los instrumentos internacionales y el Gobierno Nacional instan y alertan para que se acompañe a los menores cuando acceden a redes sociales con el deber de verificar los contenidos y con quién o quiénes se comunican.La Corte tomó la histórica decisión luego de que analizara el caso de una menor de edad que con doce años abandonó su hogar para irse a vivir con un hombre en 2011 con quien tenía relaciones sexuales bajo el efecto de benzodiacepinas (tranquilizantes) que ella no recordaba tomar y que fueron halladas en un examen de toxicología realizado a raíz de la intervención del Icbf, institución a la que acudieron sus padres para pedir ayuda.Para la Fiscalía se debe partir de que los correos electrónicos de la menor no fueron interceptados por actividades de la policía judicial, pues el hallazgo lo realizó su madre al acceder con su propia contraseña y por autorización de la menor a la cuenta institucional de ella. El hombre que abusó de la menor fue condenado a 17 años de prisión por el delito de acceso carnal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad